domingo, 17 marzo 2019
09:45
, última actualización
Deportes

La previa: Un examen y una sentencia

Los ecos del derbi, más bien los ecos de la alineación dispuesta por Manolo Jiménez persisten en el ambiente, tanto que han cobrado un protagonismo clave en el encuentro de hoy ante el Espanyol, equipo que pone a prueba la peculiar teoría rotativa del técnico y la paciencia de la grada.

el 15 sep 2009 / 15:41 h.

Los ecos del derbi, más bien los ecos de la alineación dispuesta por Manolo Jiménez persisten en el ambiente, tanto que han cobrado un protagonismo clave en el encuentro de hoy ante el Espanyol, equipo que pone a prueba la peculiar teoría rotativa del técnico y la paciencia de la grada.

Fuera su intención o no, lo cierto es que Manolo Jiménez se ha convertido en el auténtico protagonista del partido de esta noche ante el Espanyol. Por un lado, sus peculiares teorías y sus explicaciones, más allá de lo poco o mucho convincente que sean, se ponen a prueba ante el equipo catalán.

Curiosamente, la alineación prevista para intentar superar a los 'periquitos' será la que muchos sevillistas habrían deseado ver en el derbi, pero claro, ellos no conocen el interior del vestuario como el técnico del Arahal ni el estado de los jugadores.

Eso por una parte, porque por otra el choque de hoy, sin llegar a ser un referéndum, se ha convertido, por obra, gracia y única responsabilidad del entrenador en plebiscito sobre el respaldo que puede llegar a tener de la grada cuando la cosa se ponga fea. Porque también es sintomático que, sin haber perdido ante el eterno rival, y con el equipo invicto en los últimos cinco meses, provoque tanto debate.

El caso es que el partido ha cobrado una trascendencia impensable cuando se sorteó el calendario. Lo único que empezaría a provocar el perdón, difícilmente el olvido, de la mala imagen sevillista en el derbi es una victoria ante el Espanyol. Un victoria además que devolvería a los nervionenses a la zona noble de la clasificación.

Por contra, una derrota podría acarrear muchos efectos colaterales que ya incluso se intuyen en el vestuario -Maresca prevé impaciencia de la grada- y echaría por tierra el único clavo al que se agarra este Sevilla de Jiménez para mantenerse sólido, los resultados. Juego, por ahora, no hay. Si faltaran también resultados...

Prever la alineación inicial que Manolo Jiménez puede disponer esta noche, y el resto de las jornadas, ya se ha convertido, a tenor de los antecedentes, en tarea ardua. Con todo, es de suponer que el mayor peligro sevillista, sus hombres de banda, vuelvan al equipo inicial.

Atendiendo a las explicaciones del entrenador del Arahal, también se renovará la medular, probablemente con Maresca y Fazio, e incluso parte de la defensa. Fernando Navarro y Squillaci podrían regresar. No así Konko, al que Jiménez ha decidido dejar al margen para que se ponga al nivel físico del resto de sus compañeros.

Por tanto, Mosquera, al que el técnico vio bien ante el Betis porque "Mark González nunca le superó en velocidad", podría repetir en el lateral derecho. Ver para creer. También podría tener alguna opción Crespo, que junto a De Mul es el único futbolista que no ha debutado esta temporada en partido oficial, al margen del portero Javi Varas.

Menos incertidumbre crea la delantera. Chevantón dará respiro casi con seguridad a uno de los dos delanteros para que llegue fresco al Vicente Calderón.

Curiosamente, una vez más, cuando el río anda revuelto por Sevilla, aparece el Espanyol -como hace tres años cuando surgieron las dudas con Juande-, que tampoco ha perdido y es colíder. Eso sí, viene sin Tamudo.

  • 1