Local

La Policía da por desarticulada la nueva cúpula militar de ETA

Los etarras fueron detenidos el jueves en una reunión para organizar sus comandos

el 11 mar 2011 / 22:57 h.

TAGS:

Una grúa retira el vehículo de uno de los cuatro presuntos miembros de ETA detenidos el jueves.

El golpe asestado en Francia a ETA fue más relevante de lo esperado. La Policía está convencida de que la operación que se saldó el jueves con la detención de cuatro etarras en un pueblo a medio camino entre Amiens y Lille, al norte de Francia, ha descabezado de nuevo el aparato militar de la banda terrorista, según publicó ayer El País .

El jefe militar de ETA, Alejandro Zobarán, Xarla , y el responsable de explosivos de la banda y número dos, Mikel Oroz, Peru, se encontraban en la casa rural de Willencourt (Francia) celebrando una reunión para organizar la actividad de los comandos cuando fueron sorprendidos por la Policía francesa. En el encuentro también participaron sus enlaces, Iban Sáez y Urko Labaca, también arrestados.

Según precisaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista, el domicilio fue alquilado únicamente para mantener este encuentro orgánico de varios días entre los responsables de la rama militar y logística de ETA y sus dos intermediarios con los comandos de la organización criminal a los que habrían dado instrucciones. Después los terroristas se iban a desplazar a otro lugar, razón por la cual se procedió a practicar las detenciones el jueves por la noche.

En los registros practicados en la casa se encontraron al menos dos pistolas además de mochilas y varios ordenadores de los que las fuerzas de seguridad esperan recabar numerosa información acerca de los planes de la banda y su estrategia concreta para los próximos meses. Las posibles indicaciones que Xarla y Peru habrían trasladado a los comandos cobran especial importancia teniendo en cuenta la actual situación de alto el fuego en el que se halla la organización criminal.

Quién es quién. El operativo partió de la llamada de un ciudadano francés que sospechó de los cuatro arrestados. Xarla, nacido en Gorliz (Vizcaya, 1981), se ha encargado en los últimos años del suministro de armas y explosivos y, tras la detención de Mikel Carrera Sarobe, Ata, habría asumido gran parte de sus responsabilidades, incluida la jefatura. Estaba huido desde 2007 cuando cayó el comando Donosti, que tenía información del filósofo Fernando Savater. La caída de Xarla supone la sexta ocasión en casi dos años y medio en la que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado arrestan al máximo responsable de los comandos de la banda terrorista.

Mikel Oroz (Pamplona, 1979) está considerado por los investigadores como el lugarteniente de Xarla y responsable de explosivos. Peru se hallaba en paradero desconocido desde hace algo más de dos años tras un largo recorrido en la violencia callejera. Su paso por los distintos comandos le obligó a huir a Francia.
El tercero de los arrestados, Iban Sáez (Cádiz, 1977), era uno de los etarras más buscados hasta el jueves. El Ministerio del Interior distribuyó en 2009 su imagen junto a la de otros cinco de los terroristas, después de que ETA asesinara a dos guardias civiles en Mallorca. El último es Urko Labaka, quien permanecía huido desde 2010, cuando debía haber comparecido en la Audiencia Nacional para ser juzgado junto a otros 17 integrantes de la organización juvenil Segi.

Francia anunció ayer que uno de los cuatro terroristas arrestados en Willencourt está implicado en la muerte del gendarme francés Jean-Segre Nerin, de 52 años, el 17 de marzo del pasado año después de un tiroteo.

La banda terrorista ha perdido en tan sólo 10 días al comando Otazua, uno de sus grupos más activos en los últimos años; a su jefe militar y responsable de explosivos y ya ascienden a 33 los integrantes de la organización criminal desde la declaración de alto el fuego del pasado 10 de enero.

Las partidos políticos se felicitaron ayer por el trascendental golpe. El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, mostró su "alegría y satisfacción" por los arrestos. "Demuestran que la política antiterrorista no ha variado, las detenciones debilitan todavía más a ETA y nos acercan más al final de la violencia", remachó. También la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, valoró la operación al tiempo que pidió al Gobierno que "no se debilite en el empeño" de luchar contra el terrorismo.

  • 1