jueves, 21 marzo 2019
10:36
, última actualización
Local

La Policía investiga robos en colegios mientras se hacían las obras del Plan E

La Policía investiga las denuncias de una serie de colegios que han sufrido robos de abundante material mientras se realizaban las obras del Plan E en verano.

el 16 sep 2009 / 21:32 h.

TAGS:

El colegio Huerta del Carmen, donde han robado los ordenadores con datos de alumnos

La Policía investiga las denuncias de un grupo de colegios que han sufrido robos de abundante material escolar durante el verano. Todos los centros estaban abiertos mientras se acometían las obras del Plan E, costeadas por el Gobierno para paliar la crisis. Los directores señalan indirectamente a las empresas y sus obreros como responsables del robo.


Al menos una docena de colegios ha sufrido robos de abundante material escolar e informático durante los meses de verano, según ha podido constatar este periódico. Todos ellos se encontraban en obras desde finales de junio, porque formaban parte del programa anticrisis que el Gobierno ideó para revitalizar el sector de la construcción, recuperar el empleo perdido y, de paso, invertir en obras de carácter social (Plan E). Las denuncias que algunos colegios han presentado a la Policía, a las que ha tenido acceso El Correo, acusan indirectamente a las empresas que, en ausencia de los profesores y el equipo directivo, se quedaron con las llaves de todas las aulas y salas de las escuelas y tuvieron acceso a todo el material. El 1 de septiembre, cuando el profesorado regresó de las vacaciones, descubrió que les "habían robado desde dentro sin forzar ninguna puerta ni ventana".


Uno de los afectados, el colegio Paulo Orosio, de Rochelambert, ha denunciado el robo de reproductores de CD con MP3 Player Sony, un proyector digital Toshiba, una plastificadora, una grapadora de pared, una cámara fotográfica Sony Cybershot, dos teléfonos inalámbricos, un compresor de aire, varios cronómetros, la caja de herramientas, el material de laboratorio (lupas, microscopios...), cables de ordenador, cartuchos de impresora y una larga lista de material escolar (bolígrafos, cuadernos, DVD y CD vírgenes, pegamentos, rotuladores...). En el Victoria Díez, de Los Pajaritos, se han llevado teléfonos, un scaner, teclados de ordenador. El Pablo VI, el Adriano del Valle, el Menéndez Pidal y varios colegios de Torreblanca y el Huerta del Carmen también se encuentran entre los colegios expoliados...


"Personas desconocidas", reza la denuncia del Paulo Orosio, "han sustraído todos los efectos reseñados de las distintas aulas del colegio, sin forzamiento alguno, ya que el mismo se encontraba abierto debido a las reformas de cuya empresa ejecutora es Cartuja S.L". "Los maestros dejaron las salas con material valioso cerradas, pero después la empresa nos pidió las llaves porque tenían que instalar las ventanas, y se las dejamos", dice María Eugenia Sánchez. "Han entrado gente de fuera, porque les han abierto desde dentro. Y aquí no había profesores", dice Sebastián, director del Victoria Díez, que piensa pedir al Ayuntamiento que reponga el material sustraído.

 

Sin vigilancia. En muchos casos, las obras del Plan E se han desarrollado en ausencia de cualquier miembro de la administración, ni porteros del colegio ni vigilancia privada. El Ayuntamiento, responsable de adjudicar los trabajos de reforma, firmó contratos por grandes paquetes de obras con seis constructoras, para así ahorrar costes. Cada empresa se haría cargo de un proyecto específico -por ejemplo la pintura, la carpintería o instalar la calefacción- y lo acometería en todos los colegios donde fuera necesario. Cartuja S.L, por ejemplo, recibió el contrato de la pintura y la carpintería, haciéndose cargo de un paquete de nueve colegios. MacPuarsa reformaría los urinarios y reconstruiría desperfectos en 44 escuelas. En algunos centros, las empresas y sus respectivos trabajos se solapaban, de manera que las cuadrillas de obreros se cruzaban en los pasillos.


El problema, según apuntan algunas de las adjudicatarias, es que para obtener el contrato de obra, el Plan E exigía a las empresas que contratasen al mayor número de parados posibles. Así que las reformas las acometió personal de las propias constructoras, pero éstas también tuvieron que recurrir a subcontratas que, a su vez, reclutaron a otros trabajadores. Al final, cada adjudicataria tenía entre 600 y 700 obreros rescatados del desempleo que apenas conocían.


Una de las adjudicatarias, Cartuja Inmobiliaria, confirmó ayer que "bastantes colegios se han puesto en contacto con el Ayuntamiento para denunciar robos mientras les hacían las obras", pero advirtió que la responsabilidad de los robos dependía de si en el colegio denunciante había trabajado una sola constructora o varias. "Nuestra responsabilidad es compartida, porque en muchos centros no hemos trabajado solos. El Ayuntamiento ha pedido a la dirección de obras que haga un inventario con todo el material que falta en los colegios, y las empresas implicadas tendrán que reembolsar el dinero a los centros".
El concejal de Edificios Municipales, Joaquín Díaz, afirmó ayer que, oficialmente, aún no hay constancia de denuncias por robos y desconoce que las empresas vayan a asumir el gasto del material sustraído en los colegios.

  • 1