viernes, 22 marzo 2019
20:02
, última actualización
Local

La previsión del temporal volvió a quedarse corta

Las alertas estaban activadas en todas las comunidades que el sábado fueron arrasadas por el vendaval, pero, de nuevo, las previsiones meteorológicas "se han quedado cortas", según reconoció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcalba.

el 15 sep 2009 / 21:42 h.

TAGS:

Las alertas estaban activadas en todas las comunidades que el sábado fueron arrasadas por el vendaval, pero, de nuevo, las previsiones meteorológicas "se han quedado cortas", según reconoció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcalba.

Nadie se esperaba que en un sólo día pudiesen perder la vida 10 personas, entre ellas los cuatro niños que perecieron al derrumbarse el pabellón deportivo de Sain Boi de Llobregat (Barcelona). Rubalcaba, admitió que "es verdad que ha sido un temporal impresionante y una vez más nos encontramos con algo fácil de entender, y es que las previsiones meteorológicas se han quedado cortas", declaró Rubalcaba, quien afirmó que, no obstante, "estaba todo el mundo avisado y estaban los servicios de alertas".

El suceso de Sant Boi de Llobregat consternó ayer a todo el país y para evitar especulaciones, el alcalde del municipio, Jaume Bosch, aseguró por activa y por pasiva que la instalación estaba en "buen estado". Sin embargo, ayer el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura, en declaraciones a la Cadena SER no se atrevió a tanto. Admitió que "sorprende" la magnitud del derrumbe de Sant Boi, pero evitó afirmar que el polideportivo no presentaba problemas, se limitó a decir que "espero que en pocos días tengamos un informe que nos permita hacer un diagnóstico exacto de qué ocurrió", indicó Saura.

Mucho más tajante fue Antonio Ribera, un vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) y antiguo trabajador de la construcción, quien aseguró que la tragedia de Sant Boi se podía haber evitado si los bloques de cemento con los que estaba hecho el pabellón hundido no hubieran estado huecos.

Ribera, que tiene un nieto que salió ileso de la catástrofe, explicó que esos grandes ladrillos con los que estaban construidas las paredes del edificio son huecos, por lo que, para garantizar su consistencia, deben ir rellenos de hormigón y de un forjado de varillas de hierro. El jubilado aseguró que si el muro del campo de béisbol municipal hubiera cumplido estas condiciones, no se hubiera derrumbado. "El viento se hubiera llevado la chapa, pero la pared no la tira", subrayó.

Aunque el temporal estaba remitiendo en todas las comunidades, una persona resultó herida en Galicia. El consejero gallego de Industria, Fernando Blanco, confirmó que un operario que trabajaba en el restablecimiento de los servicios eléctricos sufrió graves quemaduras por lo que tuvo que ser ingresado en el Complejo Universitario de A Coruña.

De hecho, ayer en Galicia, donde el sábado perecieron tres personas por el temporal, todavía 86.300 clientes permanecían sin suministro eléctrico y 35.000 estaban incomunicados por telefonía fija y más de 11.000 sin ADSL.

Además, en Cataluña, 45.000 hogares continuaban también ayer sin luz, aunque fuentes de la Generalitat indicaron que la compañía eléctrica estaba trabajando de "forma contundente e importante" para garantizar que hoy por la mañana el suministro estaría normalizado en toda la comunidad.

Otra comunidad muy afectada por el fuerte vendaval fue el País Vasco donde ayer cerca de 18.000 clientes de Iberdrola, la mayoría de Vizcaya, seguían al mediodía sin suministro eléctrico en sus hogares.

Por su parte, en Valencia estaban puestas todas las miradas por los dos incendios: uno en La Nucia (Alicante), que obligó a evacuar a cerca de 14.000 personas, y el otro entre los municipios de Genovés y Barxeta (Valencia). Ayer los dos fuegos estaban controlados y los vecinos pudieron regresar a sus viviendas, aunque los daños eran muy importantes. En el fuego de La Nucia se quemaron un millar de hectáreas y en el de Barxeta unas 100 hectáreas.

Nieve. Aunque la situación meteorológica mejoró ayer, Protección Civil y Emergencias avisó a las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno de siete comunidades autónomas por vientos costeros y nieve que se pueden prolongar hasta el día de hoy.

Por la previsión de vientos costeros fueron avisadas las comunidades de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Melilla, mientras que el aviso de nieve fue para Asturias, Cantabria, País Vasco, Andalucía y Madrid.

Además, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) amplió la alerta naranja por nieve en las sierras de Cazorla y Segura, en la provincia de Jaén, una situación que se activó hasta las 18.00 horas de hoy. Asimismo, la alerta estaba activa por viento hasta las 0.00 horas de hoy en toda Andalucía. La provincia más perjudicada es Cádiz, donde el viento podrá alcanza hoy en el Estrecho de Gibraltar rachas de hasta 80 kilómetros por hora.

  • 1