Local

La Policía niega que Interior mandara quitar a ETA del informe del ácido bórico

Cuatro años después del 11-M aún quedan cabos por atar. Los dos máximos responsables de la Policía Científica que se sentaron el miércoles en el banquillo por el caso del ácido bórico negaron que el Gobierno ordenara modificar el informe y eliminar de él cualquier alusión a ETA.

el 15 sep 2009 / 06:13 h.

TAGS:

Cuatro años después del 11-M aún quedan cabos por atar. Los dos máximos responsables de la Policía Científica que se sentaron el miércoles en el banquillo por el caso del ácido bórico negaron haber recibido orden alguna para modificar el informe y eliminar de él cualquier alusión a ETA.

El comisario general, Miguel Ángel Santano, y su número dos, Pedro Antonio Mélida, aseguraron en el juicio que se sigue contra ellos por la presunta manipulación de un informe pericial que relacionaba a ETA con el terrorista Hassan El Haski, condenado por los atentados del 11-M, que nunca recibieron "ninguna orden" para modificar informes como el relativo al ácido bórico.

"No recibí ninguna orden ni instrucción de mis superiores y quienes me conocen saben que, si doy órdenes, es para acelerar una investigación y no para eliminar indicios", señaló ante el tribunal el máximo responsable de la Policía Científica, quien apuntó que no dio importancia a estos hechos porque cuando sucedieron, en marzo de 2005, se encontraba de vacaciones y su número dos le dijo que "el problema ya estaba solucionado".

Mélida defendió la misma tesis que su superior al señalar que nunca recibió ninguna orden sobre el modo en que debía actuar la Policía Científica en relación con los informes relacionados con los atentados del 11-M. "No he recibido en 29 años de profesión ninguna orden de tipo político porque sería una orden manifiestamente injusta, nunca", aseveró.

El testimonio de los dos mandos policiales y el del perito Manuel Escribano, que aseguró que debía cambiar su primer informe "por orden de la superioridad" y porque "estorbaba la palabra ETA", centraron la segunda jornada del juicio sobre el caso del ácido bórico.

Los delitos . Santano se enfrenta a nueve años de cárcel por un delito de encubrimiento y otro de falsedad documental, tal y como solicita la acusación popular, que ejercen la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el sindicato Manos Limpias.

Por este último delito estas asociaciones piden también seis años de cárcel tanto para Mélida como para el jefe del Laboratorio Toxicológico, Francisco Ramírez, y el jefe de la Unidad de Análisis, José Andradas.

El número dos de la Policía Científica explicó que ordenó modificar el informe, en el que se comparaba el hallazgo de ácido bórico en la casa del terrorista islamista con dos muestras hallada en un piso franco de ETA en Salamanca en 2001 y en el de un militante antisistema en 1999, porque incumplía las instrucciones de la Secretaría de Estado de Seguridad, que indican que en este tipo de informes "no se pueden plasmar juicios de valor o comentarios de tipo personal que escapan al contenido de un informe pericial".

"El informe contenía elucubraciones que no tienen rigor científico ni policial", señaló Mélida antes de añadir que el destinatario de este estudio era la Comisaría General de Información, que tenía más datos que su departamento sobre la posible utilización del ácido bórico en los explosivos. "Es como querer el hijo enseñar al padre a hacer hijos", señaló. Por eso, explicó que cuando Escribano se negó a modificar sus observaciones, el caso se reasignó al jefe del laboratorio toxicológico.

  • 1