martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Local

La política de reciclaje de Lipasam evita la emisión de más de 14.000 toneladas de C02

No obstante, desde el año 2008 ha caído un 12% la cantidad de residuos que se recogen de forma selectiva en la ciudad.

el 16 jun 2012 / 16:00 h.

TAGS:

Punto limpio de Los Olivos, en el Polígono Calonge.

El Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Ignacio Zoido (PP), ha cifrado en más de 14.000 las toneladas de emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera que evita cada año la empresa pública de limpieza (Lipasam ) gracias a sus políticas de reciclaje de envases de vidrio, papel y cartón, y envases ligeros, así como a la colaboración de los ciudadanos en esa materia.

Según ha detallado el Consistorio en un comunicado, la simple separación selectiva de los tres tipos de materiales mencionados, que constituye el primer paso del proceso de reciclaje, aporta "beneficios medioambientales importantes".

En concreto, según las cifras aportadas por el Ayuntamiento, separar 1.000 kilos de papel para su posterior reciclado supone emitir a la atmósfera 900 kilos menos de CO2 que si se fabricara papel nuevo a partir de fibra vegetal, de forma que, dado que en Sevilla se reciclaron en 2011 un total de 12.700 toneladas de papel, dicha actuación evitó la emisión de 11.000 toneladas de CO2.

Por otra parte, las 7.300 toneladas de envases de vidrio que, según el Consistorio, se reciclaron durante el año 2011 evitaron la emisión de 3.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, partiendo del dato de que, que por cada tonelada de este tipo de residuo que se recicla, se evita la extracción de 1.200 kilogramos de materias primas procedentes de la naturaleza, además de ahorrar "una gran cantidad de agua y de energía".

Finalmente, el reciclado de los envases ligeros supone un ahorro "importante" en el consumo de energía, que llega "hasta el 95 por ciento" en el caso de las latas. De igual modo, una tonelada de envases de plástico, o dos toneladas de 'bricks' suponen el ahorro de "una tonelada de petróleo". De esta forma, en el año 2011 se evitó la emisión de más de 5.000 toneladas de petróleo en Sevilla gracias a que se recogieron un total de 7.300 toneladas de esos materiales.

Al margen de estas actuaciones, la recuperación y el reciclaje de estos residuos supone también, según ha remarcado el Ayuntamiento, reducir "considerablemente" la contaminación al tratarse de un residuo que no es biodegradable, así como el consumo de materias primas gracias a su reutilización.

Además, el uso de combustible biodiesel en la flota de vehículos con la que cuenta la empresa para realizar las tareas de limpieza ha permitido que durante el año 2011 se haya evitado la emisión de "cerca de 400 toneladas de CO2".

LLAMAMIENTO A LA COLABORACION CIUDADANA

No obstante estas cifras, desde Lipasam han querido realizar este sábado un llamamiento a la colaboración ciudadana para incrementar la separación en origen de los residuos después de que se haya comprobado que desde el año 2008, la cantidad de residuos que se recogen de forma selectiva en la ciudad ha bajado un doce por ciento, aproximadamente, mientras que ha aumentado el porcentaje separado del total de los residuos generados.

En Sevilla se generan anualmente más de 150.000 toneladas de residuos reciclables, tanto de envases de vidrio como de plástico, 'bricks', latas, papel y cartón, lo que significa, según el Consistorio, que los sevillanos separan en origen el 20 por ciento de estos residuos, una cifra que "podría sufrir un incremento sustancial con la colaboración de todos".

Con esa intención, Lipasam realiza "continuas campañas de sensibilización" subvencionadas por Ecoembes para incrementar las cantidades de residuos que se recogen selectivamente y conseguir disminuir "considerablemente" la contaminación atmosférica, "una de las asignaturas pendientes del siglo XXI".

USO DE ENERGIAS RESPETUOSAS CON EL MEDIO AMBIENTE

Por otra parte, Lipasam ha puesto en marcha distintas medidas encaminadas a conseguir un "ahorro energético" en las distintas parcelas de su actividad. En esta línea se enmarca la intención de adquirir vehículos eléctricos "con los últimos avances tecnológicos" para la limpieza viaria y la recogida de residuos, con lo que se buscaría "reducir el consumo de combustible y limitar las emisiones".

Asimismo, las líneas de actuación establecidas en relación con estos aspectos se basan, entre otras medidas, en la incorporación de vehículos propulsados por energías alternativas, y cuyo reducido nivel de emisiones contaminantes "satisfaga con holgura las exigencias de la norma vigente", algo que, en palabras del Ayuntamiento, es "una constante en la flota destinada a la recogida de residuos que abarca a todas las vertientes de dicho servicio".

Además, se ha optado por la introducción de mecanismos que permitan "optimizar el uso del combustible, aprovechando al máximo su energía y reduciendo su consumo".

En este sentido, el Ayuntamiento ha recordado que recientemente se ha aprobado la adquisición de cuatro vehículos para el servicio, además de otros dos que están en pruebas, para efectuar tareas de limpieza viaria y recogida de residuos en el casco histórico o zonas de difícil acceso de la ciudad. Se trata de vehículos "totalmente eléctricos" que posibilitan que la contaminación, tanto ambiental como sonora, sea "nula".

Además, la empresa dispone de dos instalaciones de producción de energía solar fotovoltaica ubicadas en la Central de Recogida Neumática de Miraflores y el Parque Auxiliar de Limpieza Este, y se trabaja en la incorporación de otra en la Central de Recogida Neumática de Pino Montano II. Cada una de ellas cuenta con una potencia nominal de diez kWp y una producción anual de 27.000 kilovatios por hora.

 

  • 1