Local

La Policía no halla ADN de Marta en la navaja y los contenedores

La navaja con la que Miguel Carcaño, el principal implicado en el crimen de Marta del Castillo, dice que amenazaron a la joven no tiene rastros de su ADN. Tampoco hay restos de su sangre en los contenedores de León XIII en los que el joven afirma que tiraron el cuerpo. Hoy declaran ante el juez cuatro testigos.

el 16 sep 2009 / 00:41 h.

TAGS:

La navaja con la que Miguel Carcaño, el principal implicado en el crimen de Marta del Castillo, dice que amenazaron a la joven no tiene rastros de su ADN. Tampoco hay restos de su sangre en los contenedores de León XIII en los que el joven afirma que tiraron el cuerpo. Hoy declaran ante el juez cuatro testigos.

Los resultados de los análisis han sido negativos. Ni la navaja con la que Miguel Carcaño, principal imputado en la muerte de Marta del Castillo, dice que la amenazaron ni los contenedores en los que confesó que la tiraron tienen restos biológicos de la joven, ya que la sangre localizada en los cubos de basura no pertenecen a la joven.

Tanto la navaja, que pertenece a El Cuco -el único menor imputado de los cuatro-, como los contenedores fueron analizados por la Policía después de que Miguel cambiara su versión de los hechos el pasado 17 de marzo y contara al juez del caso, Francisco Molina, que él y el menor violaron a Marta intimidándola con una navaja, que luego tiraron a la alcantarilla que hay junto al piso, y que se deshicieron del cadáver en un contenedor de la calle León XIII. Un relato en el que atribuye la autoría de la muerte a El Cuco, que supuestamente la estranguló.

Al día siguiente de la confesión, los investigadores localizaron la navaja en la alcantarilla marcada por Miguel. Sin embargo, desde un principio descartaron que tuviera algún rastro de Marta, pues estuvo más de un mes sumergida en fango, pese a que sospechan que la usaron para acabar con la vida de la joven por la cantidad de sangre que había en la habitación y porque no tendría sentido que se hubiesen deshecho de ella si no la emplearon en el crimen. En cuanto a los contenedores, la Policía también se los llevó y los desmanteló. Al aplicarles el luminol, un reactivo que desvela la presencia de sangre, localizaron restos, pero tras cotejarlo con el ADN de Marta (extraído de los restos de saliva de su cepillo de dientes) ha dado negativo, según explicaron ayer fuentes del caso. Los resultados, que ya obran en poder del juez, descartan casi por completo que el cadáver de Marta fuera tirado a uno de los contenedores que Miguel marcó, salvo que la envolvieran de tal forma que no se desprendiera sangre. Otra opción es que la depositaran en otro contenedor más lejano al piso donde se cometió el crimen.

Sin embargo, estos resultados no van a paralizar la búsqueda en el vertedero de Montemarta-Cónica, en Alcalá, donde tras nueve días de rastreo no se ha localizado ninguna pista de la joven. Fuentes de la investigación aseguran que los trabajos se pueden demorar durante varios meses, pues no van a desmontar el dispositivo hasta estar completamente seguros de que el cadáver no está allí. Para ello, habría que remover toda la montaña de residuos y no sólo los acumulados el día del crimen.

El juez ha citado a declarar hoy a la novia de Samuel y a tres amigos de éste como testigos, a propuesta de la defensa del joven, que se encuentra en prisión.

  • 1