sábado, 15 diciembre 2018
07:12
, última actualización
Local

La Policía Local impone 109 denuncias a autobuses escolares por irregularidades

Los agentes comenzaron una campaña con el inicio del curso, en la que se han revisado 84 vehículos en nueve meses, siendo la carencia de licencia municipal la infracción más habitual.

el 08 jun 2014 / 23:30 h.

TAGS:

La campaña de control del transporte escolar comenzó en septiembre. / Paco Cazalla La campaña de control del transporte escolar comenzó en septiembre. / Paco Cazalla Con el inicio del curso escolar 2013-2014, la Policía Local de Sevilla puso en marcha una campaña para intensificar los controles sobre el transporte escolar y sus conductores con el objetivo de garantizar la seguridad de los menores. El balance ahora que se aproximan las vacaciones es que en estos nueve meses los agentes han inspeccionado 84 vehículos y han formulado 109 denuncias, es decir, que de media han detectado más de una infracción por control. La denuncia más repetida es por la carencia de la autorización municipal necesaria para realizar este cometido. La campaña de inspecciones arrancó con el inicio del curso, cuando se llevó a cabo una labor más intensa, aunque se ha mantenido hasta ahora con controles periódicos. En estos controles los agentes se han centrado en dos vertientes: la reclamación de todas las autorizaciones administrativas, el cumplimiento de las normas relativas al transporte escolar y la vigencia del contrato del vehículo utilizado con la empresa concesionaria; y las condiciones de seguridad. De hecho, según fuentes municipales, del más de centenar de denuncias que se han interpuesto en estos nueve meses, la mayoría son por motivos administrativos. Así, la infracción más común ha sido la de circular «sin la preceptiva autorización municipal», seguida por el carecer de la autorización especial necesaria para un vehículo de más de nueve plazas que realice transporte regular de escolares». Junto a estas irregularidades, según los datos ofrecidos por el Ayuntamiento, se sitúan otras infracciones como «carecer del certificado de aptitud profesional CAP», «no arbitrar las medidas necesarias para informar a los usuarios de las medidas de seguridad», «no contar con une seguro de responsabilidad civil por cuantía ilimitada», «realizar transporte público de viajeros careciendo de tarjeta de transporte», no disponer «del seguro obligatorio de viajeros un autobús que realiza transporte público de viajeros», «realizar transporte escolar con un vehículo que carece de cinturones de seguridad en los asientos regulados» por la normativa pertinente. Además, de estas incidencias administrativas, en los autobuses los agentes también se han encontrado con parabrisas rotos, vehículos que no llevaban a bordo extintor o martillo rompecristales, u otros que no contaban con la pertinente placa indicadora del número de plazas colocada en su interior. En cuanto a las medidas de seguridad en el interior de los vehículos, los agentes han prestado especial atención al número de escolares transportados, si van correctamente sentados y acompañados por un responsable de ruta debidamente cualificado. Igualmente, también se ha hecho especial hincapié en la utilización de los cinturones de seguridad y sistemas de retención, ya que, « en caso de accidente, salva vidas y reduce la gravedad de las lesiones», recuerdan desde el Ayuntamiento. Dentro de las inspecciones, los agentes también verificaron las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo, así como los requisitos del propio conductor, como el permiso de conducción en regla, la autorización especial que le habilite al transporte de menores, la minoración de los tiempos de descanso o la realización de la prueba de alcoholemia. La campaña también ha puesto especial énfasis en el uso de los cinturones de seguridad y sistemas de retención, obligatorios para todos los autocares matriculados a partir de octubre de 2007. En este capítulo, los agentes también han hecho extensivo los controles a los vehículos privados para comprobar si los padres cumplen las normas sobre sistemas de retención. Por último, el plan incluye la regulación del tráfico a la hora de entrada y salida de los colegios en aquellos puntos más conflictivos por la densidad de vehículos en horas punta.

  • 1