Local

La Policía pone una decena de multas al día por botellonas tras el fin de lverano

En los meses de julio y agosto las sanciones por beber en la calle descendieron a cuatro diarias.

el 29 sep 2011 / 20:49 h.

TAGS:

Un agente multa a unos jóvenes por estar consumiendo alcohol en lugares no habilitados para ello.

La botellona sigue siendo una realidad que la Ley Antibotellón de la Administración andaluza no ha sido capaz de erradicar. En cumplimiento de la misma, la Policía Local ha impuesto 624 denuncias desde el inicio del verano hasta ahora. Eso sí, la mayoría se han producido coincidiendo con la vuelta de las vacaciones, siendo la media de una decena diaria, seis más que durante los meses de julio y agosto.

Las cifras de la Policía Local, a las que tuvo acceso este periódico, evidencia que el problema con este fenómeno social repunta tras el verano y, más aún, con el comienzo del curso universitario. Además, los lugares elegidos por los jóvenes siguen siendo los habituales, pese a que el Ayuntamiento dispone todos los fines de semana un dispositivo que controla estas zonas ya clásicas. No obstante, los agentes también han llevado a cabo actuaciones en lugares menos habituales, como El Cerro del Águila, aunque suelen ser intervenciones por grupos pequeños que provocan el aviso de los vecinos a la Policía Local.

80 denuncias en julio . Según el parte de actuaciones del cuerpo municipal, durante los primeros fines semana de julio no se contabilizó ninguna botellona, únicamente en el último fin de semana (el del 30 y 31 de julio) en el que se interpusieron todas las sanciones registradas en ese mes, que alcanzan las 80. Todas ellas, además, fueron impuestas a jóvenes reunidos en las mismas zonas: en las proximidades del bar Chile y de la avenida de La Raza. En la primera, uno de los lugares que durante el verano suele reunir a más público nocturno, se registraron 71; mientras que en la zona de la Glorieta de México y La Raza fueron nueve.

La Policía Local controló todos los fines de semana de julio lugares como la plaza del Salvador, la Torre del Oro, Casa de la Moneda o Marqués del Contadero sin localizar botellonas ni problemas reseñables, más allá de grupos que tras ver a los agentes se disolvían voluntariamente. Ya los dos primeros fines de semana de agosto, las denuncias volvieron a bajar con 61 casos, todas ellas en la misma zona, salvo 22 que fueron impuestas en la calle Honduras (en Heliópolis) tras un aviso vecinal.

Con la entrada de la segunda quincena de agosto, fecha en la comienza la vuelta de las vacaciones veraniegas, las denuncias comienzan a dispararse. Así, desde el 14 de agosto hasta ayer, los agentes interpusieron 483 denuncias, lo que supone una decena diaria (aunque la mayoría se producen en fin de semana).

En esta cifra están contabilizadas las últimas botellonas registradas el lunes y el martes, que organizaron estudiantes de diferentes colegios mayores para dar la bienvenida al curso y a los novatos. Esto obligó a la Policía Local a montar dispositivos preventivos que, el martes, lograron que los estudiantes no se reunieran ni en el Centro ni en Reina Mercedes, aunque la mayoría no estaban bebiendo, sino cantando y realizando juegos.

Asimismo, la Policía ya está preparada y controlando las redes sociales, ante una posible convocatoria de un macrobotellón de bienvenida del curso, ya habitual todos los años por estas fechas y que suele celebrarse en el Charco de la Pava.

Los vecinos se reúnen con Zoido el próximo miércoles

La Plataforma por el Derecho al Descanso se reunirá el 5 de octubre con el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, y con la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, para tratar el problema de las botellonas. "Estamos muy contentos con esta reunión", explicó la presidenta de la entidad, Dolores Dávila, ya que aseguró que "estuvimos ocho años pidiéndole al anterior alcalde [Alfredo Sánchez Monteseirín] un encuentro, pero nunca nos atendió". Así, dijo que además de tratar la problemática que supone para los residentes este tema, también le van a pedir alternativas. "A mí me llaman los chavales y me preguntan dónde pueden ir, porque quieren hacer botellona, pero no quieren molestar", aseguró. Por ello, le preguntarán a Zoido si el Ayuntamiento tiene alguna opción, después de que descartara el proyecto del botellódromo, conocido como Seviocio en la bancada de la Cartuja. "Estaría bien que los jóvenes tuvieran un lugar bien comunicado, en el que llegase el transporte público y en el que, sobre todo, se llevaran a cabo actividades de ocio nocturno, conciertos para darle otras alternativas que no sea el alcohol", concluyó. 

  • 1