viernes, 22 febrero 2019
23:59
, última actualización
Local

La Policía Local se queda sin gente para vigilar la botellona

El jueves se dejaron sin atender avisos de los vecinos por ruidos en un bar al lado del río porque no había nadie en el grupo encargado de acudir a esas denuncias.

el 23 jul 2010 / 20:14 h.

Varias parejas de policías vigilan una zona de botellonas.

La falta de policías locales tras el drástico recorte de horas extra, que el Ayuntamiento ya no puede pagar, impidió montar la madrugada de ayer el servicio especial contra las botellonas que se venía realizando cada jueves desde hace un año. Tampoco hubo nadie en la Línea Verde, encargada de acudir a las denuncias por ruidos en zonas de movida nocturna y de controlar que los locales tengan las licencias en regla, no estén abiertos fuera de su horario, no vendan bebidas fuera de las horas que fija la ley o no dispensen alcohol a menores, entre otros asuntos.

Todos los efectivos que trabajaron la madrugada de ayer tuvieron que ser destinados a la Velá de Santa Ana, para la que no se han convocado servicios extraordinarios, de forma que los policías de toda la ciudad prestaron servicio en Triana, según informaron fuentes policiales.

Eso hizo que, cuando los vecinos de Plaza de Armas llamaron al 112 para quejarse porque en un bar a orillas del río había un "concierto de tambores" a las dos de la madrugada, la Policía no pudiera acudir. Así lo explicó ayer la presidenta de la Plataforma contra el ruido y vecina de la zona, Dolores Dávila, que cuando ayer por la mañana quiso saber por qué la Policía no había acudido siquiera, recibió una respuesta contundente: porque en la Línea Verde no había ni un solo policía. "Hubo botellonas sin control en toda la zona, en el entorno del bar Capote y las escaleras que suben al puente, en Plaza de Armas, en la calle Remeros de Sevilla"... En otros enclaves de la ciudad, como la Alameda, tampoco apareció ninguno de los patrulleros de la Policía Local que suelen acudir los jueves para asegurarse de que los bares cierran a su hora y no se hacen botellonas en la calle.

El sindicato profesional de la Policía, Sppme, explicó ayer que el programa contra la botellona de los jueves se nutre, desde el principio, solamente con agentes en horas extra, por lo que ahora que han dejado de hacerlas no es posible montarlo.

Los policías han dejado de apuntarse a programas de productividad para hacer horas extra después de que la Jefatura anunciase, en una orden del cuerpo, que el dinero para pagarlas se acabó en junio. Las que se hagan a partir de ahora tendrán que cobrarse con cargo a los presupuestos municipales del año próximo, que suelen aprobarse bien entrado el año.

Como la Policía ha venido funcionando con horas extra cada fin de semana, ahora que no hay voluntarios los servicios se han reducido drásticamente, llegando a bajar a la mitad las noches de los fines de semana, hasta el punto de que se ha pedido a los policías que trabajan de paisano que vayan de uniforme para ponerlos a patrullar. Estos policías se dedican a labores especializadas como los malos tratos o la vigilancia de las zonas turísticas, servicios que se tendrán que dejar de realizar. "Si hay un aviso por malos tratos acudirá el patrullero al que le coja más cerca", explican fuentes policiales. Tampoco se están montando dispositivos especiales como el de la botellona.

Es lo que ocurrirá todo este fin de semana con la Velá: los agentes que suelen trabajar de paisano tenían que recoger ayer sus uniformes para poder prestar servicio en Triana estos días.

Se anula hasta el zafarrancho de la grúa

El dispositivo especial dotado con cinco grúas de Aussa y una pareja de policías encargados de recorrer distintos barrios para llevarse a todos los coches en doble fila también se paralizó ayer por falta de personal. El sistema está pensado para diez zonas de Sevilla, pero ayer le tocaba a Torreblanca –y no a otra zona del distrito Este, como publicó por error este periódico–, y en las calles elegidas no puede entrar un solo patrullero.


Esta medida se adoptó hace un año después de que dos agentes fueran apedreados cuando multaba a un vecino, sin que pudieran pedir ayuda porque en Torreblanca hay zonas en las que las radiotransmisiones de la Policía no tienen cobertura. Por eso ayer por la mañana, cuando en el distrito policial se percataron de que no podían destinar dos patrulleros al zafarrancho de la grúa, se decidió anularlo.


La grúa tiene aún dos citas más en julio: el martes 27 acudirá al distrito San Pablo (Santa Justa, Amador de los Ríos, José Laguillo, Carretera de Carmona) y el jueves 29 de nuevo a la zona Este (Gavilanes, Paulo Orosio, Juan XXIII, etc.). En agosto y septiembre también habrá salidas pero aún no tienen fecha fijada.

  • 1