Local

La Policía Local pone hoy en marcha una campaña para garantizar la seguridad en el transporte escolar

el 12 sep 2011 / 06:14 h.

TAGS:

Agentes de la Policía Local pertenecientes al Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI) y dependientes de la Delegación de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con la Unidad de Trafico de la Policía Local, ponen en marcha a partir de este lunes una campaña para intensificar los controles sobre el transporte escolar y sus conductores encaminada a garantizar la seguridad en el transporte escolar.


Según explica el Consistorio hispalense en un comunicado, la inspección que realizarán los agentes de la Policía Local consiste en un primer control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y licencias que deben poseer los vehículos para la correcta prestación del servicio, así como la vigencia del contrato del vehículo utilizado con la empresa concesionaria.

En cuanto a las condiciones de seguridad, los agentes prestarán especial atención al número de escolares transportados, si van correctamente sentados y acompañados por un responsable de ruta debidamente cualificado. Los agentes realizarán especial hincapié en la utilización de los cinturones de seguridad y sistemas de retención, ya que en caso de accidente, salva vidas y reduce la gravedad de las lesiones.

Finalmente, entre otras inspecciones que se llevaran a cabo, se verificarán las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo, así como los requisitos del propio conductor, como el permiso de conducción en regla, la autorización especial que le habilite al transporte de menores, la minoración de los tiempos de descanso o la realización de la prueba de alcoholemia.

Entretanto, especial atención se realizará al uso de los cinturones de seguridad y sistemas de retención, obligatorios para todos los autocares matriculados a partir de octubre de 2007. Además, el uso del cinturón de seguridad reduciría lesiones graves n un alto porcentaje para todos los viajeros, en caso de impacto frontal.

Según diversos estudios, explican, si un autobús choca a 30 kilómetros por hora, la probabilidad de mantener al niño retenido en su asiento es prácticamente nula, por lo que su uso es de vital importancia para que no salga despedido, evitándose de esta forma diversas lesiones.

 

  • 1