Local

La procesión marinera de la Virgen del Carmen anuncia los ‘días señalaítos’

Triana se engalana para vivir sus días señalaítos y empieza a sentirse el ambiente del barrio con actos como la procesión marinera de la Virgen del Carmen de la Parroquia de la O.

el 18 jul 2014 / 00:30 h.

TAGS:

Procesión de la Virgen del Carmen por el río Guadalquivir. / Carlos Hernández Procesión de la Virgen del Carmen por el río Guadalquivir. / Carlos Hernández Triana se engalana para vivir sus días señalaítos y empieza a sentirse el ambiente del barrio con actos como la procesión marinera de la Virgen del Carmen de la Parroquia de la O que ayer se pudo disfrutar por el río Guadalquivir en un barrio donde la devoción a la patrona de los marineros está presente desde hace siglos. No en vano, a ella se encomendaban los hombres de mar cuando embarcaban en el Guadalquivir y de ahí el origen de la Capillita del Carmen que hoy corona el Puente de Triana a la altura del Altozano y que sigue siendo un punto de parada para muchos devotos, aunque nada tengan que ver ya profesionalmente con la mar. Desde hace cinco años, la Hermandad de la Virgen del Carmen de Triana organiza esta procesión fluvial de una imagen que recibe culto en la Parroquia de la O mientras el icono pictórico que históricamente se venera es parada obligada de los devotos en la Capillita del Puente de Triana, donde en los días previos a la procesión de ayer se han celebrado cultos como la salida el pasado martes, víspera de la festividad de la Virgen, del Simpecado de la hermandad por las calles del barrio hasta la Capillita acompañada por los hermanos como final del triduo en honor a la Virgen celebrado los días 13, 14 y 15. El Simpecado, obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, ocupa un hueco de altar en el Templo de la Hermandad de la O, donde el día 16 tuvo lugar la función principal. La procesión arrancó a las 20.00 horas con la salida en andas de la Virgen de la Parroquia de la O hacia el pantalán situado justo detrás del templo de la calle Castilla, donde la imagen fue embarcada para navegar por el río hasta las instalaciones del Club Náutico y regresar de nuevo al mismo punto de embarque regalando en una noche de verano como la de ayer una bella estampa desde cualquiera de las márgenes del Guadalquivir. Hacia las 21.30 horas concluyó la procesión fluvial si bien la Virgen continuó recorriendo el barrio en andas portadas por los hermanos por las calles Castilla, Callao, Antillano Campos, Pagés del Corro y San Jacinto, con una parada especialmente emotiva en la capilla de la Hermandad de la Estrella. Tras ésta, la procesión llegó al Altozano para realizar la tradicional salutación al lienzo primitivo que se venera desde antiguo en la Capillita del Carmen y volver de nuevo por San Jorge, Callao y la calle Castilla de regreso a la Parroquia de la O. La devoción por la Virgen del Carmen en Triana tiene su origen en este lienzo, que ya antiguamente recibió culto junto al tradicional puente de barcas. Al renovarse dicho puente se veneró en la capilla de los Humeros y en 1852, construido ya el puente actual de Isabel II, volvió al Altozano, donde estuvo hasta 1924, cuando hubo que demoler su capilla al ampliarse la calzada y fue temporalmente recogido en Santa Ana. Entonces Aníbal González proyectó el edificio actual regionalista, considerado el «faro mariano sobre el río». El pintor Juan Antonio Rodríguez Hernández remozó modernamente el lienzo, ennegrecido por el humo de las velas.

  • 1