Local

La presencia de reses pone en duda la seguridad de la A-66

Hace tres años un toro obligó a cortar la calzada en los dos sentidos.

el 02 sep 2010 / 18:50 h.

TAGS:

El siniestro que este miércoles causó la muerte del vecino de Gerena J.D.A.G., después de que su vehículo impactara contra una vaca que invadió la Autovía de la Plata a la altura del kilómetro 794, en el término municipal de Guillena, pone en duda las medidas contra este peligro adoptadas en una vía de gran capacidad donde no es la primera vez que ocurren estos incidentes, si bien anteriormente no hubo que lamentar consecuencias tan trágicas. De hecho, al fallecimiento de este hombre, de 43 años, siguió el de su pareja, que se quitó la vida en Sevilla poco después de identificar el cadáver.

Desde la Guardia Civil, que se encarga de la investigación para esclarecer cómo el animal terminó en la calzada, confirmaron ayer que "no es la primera vez" que han tenido que intervenir por la presencia de reses en la A-66. Es más, hace ahora tres años, se tuvo que cortar la autovía en ambos sentidos al ser invadida por un toro, que incluso persiguió a un motorista. Los hechos ocurrieron el 27 de septiembre de 2007, también en el término municipal de Guillena, cuando un toro de una ganadería de su pedanía de Las Pajanosas irrumpió en el kilómetro 785 e intentó embestir al motorista, aunque por fortuna éste logró esquivarlo a tiempo. Finalmente, el animal volvió al campo, tras la intervención de la Guardia Civil, sin que hubiera que lamentar daños personales en aquella ocasión.

La situación es especialmente grave al tratarse de una vía de gran capacidad y de la que ostenta la mayor velocidad punta de la provincia, con algo más de 100 kilómetros por hora al no experimentar las grandes retenciones que sufren el resto.

En el suceso de este miércoles la vaca que provocó la tragedia pertenecía a la ganadería de El Esparragal, una conocida finca del lugar, cuyos responsables declinaron hacer ningún comentario. No obstante, tras los hechos ya manifestaron que el animal pudo escapar porque alguien saboteó la valla que protege el espacio en el que pace el ganado.

En concreto, aseguran que se rompió el cercado con una cizalla, lo que dejó vía libre al animal. Otra cosa es determinar cómo acabó llegando a la autovía, aspecto en el que todavía está trabajando la Guardia Civil.

  • 1