martes, 23 abril 2019
19:49
, última actualización
Local

La profesión también se hereda

Casi uno de cada cuatro hijos trabaja en el mismo ámbito que sus padres.

el 27 feb 2011 / 20:12 h.

TAGS:

La medicina y la abogacía son dos de las vocaciones profesionales que más se heredan.

Es una constante sociológica que el nivel de estudios de los padres influye en el de los hijos y aunque la universalización del sistema educativo ha ido corrigiendo progresivamente la desigualdad, sólo el 10% de los progenitores sin estudios tiene hijos licenciados mientras que este porcentaje se eleva casi al 80% si los padres también tienen estudios universitarios.

Sin embargo, la reproducción generacional no se limita el nivel académico que se alcanza sino también a la ámbito profesional, especialmente en sectores como la agricultura, los trabajos artesanales o los autónomos. Y existe una clara diferenciación por sexos de tal forma que los hijos de mayores siguen los pasos del padre y las hijas de la madre.

Un informe del Centro de Estudios Andaluces, realizado por el investigador de la Universidad de Málaga Óscar Marcenaro, revela que casi un 46% de los hijos trabajan en el mismo ámbito de ocupación que su padre, porcentaje que baja al 22,92% de las hijas. Sin embargo, el 36,43% de las niñas están ocupadas en el mismo sector que su madre frente al 30,37% de los niños.

El estudio habla de ámbitos de ocupación y no de profesiones concretas porque "el catálogo de denominación de las profesiones ha ido cambiando y no es posible hacer comparaciones", explica Marcenaro. Reconoce que profesiones como la medicina o la abogacía han sido tradicionalmente familiares.

Atendiendo a grupos amplios de actividad, la mayor transmisión de padres a hijos se da en los trabajadores agrícolas, los artesanos y trabajadores de la industria y los operadores de instalaciones y maquinarias, donde los casos de coincidencia de padres e hijos con la misma ocupación rondan el 50%. Entre madres e hijas, hay un 50% de casos en los que ambas trabajan en el sector de la dirección de empresas y administraciones públicas y un 60% que comparte trabajos cualificados (menos del 20% de padres e hijos coinciden en este sector).

En ambos casos, el menor índice coincidencia (10%) se da en los empleados administrativos.Marcenaro señala que existe un "efecto imitación" y "cierta inercia" en lo que al trabajo se refiere de los hijos a los padres y "seguirá habiéndola", si bien asegura que está muy relacionado con el nivel de formación que también determina la vía de acceso al empleo.

Así, en contra de la creencia popular de que el enchufismo se da más en las altas esferas, las relaciones familiares o la red de amigos y conocidos son mucho más determinantes cuando padre e hijo comparten un nivel de estudios inferior porque los que cuentan con estudios más altos "tienen el abanico de oportunidades más amplio".

El estudio revela que el 84,8% de los hijos con estudios inferiores a primarios cuyos padres tampoco tienen estudios accedieron a su primer empleo por un familiar (35,9%) o amigos o conocidos (48,9%), mientras que en el caso de que padre e hijo tengan estudios más altos (aunque inferiores a superiores) estas vías sólo suponen el acceso al primer empleo en el 57,3% de los casos. Entre hijos con estudios inferiores a superiores de padres sin estudios recurren a ello el 68%.

  • 1