Local

La Policía sigue buscando el lugar donde apuñalaron al fallecido

Los agentes están tomando declaración a testigos e inspeccionando el vehículo para localizar pistas

el 08 ago 2012 / 08:40 h.

TAGS:

El joven regentaba una zapatería en la calle Ingeniero la Cierva.

La Policía Nacional sigue trabajando intensamente para localizar alguna pista que le lleve hasta el lugar donde fue apuñalado el hombre que se chocó con su coche en la calle Ingeniero la Cierva, muriendo poco después. Los agentes no han localizado por ahora el lugar, ni tampoco al posible autor o autores de la agresión que acabó con la vida de Rafael P.A. Por ahora continúan tomando declaración a los testigos, mientras la Científica rastrea el vehículo para poder localizar alguna pista.

Mientras el barrio de Su Eminencia va recuperando poco a poco la tranquilidad, la Policía no deja de trabajar en determinar dónde se produjo la reyerta en la que la víctima recibió tres puñaladas, dos en la pierna y una muy cercana al corazón. Por el momento no lo han localizado, pero están tomando declaración a los posibles testigos. El principal problema es que Rafael P.A., de 30 años, iba solo en el coche, por lo que no cuentan con ninguna persona que pueda decirles dónde fue apuñalado y quién o quiénes fueron los autores.

Por ello, la Policía Científica está analizando el vehículo de la víctima palmo a palmo para poder localizar alguna pista que les pueda llevar tanto al lugar como al autor del agresión. Una huella, un pelo, sangre o cualquier otro rastro puede ser válido para llevar la investigación a buen término. Lo que sí han localizado los agentes en el interior del coche es hachís y trozos de papel de plata de los que se utilizan para consumir droga. La cantidad localizada, según fuentes de la Policía Nacional, no es considerada como tráfico de droga, sino que debía llevarla para consumo propio. De hecho, este es uno de los motivos por los que la Policía baraja el ajuste de cuenta o una pelea por drogas como causa del crimen.

Los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada del domingo en la calle Ingeniero la Cierva, en Su Eminencia. A esa hora, un vehículo se estrellaba contra un contenedor de vidrio, lo que hizo que los vecinos alertaran a los servicios de emergencias avisando de que se había producido un accidente de tráfico. Sin embargo, del turismo bajó un hombre con el pecho completamente ensangrentado, que se desplomó sobre la calzada al instante.

La víctima, por cuya vida no pudieron hacer nada los servicios sanitarios de emergencia, había recibido varias puñaladas y como consecuencia había perdido mucha sangre. De hecho, la autopsia confirmó después de que Rafael P.A. perdió la vida como consecuencia de las puñaladas y no por el accidente. Es más, el choque con el contenedor, situado a pocos metros de una zapatería que él regentaba junto a su padre, pudo deberse a que perdió el control del vehículo al desvanecerse. Hasta el lugar se desplazó la Policía Nacional y la Local, que cortó la calle al tráfico hasta que los investigadores finalizaron la inspección ocular.

Antecedentes por robos con fuerza y cuatro años en prisión

Rafael P.A. tenía 30 años y era vecino de Su Eminencia. Vívía en una calle paralela a Ingeniero la Cierva, donde también tenía una zapatería, Calzados Hercas, junto a su padre. Hacía un par de meses o tres que la había abierto, pero según algunos vecinos de la zona la iba a cerrar en poco tiempo, “porque el negocio no iba bien”. A muchos en el barrio no les cogió por sorpresa que la muerte del joven pudiera estar relacionada con la droga, pues aseguran que “fumaba”. Además, el joven tenía 18 antecedentes policiales, la mayoría de ellos por robos con fuerza. Es más, incluso, según algunos vecinos, había estado en prisión cuatro años y medio. Tenía cuatro hijos, de dos relaciones distintas, y había sido padre hace un mes.

  • 1