Local

La Policía blinda el Prado para evitar nuevos disturbios con los jornaleros

La Policía montó ayer un dispositivo sin precedentes en el Prado para evitar nuevos conflictos a la llegada a los juzgados de los diez detenidos el domingo en las protestas del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Los diez quedaron en libertad con cargos tras prestar declaración ante la juez de guardia

el 16 sep 2009 / 08:20 h.

TAGS:

La Policía montó ayer un dispositivo sin precedentes en el Prado para evitar nuevos conflictos a la llegada a los juzgados de los diez detenidos el domingo en las protestas del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Los diez quedaron en libertad con cargos tras prestar declaración ante la juez de guardia.

Los juzgados del Prado estuvieron ayer cuatro horas blindados por la Unidad de Intervención de la Policía Nacional, que desplegó a numerosos efectivos para impedir que cientos de jornaleros accedieran a los juzgados de guardia, donde iban a pasar a disposición judicial las diez personas del Sindicato Andaluz de Trabajadores del Campo (SAT) detenidas el domingo tras intentar contar la SE-30 e invadir las instalaciones de la RTVA y la estación de Santa Justa para reclamar que los trabajadores del campo también cobren los 420 euros de ayuda a desempleados.

Los detenidos llegaron al Prado a las 15.30 horas, aunque en los juzgados había cientos de jornaleros pidiendo su libertad desde las 13.00 horas. Los agentes incluso intervinieron disparando pelotas al aire, momento en el que según explicó el letrado del SAT, Luis Ocaña, él y su compañera Enma Valiente fueron golpeados por un agente "pese a que nos había identificado como abogados". Ambos interpusieron inmediatamente una denuncia en el juzgado porque "es inaudito que estemos en la puerta del juzgado de guardia para asistir a los detenidos y nos golpeen".

El furgón que traía a los detenidos fue recibido con gritos de "libertad" y aplausos. Una hora y media después, los diez -entre ellos el dirigente del SAT, Diego Cañamero- eran puestos en libertad imputados por un delito de desobediencia y otro de desórdenes públicos, según señaló Ocaña.

Los diez negaron a la juez que agredieran a los agentes y aseguraron que fue la Policía quien cargó contra ellos, mostrando a la salida las contusiones, hecho por el que el SAT ha interpuesto otra denuncia, "ya que hay unas 60 personas con contusiones de las que vamos a aportar todos los partes médicos", aseguró el abogado. Por su parte, la Policía informó ayer en un comunicado que nueve agentes resultaron heridos tras recibir diversos golpes de los manifestantes quienes lanzaron piedras de hasta tres kilos y tornillos.

Las protestas de ayer estuvieron precedidas por una concentración ante la sede de la Delegación del Gobierno, donde el líder del SAT y diputado de IU, Juan Manuel Sánchez Gordillo, pidió la dimisión del delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, "por lo desproporcionado de la actuación policial". Gordillo intentó también entrar en la rueda de prensa del portavoz del PP en el Parlamento, Antonio Sanz, aunque se lo denegaron alegando que era de acceso restringido después de que su propio partido llamara a la Policía.

El consejero de Empleo, Antonio Fernández, aseguró que estas protestas son "parte del circo, con mucho respeto al circo, que monta un parlamentario o un personaje que necesita vivir a partir del escándalo", en relación a Cañamero; mientras que la Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa rechazó "de plano" y "sin paliativos" la invasión de la RTVA.

  • 1