Local

La Policía controlará la huelga del transporte para evitar incidentes

A las 16.30 horas del domingo, con el solano, los coches se amontonaban en la gasolinera de la Ronda para repostar por si falta la gasolina. Para que la mezcla del nerviosismo ciudadano y los piquetes de la huelga de transportes que empezó por la noche no sea explosiva, Policía y Guardia Civil vigilarán los lugares conflitivos.

el 15 sep 2009 / 06:05 h.

TAGS:

A las 16.30 horas del domingo, con el solano, los coches se amontonaban en la gasolinera de la Ronda para repostar por si falta la gasolina. Para que la mezcla del nerviosismo ciudadano y los piquetes de la huelga de transportes que empezó por la noche no sea explosiva, Policía y Guardia Civil vigilarán los lugares conflitivos.

La Subdelegación del Gobierno en Sevilla decidió el viernes en una junta provincial de seguridad establecer dispositivos especiales de vigilancia de la Policía Nacional y la Guardia Civil en los lugares tradicionalmente problemáticos:los polígonos industriales, donde suelen concentrarse los piquetes para evitar que los transportistas que han realizado sus rutas descarguen la mercancía en las naves; Mercasevilla, que también suele ser foco de atención para los huelguistas por concentrarse la mayor parte de la mercancía; y otras zonas donde puedan surgir conflictos al inicio de los paros de los transportistas que comenzaron la medianoche del domingo.

En esta junta también participaron la Policía Local de Sevilla, personal de Tráfico, Carreteras y la Junta de Andalucía, siguiendo las directrices marcadas por el Gobierno para aumentar el control.

La previsión incluye también dispositivos móviles, que permanecerán alerta por si surgen conflictos puntuales, y retenes para garantizar los transportes urgentes, según informaron fuentes de la Subdelegación, que dirige Faustino Valdés.

Por ejemplo, si fuese necesario llevar oxígeno a los hospitales, gasolina para servicios básicos o cualquier otro tipo de material sensible, Policía o Guardia Civil se encargarían de escoltar a los camiones que los llevaran para que no se vieran afectados por los piquetes de la huelga.

Pero no son sólo los responsables de la seguridad quienes se preparan: los ciudadanos estaban el domingo bien alerta por si llegara a faltar combustible, y las gasolineras presentaban colas a las horas más inverosímiles: por ejemplo, con el calor de las cuatro y media de la tarde, una decena de coches -la mitad haciendo cola- se agolpaba en la gasolinera de la Ronda de Capuchinos.

"Llevamos así ya tres o cuatro días", explicaban los dependientes de esta estación de servicio, que abre las 24 horas y que a las ocho de la mañana había agotado los tanques de gasolina y habían tenido que pedir que se rellenaran con urgencia. "Hombre, un domingo a esta hora suele haber cuatro gatos, lo de hoy no es normal", decían.

Los usuarios admitían que no acudían con el depósito vacío sino para llenarlo a tope "por si acaso". De hecho, José Carlos y Cristina estaban rellenando uno de los dos coches de la madre de ella, que se lo había encargado. "Y ahora yo tengo que llenar el mío", decía José Carlos, que había ido primero a la gasolinera de Torneo, pero ya no tenían gasolina de 95.

En la misma situación estaba Joaquín Araújo, que había ido también a llenar el depósito después de comer "porque dicen que va a faltar gasolina". ¿Y por qué hoy? "Pues porque no me he enterado antes".

  • 1