viernes, 14 diciembre 2018
00:57
, última actualización

La portavoz del PP de Camas dimite como concejal tras otra crisis interna

De Alba alega "motivos personales" para dejar el acta de concejal un año después de las elecciones.

el 23 abr 2012 / 19:14 h.

Gisela de Alba, en un acto de candidatos celebrado en mayo de 2011, junto a José Luis Sanz y Javier Arenas.

El PP de Camas sufre su enésima crisis interna y, por cuarta legislatura consecutiva, sufre una renuncia de su cabeza de cartel. La portavoz municipal del PP, Gisela de Alba, renunciará en el pleno de mañana a su acta de concejal alegando "motivos personales", aunque detrás de la dimisión se escondan las diferencias que mantiene desde hace meses con la dirección local del PP y en concreto con su presidente y edil, Antonio Abades, según las fuentes consultadas por este periódico.

El escaso margen que disponía para trabajar, unido a la falta de unidad del grupo, que está en la oposición con cuatro ediles, ha desencadenado en esa renuncia. De Alba eludió ayer pronunciarse acerca de estas diferencias y se limitó a defender el legado de su gestión, que permitió que los populares alcanzaran su techo de votos en las pasadas elecciones municipales. "Estoy convencida de que mucha gente ha votado las siglas, pero también hay muchos cameros que me han votado a mi", reivindicó la concejal popular, que concluyó ahondando en un detalle: "llegué como concejal del PP y me irá como concejal del PP".

Con esa frase y su renuncia, De Alba quiso marcar diferencias con las crisis internas anteriores que ha padecido el PP de Camas desde 2001. Desde ese año y con la salvedad de la presente legislatura, los siete concejales que han llegado al Ayuntamiento bajo las siglas del PP fueron expulsados del partido y, lejos de renunciar, pasaron a las filas del grupo mixto para mantenerse en sus cargos. La primera fricción se produjo a finales de abril de 2001, cuando la portavoz municipal del PP, Paloma Gómez, y la también edil popular, Lourdes Pulido, decidieron ingresar en el grupo Mixto por su disconformidad con la dirección provincial, que quería que la Portavocía del PP pasara a manos del número 3 del grupo, Antonio Enrique Fraile. Precisamente, el concejal y diputado provincial siguió los mismos pasos que sus compañeras en septiembre de 2005. Tras ser imputado por cohecho en el conocido caso Camas -el supuesto intento de soborno denunciado por la edil de IU, Carmen Lobo-, se dio de baja del PP pero se mantuvo como concejal en el grupo mixto. La irrupción del caso Camas también llevó a que el portavoz del PP por aquel entonces, Juan José Jurado, fuera ese mismo año expulsado del partido por no atender a las directrices de la dirección provincial y decidió unirse al grupo mixto. Inmaculada Larrinaga, también en ese año 2005; Francisco Acedo y Eduardo Cabeza, ya en 2008, completan la terna de ediles que dejaron las filas del PP de Camas.

Aunque Gisela de Alba sí que da el paso atrás para que entre un nuevo concejal y hasta se ha ofrecido a trabajar con la dirección provincial si lo estima oportuno, su marcha supone un nuevo traspiés para este partido sólo un año después de unas elecciones municipales en las que habían obtenido los mejores resultados de su historia. De hecho, la candidatura encabezada por De Alba consiguió 2.214 votos, es decir, el 19% de los sufragios, lo que aupó al PP como segunda fuerza política del municipio, por encima incluso de formaciones como IU, que en comicios anteriores había pugnado con el PSOE para ocupar la Alcaldía en el municipio.

Ante el anuncio de la renuncia de la portavoz municipal, el alcalde de Camas, el socialista Rafael Recio, recriminó al PP que sea "incapaz de materializar un proyecto sólido para este municipio". Además, sacó como conclusión que lo único que pretenden sacar los populares de este municipio son "son intereses provinciales en forma de votos".

  • 1