lunes, 18 febrero 2019
19:23
, última actualización
Local

La prensa británica apunta a Sara Carbonero como posible responsable de la derrota

El morbo y la expectación creada por el noviazgo entre la periodista Sara Carbonero y el guardameta y capitán de la selección española, Iker Casillas, sólo precisaba de una clamorosa derrota como la de ayer para que la polémica se avivase. Lejos de un concienzudo análisis deportivo, la prensa británica ha decidido cargar contra la Carbonero y llegar a culparla de la derrota contra Suiza. Tal y como lo oyen.

el 17 jun 2010 / 12:39 h.

TAGS:

-->--> -->

 

Y las mayores críticas han llegado desde uno de los tabloides de más solera y prestigio de la Gran Bretaña. El diario "The Times" ha remarcado tanto en su edición impresa como en la digital la posibilidad de que la presencia de la novia de nuestro capitán tuviese influencia alguna en el resultado.

Bajo el titular en portada de ‘Goalie's girlfriend starts the Spanish Inquisition' -'La novia del portero pone en marcha la Inquisición española'- y varias fotografías de Carbonero entrevistando a Iker tras finalizar el partido. Sin embargo en el cuerpo de texto The Times esconde la mano y realiza su acusación de manera indirecta, al apuntar como son ‘los aficionados españoles los que han enfocado sus críticas hacia la guapa periodista y la posibilidad de que esta distrajera al portero'.

Esta estratagema periodística puede tener múltiples enfoques. El principal sería que la prensa británica estaría intentando desestabilizar la unión y distraer la atención competitiva en el vestuario de la Roja. Sin duda alguna son conscientes de las amplias posbilidades de nuestro equipo en el Mundial y de su condición como rival a batir en Sudáfrica, por encima de otras aspirantes como Brasil, Holanda o la propia Inglaterra.

La segunda opción que podría justificar tal información es que aunque posiblemente las tertulia de aficionados españoles tras la derrota realizara algún comentario jocoso acerca de la presencia de la Carbonero  a pie de campo y a escasos metros de su pareja, esto no debiera trascender más allá de los límites de lo informal y esto es algo que Graham Keely, corresponsal de The Times en Madrid y redactor de la noticia, debería conocer si es consciente de la idiosincrasia española.  Y todo ello en el caso de que este profesional tuviera ocasión de presenciar verdaderamente el encuentro entre aficionados de nuestro equipo nacional. Dudamos mucho que la otra redactora de la noticia, Alexandra Williams, pudiera desde Génova contrastar estas fuentes.

Otra posibilidad es que "The Times", acuciado por la crisis, haya decidido cambiar su rigurosa política informativa por el amarillismo propio de la prensa del país en que el periodismo se originó, un sensacionalismo ante al que hasta el momento no había necesitado redimirse en busca de la venta de ejemplares y gracias a lo cuál su labor seria e innovadora era reconocida por parte de la prensa internacional. Hoy los medios de todo el mundo hablan de la cabecera londinense pero por cuestiones bien distintas.

También da que pensar el hecho de que con esta polémica, The Times pretenda crucificar al que para la crítica, aficionados y profesionales del fútbol es uno de los mejores guardametas del mundo: Iker Casillas. Con ello The Times también podría conseguir revertir las críticas y desviar la atención sobre el guardameta de su selección nacional, Robert ‘calamidad' Green (tal y como lo apodaba la prensa británica tras su monumental cantada ante EEUU ).

Lo que está claro es que con esta absurda polémica antideportiva, creada en torno a una entrevista que se realizó desde la más absoluta profesionalidad, tanto por parte de la periodista como de Casillas, como capitán y miembro del conjunto nacional quién atendió a la reportera y en todo momento se mantuvo en su papel. En sus declaraciones, Iker  se mostró alicaído por la derrota y responsabilizado ante la merma en las posibilidades de victoria final que este resultado supone para nuestro conjunto nacional en Sudáfrica.

  • 1