martes, 19 marzo 2019
09:43
, última actualización
Local

La Policía Local de Camas adquiere un aparato para el control de droga

Este dispositivo permitirá controlar el consumo de estupefacientes en los conductores por los agentes locales.

el 01 may 2014 / 23:12 h.

TAGS:

controlesLa Policía Local de Camas ya cuenta con uno de los dispositivos más avanzados en lo que a control de consumo de drogas al volante se refiere. Después de firmar un convenio entre el Ayuntamiento de Camas, a través de la delegación de Seguridad Ciudadana, y la Diputación de Sevilla, la Policía Local de este municipio contará con los medios necesarios para realizar controles de drogas a los conductores mediante un test salival. Esta prueba se llevará a cabo con un dispositivo español llamado Cocachip, capaz de detectar hasta cinco grupos de sustancias estupefacientes: la cocaína, el cannabis, las anfetaminas, las metanfetaminas y los opiáceos. Los municipios del Aljarafe de Castilleja de la Cuesta y Gines también han firmado dicho convenio con la Diputación de Sevilla, que ha sido la institución encargada de ceder los equipos. Con el fin de poder efectuar estos controles, los agentes han tenido que realizar previamente un curso específico de drogas que se realiza en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía a fin de que los test sean hechos por policías expertos en drogas. En concreto, de la Policía Local de Camas un total de cinco agentes, pertenecientes al área dirigida por el Oficial de Tráfico, José Francisco Hernández, han realizado esta formación específica. Gracias a este curso, los cinco policías ya cuentan con los conocimientos necesarios para usar el Cocachip y evaluar los resultados de cada test. El fiscal de Seguridad Vial de Sevilla, Luis Carlos Rodríguez León,  explicó en su momento que el motivo por el cual se iban a empezar a hacer controles de drogas a los conductores se debía al incremento «alarmante» de las personas que se ponen al volante después de haber consumido sustancias estupefacientes. Un dato sorprendente si se tiene en cuenta que en el caso del consumo de alcohol las cifras han disminuido, según recogen diversos estudios realizados recientemente. Teniendo en cuenta estos datos, el Gobierno central ha llevado a cabo una reforma legislativa mediante la que se amplían las competencias de los agentes de tráfico para que puedan realizar la prueba de detección de drogas con los dispositivos autorizados. El procedimiento que deberán seguir los agentes locales consistirá en la toma de una muestra de saliva de la boca del conductor del que sospechan que posiblemente haya consumido drogas. Dicha muestra se introducirá en el aparato, conocido como ‘Cocachip’, que en un corto periodo de tiempo determinará si dicha persona ha consumido o no alguna sustancia estupefaciente. En el caso de que diese positivo, el Cocachip podría, incluso, especificar  de cuál de ellas se trata. Aunque esta primera muestra revela si esa persona conduce bajo los efectos de las drogas y el tipo de sustancia que ha ingerido, el procedimiento obliga a recoger una segunda muestra de saliva que se remitirá al Instituto Nacional de Toxicología para un análisis más exhaustivo. Según el oficial de Tráfico de la Policía Local de Camas, José Francisco Hernández, el objetivo principal de los controles de drogas con este dispositivo es el de «concienciar» a las personas para que no conduzcan bajo los efectos de este tipo de sustancias ya que pueden «poner en peligro tanto su seguridad como la de los demás». La sanción para aquellos que den positivo en uno de estos controles será de 500 euros y supondrá la retirada de 6 puntos en el carné de conducir. En el caso de que los resultados diesen una tasa de consumo desmesurada el conductor podría incurrir un delito penal.

  • 1