Local

La primera crisis del PGOU

La crisis inmobiliaria podría ensombrecer el desarrollo de los nuevos barrios previstos en el Plan General de Sevilla. Sólo si la iniciativa pública se convierte en el motor de estos proyectos podrían evitarse retrasos.

el 15 sep 2009 / 03:26 h.

TAGS:

La crisis inmobiliaria podría ensombrecer el desarrollo de los nuevos barrios previstos en el Plan General de Sevilla. Santa Bárbara, Villanueva del Pítamo, Buen Aire... Sólo si la iniciativa pública se convierte en el motor de estos proyectos podrían evitarse retrasos.

La mala racha inmobiliaria ha provocado, por ejemplo, que la constructora andaluza Sando acometa este año un proceso de desinversiones en activos por valor de 300 millones de euros, y entre las filiales en las que quiere soltar lastre se encuentra DUSE, la que acometerá el mayor proyecto urbanístico de la historia de la capital hispalense, Santa Bárbara, con 12.000 pisos en Sevilla Este.

Los terrenos de Santa Bárbara constituyen la principal reserva de suelos de Sando y, de hecho, tasadoras independientes le otorgan 1.200 de los 3.169 millones en que están valorados los activos totales inmobiliarios de la compañía.

Algunas de las empresas promotoras con suelos en expansión en la capital hispalense tienen o podrían tener pronto problemas de financiación. La crisis del sector inmobiliario ha hecho que los bancos ya no fíen como antes, así que la solución para muchos empresarios está en demorar el inicio de los proyectos. No se dan buenas condiciones para construir (los pisos no se venden con tanta facilidad y los precios ya no crecen como antes), así que lo mejor es esperar a que el temporal remita.

"La VPO no es rentable". Además, "habrá que ver si los proyectos son viables con tanta vivienda de protección oficial". Lo apunta el gerente de Gaesco, Manuel Sillero, quien recordó que el 40% de los pisos se destinarán a VPO. Por este motivo argumentó que la Junta de Andalucía tiene que concretar ya su plan de vivienda y suelo, en el que se incluirán medidas para que los constructores vean rentable la construcción de pisos protegidos. Por el momento, su jefe de filas, Miguel Rus Palacios, deja claro en una entrevista con Europa Press que los precios que se barajan para las viviendas protegidas que ha de asumir el sector privado por el Pacto Andaluz de Vivienda (300.000 VPO en diez años) "no hacen rentable" su construcción.

Según los empresarios, para que el pinchazo de la burbuja inmobiliaria no afecte a los nuevos barrios sevillanos es necesario un marco financiero fuerte y una política de VPO "adecuada", según Sillero. Eso sí, aseguran que ellos siguen siendo los más interesados en desarrollar las grandes bolsas de suelo porque Sevilla es una "inversión de garantías".

Pese a la apuesta del sector por la capital andaluza, lo cierto es que tanto los expertos como la propia Administración local son conscientes de que si la iniciativa pública no se erige como motor de muchos proyectos, éstos podrían dormir el sueño de los justos. Desde la Gerencia de Urbanismo aseguran que se ha detectado una "tendencia" a demorar el desarrollo de algunos suelos por falta de financiación, pero apostillan que dicha situación se puede acelerar "con mecanismos públicos". Esto es, que el Ayuntamiento debe facilitar y fomentar la urbanización de las zonas en cuestión, para así propiciar que los promotores se pongan las pilas.

Por ahora, los empresarios denuncian que el Consistorio no ha hecho todo lo que debía, que no se están construyendo infraestructuras necesarias para la edificación de nuevas zonas residenciales y que, dada la necesidad, deberían agilizar su labor. Además, los constructores y promotores reconocen que existe "algo de retraso" en la ejecución de ciertos proyectos previstos en el PGOU para el primer cuatrienio, esto es, 2007-2011. "No se han empezado a poner en carga algunas zonas", sentencia Sillero.

  • 1