Economía

La previa a la huelga ‘se calienta’

Los sindicatos plantean servicios mínimos de transporte con cercanías y vuelos nacionales

el 20 sep 2010 / 09:34 h.

Los líderes de CCOO-A y UGT-A, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana, ayer.

CCOO y UGT presentaron ayer al Ministerio de Fomento su propuesta de servicios mínimos del transporte para la huelga general del 29-S, que pretende suprimir los vuelos internacionales desde los aeropuertos españoles y los trenes que no sean cercanías.

La propuesta de los sindicatos, que contempla todo el territorio nacional y todos los medios de transporte -aéreo, ferroviario, marítimo y por carretera-, se basa en la orden ministerial de 2002 del entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, según explicaron los secretarios de Organización de CCOO y UGT, Antonio del Campo y José Javier Cubillo, respectivamente.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, abogó para que el próximo 29-S se pueda "conciliar" el derecho a la huelga con el derecho a la movilidad y al trabajo, e insistió en que la movilización no cambiará la reforma laboral, que es "absolutamente imprescindible y necesaria".

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, discrepó, al afirmar que la reforma sigue siendo "reversible" y que el paro general será "masivo". A su juicio, las huelgas "siempre han tenido efectos" y ésta "no va a ser una excepción".

Aunque para CCOO y UGT la propuesta cuenta con grandes posibilidades de acuerdo al estar basada en esa orden ministerial, en aquella ocasión no fue posible el acuerdo. Fue la petición de paralizar los vuelos internacionales la que impidió un acuerdo, aunque unos años más tarde recibió la aprobación de los tribunales.

El secretario general de la Federación estatal de Transportes de UGT, Comunicaciones y Mar, Miguel Ángel Cillero, hizo hincapié en que la intención de los sindicatos es, en principio, el acuerdo, por lo que criticó que la patronal esté solicitando de antemano la intervención de las fuerzas públicas.

La propuesta de servicios mínimos fue recibida por Fomento en un clima de "cordialidad" y se fijó para la tarde de hoy la reunión entre el Ministerio y los sindicatos para analizarla y comenzar la negociación.

En el caso de Andalucía, la Junta y los sindicatos ya han cerrado prácticamente los mínimos que se establecerán en los servicios esenciales para la comunidad durante la huelga y en la mayoría de los casos serán iguales a los de un domingo o un festivo.
En cuanto al transporte aéreo, se contempla mantener un vuelo por trayecto de ida y vuelta en los servicios entre los principales aeropuertos nacionales. Entre la península y las islas y Melilla, se plantea mantener un vuelo por trayecto de ida y vuelta.

También se aceptarán los vuelos intercontinentales de llegada al territorio nacional que hayan despegado antes de las 00.00 horas. Los sobrevuelos previstos normalmente habrán de variar su plan de vuelo para evitar el espacio aéreo español.

Respecto al transporte ferroviario, pretenden que sólo funcione el 25% de los trenes de cercanías y del metro, lo que sólo se aplicaría en horas punta, con un tren cada 30 minutos entre las seis y las nueve de la mañana y entre las cinco y las ocho de la tarde. En cambio, no circularían trenes de largo recorrido.

La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, aseguró que el Gobierno hará lo que tiene que hacer, que es garantizar los servicios en el sector de los transportes, de manera que éstos no se vean interrumpidos por una huelga "legítima". Mientras, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, confió en que "los decretos de los servicios mínimos garanticen el acceso y el derecho al trabajo de aquellos que lo quieran hacer".

«Hay que cerrar los bancos sí o sí»

Los sindicatos van a intentar que el 29-S "no haya ninguna actividad bancaria y que ningún cliente aparezca por las oficinas de los bancos" porque este sector es uno de los "responsables" de la crisis económica, de la pérdida de millones de empleos y del colapso de la actividad de las pymes.

El secretario general de UGT-Andalucía, Manuel Pastrana, lanzó ayer este mensaje ante las puertas del Banco de España en Sevilla, donde más de 150 delegados sindicales se concentraron para reivindicar que "otra banca es posible". "Los bancos el día 29 hay que cerrarlos o cerrarlos", apostilló Pastrana, quien abogó por dar el día de la huelga general una "respuesta a la avaricia, los desmanes y la especulación, así como por el sufrimiento que ha provocado la banca".

Algunos de los manifestantes iban vestidos con trajes de chaqueta y caretas con los rostros del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

"Un sindicalista en la puerta de Banco España con semejantes personajes detrás se siente bastante inseguro", dijo el secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, quien culpó de la crisis a los que controlan el sector financiero y al gobernador del Banco de España, que "han marcado una política de especulación para mantener los mismos niveles de beneficio a costa de los más débiles", al tiempo que también reseñó la responsabilidad de un "Gobierno débil con el sector financiero". 

Los inspectores no confían en que la reforma cree empleo

La reforma laboral no servirá para reducir las cifras de desempleo y de temporalidad y, por el contrario, generará un deterioro de las condiciones de trabajo, según un manifiesto firmado por un grupo de inspectores de Trabajo al que tuvo acceso Europa Press.

Según argumentan, la "resurrección" pretendida del contrato del fomento de la contratación estable, con una indemnización por despido de 33 días por año, "no va a fomentar la contratación indefinida", como, a su juicio, demuestran los datos de los primeros meses de aplicación de la reforma.

Además, señalan que las novedades introducidas para frenar la temporalidad, como la limitación del contrato por obra a tres años o la subida de la indemnización por fin de contrato a dos días por año, no estarán plenamente vigentes hasta 2015 y no inciden en las verdaderas causas del abuso de este tipo de contratación: el amparo de una amplia regulación legal y la debilidad del derecho sancionador para los supuestos de contratación en fraude de Ley.

Y lejos de solucionar los grandes problemas del mercado laboral, la reforma ocasionará, según estos inspectores, un deterioro de las condiciones de trabajo porque "introduce notables ventajas para el empresariado y ninguna mejora para los trabajadores".

El manifiesto explica que la flexibilidad que introduce en las causas del despido y el pago de parte de las indemnizaciones por el Fogasa "busca más despidos objetivos y más baratos".

Denuncian que la pretensión de eliminar la negociación colectiva sectorial o provincial para potenciar únicamente la empresarial sólo aspira a "conseguir una rebaja generalizada de salarios por la vía de la inexistencia de convenios" y, por tanto de todo régimen salarial, en tanto que muchos trabajadores de pymes no tendrán suficiente fuerza para negociar convenios a nivel de empresa. Otro de los puntos negros es la facilidad de los empresarios para modificar las condiciones de trabajo establecidas. 

  • 1