La presidenta andaluza entra de lleno a mediar en la crisis catalana

La presidenta de la Junta defenderá la unidad de España y el diálogo institucional

el 01 ene 2014 / 20:44 h.

El presidente, Mariano Rajoy, recibe a Artur Mas, presidente catalán, en La Moncloa El presidente, Mariano Rajoy, recibe a Artur Mas, presidente catalán, en La Moncloa Desde que tomó posesión como presidenta de la Junta el pasado septiembre, Susana Díaz ha defendido un firme discurso sobre la unidad de España y se ha propuesto actuar de bisagra en el conflicto catalán. Este papel le ha acarreado muchos aplausos desde las filas socialistas –que echan en falta un liderazgo federal más potente que el de Alfredo Pérez Rubalcaba en este asunto– y las críticas del PP-A, que le reprocha que abandone Andalucía para centrarse en su “carrera nacional”. La presidenta andaluza entra ahora de lleno a mediar en la crisis secesionista con una visita a Cataluña a principios de febrero, donde tratará de limar asperezas. Así lo anunció, en una entrevista con Europa Press, el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, que explicó que, a principios de febrero, Susana Díaz realizará una visita a Cataluña, donde tendrá agenda como secretaria general del PSOE andaluz (la federación más importante y numerosa) y, con toda probabilidad, también como presidenta de la Junta. En Cataluña, la dirigente andaluza defenderá la “importancia” de esta comunidad para España y viceversa, aclaró el secretario de Organización. Señaló que en sus actos en dicha comunidad como dirigente socialista va a expresar su posición sobre la polémica consulta soberanista planteada por el presidente catalán, Artur Mas (CiU). En esos mensajes, según dejó claro Cornejo, va implícita la oposición de la presidenta andaluza a esa consulta sobre la autodeterminación planteada por Mas, que es algo “inconstitucional”, que no cabe en el marco de la actual Carta Magna, donde no está recogido el derecho de autodeterminación de los pueblos. Susana Díaz también pondrá de manifiesto “la importancia que tiene Cataluña para España y España para Cataluña”, así como el “diálogo frente a la imposición” y la necesidad de relaciones fluidas entre el Gobierno español y el catalán. La presidenta andaluza abordó este asunto a principios de octubre en su primera reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y se ofreció para interceder en el conflicto catalán. Díaz sostiene que Andalucía, la comunidad más poblada del país, no puede quedarse al margen del debate territorial y debe jugar un papel fundamental. Según Cornejo, Díaz también defenderá la revisión de la Constitución española y la posibilidad de un nuevo marco de convivencia, donde se respeten las diferencias existentes en los distintos territorios, y a la vez se defienda la unidad y la igualdad de todos los españoles vivan donde vivan. La presidenta de la Junta quiso incluir este mensaje en su discurso de fin de año.

  • 1