Local

La Policía sospecha de la hija de los detenidos en la muerte del niño granadino

La menor, de 12 años, estaba huida de un centro de protección y la Junta llevaba días buscándola

el 28 abr 2011 / 21:51 h.

TAGS:

El entierro del menor de seis años se produjo ayer en Granada entre clamores de justicia de sus familiares y allegados.

La Policía Nacional, que investiga la muerte de un niño de seis años tras precipitarse por la ventana del edificio en el que vivía, en la calle Molino Nuevo de Granada, no descarta la que una menor de 12 años, hija del matrimonio detenido, tenga responsabilidad en lo ocurrido.

Aunque por ahora sigue bajo arresto la pareja de vecinos desde cuyo balcón supuestamente cayó el niño, los agentes están intentando esclarecer el grado de implicación de su hija, que fue supuestamente quien buscó al niño para jugar, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación, que indicaron que "no se descarta ni ella ni la pareja detenida". La autopsia determinó que el niño murió de un "traumatismo craneoencefálico y hemorragia cerebral".

La niña, que se encuentra bajo la tutela de la Junta de Andalucía, permanece en un centro de menores después de que la Policía la pusiera a disposición de la Fiscalía de Menores. Según publicó ayer el diario Ideal, la niña -que no puede ser detenida, ni imputada, ni juzgada por ser menor de 14- estaba bajo tutela de la Junta desde 2008, pero hace unos meses se escapó del centro para vivir con sus padres en la calle Molino Nuevo, en la zona norte de la capital granadina.

Tras conocerse esta circunstancia, la consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, informó ayer de que la menor había regresado a un centro de protección de menores de la Junta por orden de la Fiscalía de Menores hasta que se resuelva la investigación que instruye el juzgado 3 de Granada.

Para la familia, la jornada de ayer fue de dolor. El niño de seis años recibió sepultura entre lamentos y clamores de justicia de los centenares de familiares y amigos que se desplazaron hasta el cementerio municipal de San José para darle el último adiós.

La ceremonia, para la que se activó un dispositivo policial al objeto de evitar incidentes con los numerosos periodistas desplazados al lugar, comenzó sobre las 11.30 horas con la celebración de una misa en honor del pequeño Alejandro F., cuyo cuerpo fue velado por la familia durante toda la noche anterior.

Posteriormente, varios familiares llevaron a hombros el féretro hasta el camposanto seguidos de una gran multitud de allegados que a gritos de "asesinos" clamaba justicia contra el matrimonio que habitaba en el mismo inmueble que la víctima y que fue detenido por su presunta implicación en su muerte. La escena más dolorosa se produjo cuando la madre del pequeño, presa de un ataque de nervios, se dirigió a los medios para clamar que los detenidos "se pudran en una cárcel porque -dijo- se han llevado a mi niño" y "han matado a su padre".

El matrimonio detenido, de 36 años ella y 54 él, pasó ayer a disposición judicial. La mujer tiene problemas de adicción a las drogas y el hombre cuenta con antecedentes penales por robo y tentativa de homicidio. Los parientes del crío descartaron que hubiera rencillas personales entre la familia de la víctima y los detenidos.

  • 1