Local

La Policía redobla el control sobre los inmigrantes que trabajan en la Feria

El aumento del número de extranjeros que encuentran trabajo montando y desmontando el Real preocupa al Gobierno, que ha visto cómo algunos empresarios se aprovechan y emplean a personas sin papeles para exigirles más por menos dinero.

el 15 sep 2009 / 02:30 h.

TAGS:

El aumento del número de extranjeros que encuentran trabajo montando y desmontando el Real preocupa al Gobierno, que ha visto cómo algunos empresarios se aprovechan y emplean a personas sin papeles para exigirles más por menos dinero. La Policía ha redoblado el control, y a una semana de la Feria ya ha realizado dos detenciones.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, explicó a este periódico que la fase previa del dispositivo policial que se pone en marcha cada año para garantizar la seguridad en la Feria, en la que agentes de paisano se dedican a vigilar "sigilosamente" y a detectar posibles delitos, incluye en esta ocasión un control más estricto de las condiciones de trabajo de las personas encargadas de montar y desmontar las casetas o los cacharritos de la Calle del Infierno, o de otras actividades que se ponen en marcha al calor del Real.

Algunos empresarios se aprovechan de que es un trabajo temporal y poco especializado al que optan muchos inmigrantes, y los contratan en condiciones ilegales. Cuando todavía queda una semana para que comience la fiesta, las inspecciones policiales ya han supuesto el arresto de dos personas que se encontraban en situación irregular en el país y estaban trabajando en el recinto de Los Remedios, lo que también supondrá sanciones para quienes los tuvieran a su cargo.

"Este año tenemos ya prevista, como novedad, la instalación de una oficina permanente y específica del Servicio de Extranjería en la Feria, para que fuera de las horas de oficina habituales la Policía pueda realizar consultas", explicó López Garzón.

La idea es que si un agente detecta una situación extraña fuera de esas horas, y tiene que realizar consultas de tipo policial, como comprobar la identidad, los antecedentes o la situación en la que se encuentra en el país un extranjero, pueda hacerlo en cualquier momento. Eso evitará, además de retrasos, traslados innecesarios a dependencias policiales que sacarían a los agentes de la Feria hasta que finalizaran la comprobación de estos datos.

El sistema de consulta sí es accesible a cualquier hora del día en el caso de los españoles, ya que las Fuerzas de Seguridad pueden recabar información de las bases de datos nacionales de forma más sencilla, a través de sus sistemas de transmisiones.

Las bases informáticas de Extranjería, sin embargo, son restringidas y tienen "un horario más de oficina, por eso en la Feria lo vamos a tener en horario permanente", aclaró el delegado del Gobierno. El objetivo último es asegurarse de que todos aquellos que acudan a la Feria a trabajar "estén en condiciones de legalidad en el país", insistió López Garzón.

Estas inspecciones previas que ya están realizando los policías también persiguen detectar y erradicar otro tipo de actividades ilegales relacionadas con el trabajo, como la explotación de menores -en la que también se está realizando un "control estricto", en palabras del delegado del Gobierno- o irregularidades en la venta ambulante.

Como consecuencia, las Fuerzas de Seguridad también han ido localizando, y levantando, asentamientos ilegales que algunos de estos trabajadores estaban estableciendo en zonas aledañas al Real, para permanecer en ellos hasta que concluyese la Feria.

En este caso no se trata de asentamientos de inmigrantes, sino más bien personas de nacionalidad española procedentes de otras ciudades que están llegando a Sevilla para trabajar durante la Feria de Abril.

La cifra de núcleos desmontados es aún difícil de determinar, porque aunque se ha creado un dispositivo conjunto entre las policías Nacional, Local y Autonómica, los distintos cuerpos se han distribuido esta labor según sus especialidades: por ejemplo, los agentes de la unidad adscrita a Junta de Andalucía tienen la competencia en temas de menores, mientras que la Policía Local es la responsable de la venta ambulante y las cuestiones de Extranjería deben ser revisadas por la Policía Nacional.

Además de todo esto, los cuerpos de seguridad han reforzado la vigilancia en el sector Triana-Los Remedios, para evitar que por su cercanía con el recinto ferial pueda ser asaltada por carteristas y otros delincuentes de poca monta que también llegan en estas fechas a Sevilla, para tratar de aprovecharse de las grandes aglomeraciones de gente para cometer sus robos.

López Garzón explicó que, junto a estos dispositivos preventivos, que actúan de paisano, entre 1.200 y 1.300 policías uniformados trabajarán en el Real y sus inmediaciones. También habrá policías a caballo, para que jinetes y enganches cumplan los horarios fijados para el paseo de caballos y no se queden en el recinto ferial, ni tampoco en las calles aledañas, más allá de la hora permitida.

También controlarán que los caballistas no provoquen conflictos con otros feriantes, como suele ocurrir. El trabajo uniformado lo completan otras unidades especiales como los técnicos en desactivación de explosivos -Tedax-, los perros entrenados para detectar explosivos o drogas o las unidades de Tráfico o el Seprona que dependen de la Guardia Civil.

  • 1