Local

La Policía Nacional refuerza la vigilancia de las zonas turísticas

La reordenación de los distritos policiales permitirá una vigilancia más estrecha de las zonas turísticas y monumentales, que se agruparán en un único distrito. El grupo Hércules, que vela por el patrimonio, ve aumentados sus efectivo.

el 29 nov 2010 / 12:42 h.

TAGS:

La reordenación por zonas que la Policía Nacional pondrá en marcha mañana permitirá vigilar mejor las zonas turísticas y monumentales, que se agruparán en el distrito Centro y a la que se destinarán como refuerzo los policías en moto del grupo Hércules, que también patrullarán a pie por zonas peatonales como la Avenida, Sierpes o las recién incorporadas San Jacinto o Asunción.

El comisario provincial, Juan Rojo, explicó que la reestructuración se ha hecho pensando no sólo en los cambios demográficos, sino también en el tipo de delitos, por eso se ha decidido que todas las zonas turísticas se integren en el distrito Centro, que verá ampliado el grupo Hércules para permitir más especialización en los pequeños hurtos, tirones y otros delitos asociados al turismo, así como los actos vandálicos contra el patrimonio monumental. De esta forma, el Parque de María Luisa, la Plaza de España, el hotel Alfonso XIII, los jardines del Cristina, el arco de la Macarena o el Parlamento se integrarán en el nuevo distrito Centro, cuya referencia es la comisaría de la Alameda, la más potente de las seis de Sevilla.

Los "buenos resultados" del Hércules, encargado de las zonas turísticas y compuesto por medio centenar de policías en motos de pequeña cilindrada, con las que pueden adentrarse en las estrechas calles del Casco Histórico, han hecho que se refuerce con 15 policías más a los que se unirán otros 15 en unos días. Además de potenciar su especialización y su relación con comerciantes y hoteles, se intensificarán las rondas a pie por las calles peatonales, como la propia Plaza de España, que ya ha sufrido destrozos desde que fue reabierta hace mes y medio tras una exhaustiva rehabilitación. Los agentes también irán andando por zonas que acaban de peatonalizarse, como San Jacinto o Asunción, en previsión de un aumento de visitantes y de los delitos asociados.

Al asumir el Parque de María Luisa o la avenida del Cid, antes adscritas a Sur, Centro asume otras vías cercanas como las avenidas de la Borbolla y Eritaña; y zonas que pertenecían a Nervión como el entorno de Demetrio de los Ríos y Menéndez Pelayo.

La Policía ha decidido segregar el distrito Este, de tamaño desmesurado porque ha sido una de las zonas de expansión de la ciudad, y que pierde Los Pajaritos, Madre de Dios y Las Candelarias para cedérselas a Nervión. Esta medida tiene la ventaja añadida de separar dos zonas tradicionalmente problemáticas, ya que el distrito Este asumía estos tres barrios y también Torreblanca. Avenida de Andalucía y Ronda del Tamarguillo también se desgajan y pasan a Nervión.

Macarena ajusta igualmente sus límites al asumir parte de Nervión -Manuel del Valle, Arroyo, Recaredo, María Auxiliadora y Carretera de Carmona- y ceder un trozo a Centro. El distrito acaba de abandonar las cochambrosas instalaciones que tenía en la calle López de Azme, rozando la Ronda Histórica, y se ha trasladado a un nuevo edificio junto al Polígono Norte, con estancias modernas y adaptadas, oficinas para el DNI y mejor acceso para los patrulleros.

De esta forma, cinco de los seis distritos policiales (Centro, Macarena, Nervión, Este y Sur) verán modificado su perímetro, vigente desde hacía 24 años, como explicó el jefe superior de Policía en Andalucía Accidental, Antonio Jesús Figal, que compareció acompañado de todos los jefes de las comisarías sevillanas, Camas y San Juan, también afectados por la remodelación.

El sexto distrito de la capital, Triana, será el único que mantendrá sus límites, aunque asumirá un "proyecto de futuro" en colaboración con las comisarías locales de Camas y San Juan de Aznalfarache, donde se han detectado problemas comunes. A partir de ahora intentarán coordinar esfuerzos en el control de los asentamientos chabolistas instalados en el triángulo que conforman las tres poblaciones o en la persecución de delitos como los robos de cobre, también comunes, creando así la primera "área periurbana" de seguridad.

Al hilo de esta remodelación, el jefe superior indicó que no siente especial preocupación por la evolución de la delincuencia, en especial porque los delitos graves "se resuelven con rapidez", aunque sí por delitos como el del robo de cobre, que provoca destrozos enormes, o por la gran conflictividad social, que se traduce en protestas, manifestaciones y cortes de tráfico casi a diario.

Los cambios en las comisarías de referencia son:

El distrito 1 (Centro) agrega a su territorio calles que antes pertenecían a Macarena (Parlamento, Doctor Fedriani, Resolana, Jiménez Becerril, Maimónides, Don Fadrique), a Nervión (San Bernardo, Carlos V, Menéndez Pelayo, Demetrio de los Ríos) y a Sur (Avenida de la Borbolla, Avenida de Eritaña, Avenida de María Luisa, Plaza de España, Avenida del Cid, Carlos V, río Guadalquivir, Paseo de las Delicias, Glorieta Marineros Voluntarios).

El distrito 2 (Macarena) asume territorio que ante pertenecía a Nervión (Manuel del Valle, Tharsis, Arroyo, Júpiter, Recaredo, María Auxiliadora, Carretera de Carmona).

El distrito 3 (Nervión) agrega parte del distrito Este (Amor, Carlos Marx, Federico Mayo Gayarre, Ronda del Tamarguillo, Avenida de Andalucía y Tres Barrios: Los Pajaritos, Madre de Dios y Las Candelarias).

El distrito 4 (Sevilla Este) pierde Tres Barrios.

El distrito 5 (Sur) pierde el entorno de la Plaza de España y el Parque de María Luisa.

El distrito 6 (Triana) no ve modificado su perímetro, aunque pondrá en marcha un proyecto conjunto periurbano con las comisarías de Camas y San Juan de Aznalfarache.

SEVILLA, CON MÁS POLICÍAS DE LOS QUE CORRESPONDEN

Sevilla tiene hoy 42 policías más de los previstos en el catálogo de puestos de trabajo, que es el listado que regula el número de policías de las distintas categorías que tiene que haber en la ciudad. Y eso a pesar de que el catálogo acaba de ser ampliado, como ya lo fue también hace dos años. En total son 1.914 los policías que hay en la capital y 2.508 los distribuidos entre la capital y la provincia, tras la reciente incorporación de 180 nuevos agentes a la provincia. Además, en unos días llegará otro grupo de oficiales, según explicó ayer el jefe superior. Es la primera vez que la ciudad está por encima del 100% de su catálogo, lo que permitirá afrontar en buenas condiciones la merma que se producirá a partir de 2012, cuando las promociones que se incorporen sean mucho más reducidas que las de los últimos años y el número de efectivos policiales vuelva a descender en todo el país.

40 PATRULLEROS POR LA NOCHE LOCALIZADOS POR GPS

La sala de control que ordena a los patrulleros distribuidos por la ciudad ya no tendrá que preguntar qué coches hay cerca cuando se produzca un aviso, porque en diciembre comenzarán a instalarles GPS para que la sala pueda controlarlos, lo que también permitirá un mejor reparto de los vehículos disponibles. Junto a la remodelación de distritos, la Policía quiere dar un impulso a la sala de control, que reforzará poniendo al frente a un policía de mayor rango -de un subinspector pasará a un inspector-. Los GPS deben estar colocados en toda la flota antes del próximo verano. El comisario provincial añadió que también habrá cambios formales: de lunes a viernes los vehículos pasarán a depender de los distritos, lo que supone mayor descentralización, y de noche -cuando de media están saliendo 40 patrulleros-, los fines de semana y los festivos, seguirán adscritos a Seguridad Ciudadana.


  • 1