Local

La primera ley de plazos para el aborto obtiene un holgado apoyo

184 diputados respaldan que las menores sólo deban informar a los padres antes de abortar.

el 17 dic 2009 / 21:04 h.

TAGS:

Trinidad Jiménez y Bibiana Aído conversan con la presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso, Carmen Calvo.

Pese a la polémica, la nueva ley del aborto ha sido bien acogida en el Congreso. El Pleno de la Cámara Baja aprobó ayer el proyecto de reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que sitúa en los 16 años la mayoría de edad para decidir sobre el aborto y lo liberaliza hasta las 14 semanas, con 184 votos a favor, 158 en contra y una abstención.


La nueva ley pasará al Senado para su más que probable aprobación definitiva, respaldada por PSOE; PNV; ERC-IU-ICV; BNG; Na-Bai y rechazada por PP, UPyD, UPN y CC. En cuanto al grupo parlamentario de CIU, que tiene libertad de voto, se posicionaron en contra del proyecto siete parlamentarios -tres de CDC y cuatro de UDC-, dos votaron a favor y se registró una abstención.


Durante el debate parlamentario, en las inmediaciones del Congreso seis organizaciones contrarias al aborto se manifestaron con pancartas a favor de la vida y repartieron los denominados Bebé Aído, réplicas de plástico de fetos de doce semanas. La portavoz de Igualdad del PSOE, Carmen Montón, declaró que "la libre maternidad para las mujeres" se ha convertido en "un derecho" y ha dejado de ser "un permiso supeditado a la decisión de terceros". "Legislamos el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad", enfatizó Montón, quien recordó que ayer se cumplió una "histórica" demanda de las "mujeres feministas". En la nueva ley, modificada por siete partidos, destaca la enmienda acordada entre el PSOE y el PNV para que las chicas de 16 y 17 años tengan que informar a sus padres de su decisión de abortar excepto en los casos en los que pueda suponerles "violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones o malos tratos".


Bastará con que la menor alegue verbalmente ante el médico uno de estos motivos para que pueda interrumpir su embarazo. Para el PP estas excepciones van a ser el "coladero" que va a permitir que las menores aborten sin que los sepan sus padres.


Se regula además la objeción de conciencia de los médicos, en un intento de mejorar la calidad asistencial de la práctica del aborto en todo el Sistema Nacional de Salud. La formación sexual formará parte de la educación general de los escolares y los profesionales sanitarios estudiarán en la Universidad la interrupción voluntaria del embarazo. Las ministras de Igualdad y Sanidad, Bibiana Aído y Trinidad Jiménez, respectivamente, se felicitaron por el "amplio" respaldo a la ley, que -dijo Aído- "no defraudará la confianza de miles de mujeres".
Sin embargo, hubo grupos que no estaban de acuerdo, como el PP, que dijo a través de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, que "no había demanda social ni necesidad de modificar la ley". "Tal y como está, si se hubiesen corregido los defectos que ha planteado, era la ley que tenía el mayor consenso", agregó la dirigente popular.


Por su parte, la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) mostró ayer su satisfacción por la aprobación de la reforma, aunque pidió que se concreten varios aspectos de ella, como es la fecha de inicio desde la que se cuentan las semanas de embarazo. El presidente de ACAI, Santiago Barambio, dijo que la reforma era necesaria para dar "más seguridad legal" a la práctica abortiva.

  • 1