Deportes

La policía obliga al Málaga a traer las entradas a Sevilla

El lío de las entradas que el Málaga debía ofrecer a los aficionados del Betis fue zanjado ayer de forma tajante por la policía. Por la mañana, la Comisión Antiviolencia declaraba de alto riesgo el partido. Al mismo tiempo, la Coordinación de Seguridad de la Comisaría Provincial, responsable de la seguridad del encuentro, instaba al Málaga a remitir las entradas al Betis a través de un comunicado firmado por el inspector jefe de la Sección Operativa.

el 16 sep 2009 / 03:07 h.

El lío de las entradas que el Málaga debía ofrecer a los aficionados del Betis fue zanjado ayer de forma tajante por la policía. Por la mañana, la Comisión Antiviolencia declaraba de alto riesgo el partido. Al mismo tiempo, la Coordinación de Seguridad de la Comisaría Provincial, responsable de la seguridad del encuentro, instaba al Málaga a remitir las entradas al Betis a través de un comunicado firmado por el inspector jefe de la Sección Operativa.

"Al tenerse conocimiento de que no le serán enviadas las entradas que dicho club reclama para poner a la venta entre sus abonados, se solicita que se proceda a remitir al Real Betis las entradas que le sean solicitadas con la finalidad de que se minimicen los riesgos de seguridad que dicha medida pueda provocar", indica la nota.

Tras conocer esa resolución, el Málaga manifestó que le habría parecido oportuna una medida similar para el encuentro celebrado en el campo del Betis, en el que varias decenas de aficionados del club costasoleño tuvieron que regresar al no tener el DNI o el abono del club blanquiazul. De hecho, el presidente, Fernando Sanz, ya adelantó el miércoles que tomaría las mismas medidas que adoptó el Betis en la primera vuelta y que las entradas sólo se pondrían a la venta en una sola taquilla de La Rosaleda desde tres horas antes del choque.

Ese anuncio del dirigente malaguista, dicho sea de paso, dejó muy sorprendidos a los responsables de la Federación de Peñas del Betis, que era la encargada de gestionar la compra de localidades para los aficionados. El caso es que ya habían llegado a un acuerdo con el Málaga para pasarse a recoger las entradas a lo largo del día de hoy, cosa que en principio quedaba descartada por las palabras de Sanz. La intervención de la policía, sin embargo, ha acabado por diluir la polémica. En principio son unas 800 las entradas que el Málaga pone a disposición del Betis, aunque desde la entidad de La Palmera se calcula que al final serán unos 1.000 seguidores los que irán el sábado a La Rosaleda para ver la enésima final de la escuadra de Josep Maria Noguès.

  • 1