Local

La Policía iraní reprime de nuevo las protestas

Centenares de personas trataron de llegar ayer a la gran mezquita de Teherán para participar en la concentración convocada por la oposición iraní para homenajear a las víctimas de la represión. El homenaje fue convocado por el líder de la oposición, Mir Hosein Musaví, para recordar a las víctimas de las protestas que tuvieron lugar tras las elecciones presidenciales.

el 16 sep 2009 / 06:29 h.

TAGS:

Centenares de personas trataron de llegar ayer a la gran mezquita de Teherán para participar en la concentración convocada por la oposición iraní para homenajear a las víctimas de la represión. El homenaje fue convocado por el líder de la oposición, Mir Hosein Musaví, para recordar a las víctimas de las protestas que tuvieron lugar tras las elecciones presidenciales.

Según indicaron testigos, decenas de policías tomaron los accesos al recinto religioso e impidieron el paso a los cientos de ciudadanos que se dirigen hacia él. Los policías colocaron cadenas en las puertas que dan acceso a las explanadas contiguas a la mezquita para impedir el paso de los manifestantes, quienes vestían ropa negra en señal de duelo y portaban pañuelos verdes.

Finalmente la Policía iraní disolvió ayer con gases lacrimógenos la manifestación convocada por la oposición en la explanada de la gran mezquita de Teherán. En la las cercanías de la mezquita centenares de personas intentaban manifestarse en recuerdo a las personas fallecidas después de las pasadas elecciones en Irán, que fueron consideradas "un fraude" por la oposición.

detenidos. En los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía tres personas fueron detenidas, según informaron a Efe de fuentes de los manifestantes, que en su huida de la policía intentaron entrar en los comercios, pero éstos estaban cerrados. En las calles Joramshar y Abas Abad, la Policía, en motocicletas se subió a las aceras para cargar contra los manifestantes, mientras las milicias islámicas Basij empleaban sus porras. Los partidarios lanzaron piedras contra las fuerzas de seguridad y quemaron varios contenedores de basura.

En el cementerio de Behesht Zahra, al sur de Teherán, donde fueron enterrados varios de los manifestantes de los pasados enfrentamientos, un grupo numeroso, mayoritariamente de mujeres vestidas de negro, en señal de duelo, se acercaron a rezar sus fallecidos en medio de un fuerte dispositivo policial.

Los manifestantes gritaban "Alá es grande" y coreaban el nombre del líder de la oposición Musaví, mientras se agrupaban en torno a los bloques 2, 5 y 7 del cementerio donde está enterrada Neda Agha-Soltan, la joven iraní de 26 años que murió de un disparo en el pecho y se convirtió en símbolo de las protestantes contra en régimen del presidente, Mahmud Ahmadineyad.

Según algunas informaciones, Musavi se acercó a la tumba de Neda Agha pero las fuerzas de seguridad le impidieron recitar los versos del Corán, al cumplirse los 40 días de la muerte de la joven, fin del luto chií.

  • 1