Local

La primera roncha: el Betis debe pagar 1,5 millones a la FIFA en 30 días

El nuevo consejo de administración del Betis ya se ha topado con la primera sorpresa: la FIFA le conmina a pagar 1,5 millones por el caso Robert si no quiere perder seis puntos.

el 14 dic 2010 / 16:00 h.

TAGS:

El nuevo consejo de administración del Betis, con Rafael Gordillo al frente, vivió ayer el día número uno de su mandato y, por desgracia para todos sus componentes, tendrán que hacer algo más que comer canapés, como señaló en tono despectivo Luis Oliver en su despedida.

Los consejeros estuvieron todo el día en el estadio hurgando en la realidad de la entidad y no tardaron casi nada en encontrarse de golpe con sorpresas desagradables, como el lamentable estado del despacho del presidente, “lleno de cajas, papeles tirados por el suelo y el cristal de la mesa roto”, según la descripción del propio Gordillo. “Ahí ves cómo de bajas son esas personas para hacer esas cosas. Es su estilo”, dijo en Canal Sur.

José Antonio Bosch visitó el museo, que “no está ni pintado”, y la sala de prensa, “que es de pladur”. “Hay mucho atrezo. En mes y medio han estado montando un escenario y me temo que con la liquidez pasa lo mismo”, intuyó el vicepresidente, aún a la espera de saber si esa cuenta corriente con 2,2 millones de la que presumió Oliver es real o no. Los detalles así abundan: los ordenadores no funcionan en  red, en algún armario aún sobrevive documentación sin valor ¡de cuando Hugo Galera era presidente! Es decir, de hace veinte años. Y en el falso techo de la secretaría técnica, ojo, se acumula la orina que cae de los baños en los días de partido.

La sorpresa más grave, sin embargo, se la encontraron cuando escudriñaron en la superficie de la realidad económica del club y vieron que la FIFA envió el viernes a Heliópolis la sentencia por el caso Robert da Pinho. El club, en su día, no ejecutó la opción de compra sobre el brasileño a pesar de habérselo anunciado al PSV y ha sido condenado a pagar 1,5 millones, la mitad de lo que había establecido el organismo internacional en una sentencia que luego fue recurrida ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte.

El problema es que el Betis, en evidente crisis económica, debe abonar esa cantidad en treinta días “o lo penalizarán con seis puntos en la clasificación”, según advirtió ayer el nuevo vicepresidente, José Antonio Bosch. Esta deuda, como es obvio, no procede de la gestión de Luis Oliver sino de la de Lopera, pero el navarro también es protagonista en esta historia porque ese millón y medio, que no es pecata minuta, no aparecía por ninguna parte en la minidocumentación (dos folios) ofrecida el lunes por el ex consejero deportivo. “Se ve que no lo pusieron en el papelito”, lamentó Gordillo. El nuevo consejo se afanará ahora en hallar una solución, por ejemplo si se puede pagar a plazos.

Otra mala noticia se conoció poco después. Se trata de una promesa de Oliver a la plantilla que no se cumplió precisamente ayer. ¿Casualidad? Los dirigentes no buscan culpables y quieren creer que se trata de un simple problema técnico.

El ex consejero prometió a los futbolistas una prima de 5.000 euros por cabeza pero los profesionales se encontraron con que los bancos no les daban el dinero. La razón es que la firma que validaba la operación hasta ayer mismo ya no vale, como es lógico, y ayer ya no le dio tiempo de acudir al banco para estampar la suya y la de otro consejero.

El consejo ha  acordado que valdrán la firma de Gordillo o Bosch más la de cualquier otro directivo para operaciones no superiores a 250.000 euros y las de todo el consejo para operaciones por encima. El vicepresidente Bosch, en todo caso, tenía previsto acudir a primera hora de esta mañana al banco para resolver el lío.

Buena relación con Mel

A lo largo de la mañana, Gordillo también tuvo la ocasión de charlar por primera vez con el entrenador, Pepe Mel. Ambos posaron en actitud muy cordial y el técnico incluso mostró una foto que guarda en su móvil de cuando era jugador del Betis y compañero del propio Gordillo. "Voy a batir el récord Guinness, voy a ser el único entrenador que tenga tres presidentes", bromeó el técnico. "Tú tranquilo que todavía vas a tener otro", le replicó Gordillo, también sonriente.

El presidente, como es natural, desmintió la "tontería" de que la relación con el míster estaba viciada: "Nos estábamos riendo porque es que hemos sido compañeros. Siempre nos hemos llevado bien", dijo Gordillo, que este miércoles se presentará a la plantilla: "Les diré lo mismo que a Mel, que estamos todos a una y que ellos son la clave de que la cosa funcione mucho mejor. Que no se preocupen de nada", adelantó.

  • 1