Local

La Policía pone 130 multas por botellonas cada fin de semana

Los agentes disolvieron el viernes una concentración de más de mil jóvenes en Blas Infante. 

el 23 oct 2011 / 15:51 h.

Un agente multa a unos jóvenes por estar consumiendo alcohol en lugares no habilitados para ello.

Que la botellona es un fenómeno de nuevo en plena pujanza y de difícil erradicación lo prueban los datos de sanciones impuestas por la Ley Antibotellón. Sólo en lo que llevamos de mes, la Policía Local de Sevilla ha interpuesto 513 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública, tantas casi como las que se pusieron durante julio, agosto y septiembre (624). En total, desde el pasado mes de julio hasta la fecha las sanciones en cumplimiento de la Ley 7/2006 ascienden a 1.137. Sólo las noches de viernes y sábado de este fin de semana se han levantado 129 actas, según informó el Consistorio hispalense.


Durante los dos últimos fines de semana se ha alcanzado una cifra de denuncias por botellonas de casi 300. Además, la Policía ha tenido que intervenir para disolver concentraciones de unos 1.000 jóvenes en Blas Infante, de hasta 400 en Carrero Blanco y grupos de medio centenar de personas en otros puntos como la avenida de Ramón y Cajal.


En concreto, este fin de semana los agentes han intervenido con mayor incidencia en zonas del Centro como la Alameda de Hércules, la Alfalfa, la plaza de El Salvador, en barrios como Nervión (en Avenida de Cádiz, Carlos Cepeda, Rico Cejudo, José Recuerda Rubio, Ramón y Cajal, Santa Joaquina de Vedruna, Avión Cuatro Vientos y Campamento, entre otras calles de la zona), en Los Remedios (fundamentalmente en Blas Infante y Carrero Blanco), y también en la avenida de Chile y en el Paseo de Cristina.


Por ejemplo, sólo en la Avenida de Cádiz se pusieron 20 denuncias la madrugada del sábado y en Nervión, un dispositivo policial que actuó durante la madrugada del domingo en el entorno de Rico Cejudo-Carlos Cepeda-Ramón y Cajal-Santa Joaquina de Vedruna interpuso cerca de 60. Del mismo modo, se han realizado más de un centenar de pruebas de alcoholemia en varios controles y la Línea Verde de la Policía Local ha inspeccionado un total de 85 establecimientos durante las noches de viernes y sábado.


La Plataforma por el Derecho al Descanso ya ha expresado sus quejas por este significativo repunte del botellón, un fenómeno que se ha recrudecido con la vuelta de las vacaciones y el inicio del curso universitario. Descartado el proyecto de botellódromo en la Cartuja, sólo la mano dura policial planta cara a una realidad que colisiona con el derecho al descanso de los residentes.

  • 1