Local

La propiedad de Kelia admite que no tiene fondos y que la cerrará

Una reunión para constatar lo ya sabido: que la propiedad de la empresa de frutos secos Kelia de Marchena se declara insolvente, no tienen dinero para pagar a los trabajadores ni para comprar materias primas. Al menos ahora, sus trabajadores podrán pedir la ayuda al desempleo. Foto: Antonio Acedo

el 15 sep 2009 / 21:56 h.

TAGS:

Una reunión para constatar lo ya sabido: que la propiedad de la empresa de frutos secos Kelia de Marchena se declara insolvente, no tienen dinero para pagar a los trabajadores ni para comprar materias primas. Al menos ahora, sus trabajadores podrán pedir la ayuda al desempleo.

Los representantes de los trabajadores de Kelia se reunieron ayer con el delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, y con un representante de la propiedad -la sociedad Protugos SL, cuya titular no asistió al encuentro-. El secretario ejecutivo de la Federación Agroalimentaria de UGT, Cipriano Mesa, destacó que "al menos tenemos una respuesta de la empresa que nos facilitará la acción judicial".

El proceso hasta ahora está abierto, ya que la empresa no va a plantear un expediente de regulación de empleo (ERE). "La Administración podrá ahora decretar que ha habido un cierre ilegal" de la fábrica.

Doble vía. El paso siguiente a seguir por parte de los representantes sindicales en el comité de empresa y de los propios trabajadores se abrirá en una doble vía. Mesa afirma que "habrá que emprender demandas por la vía laboral y también podemos emprenderla por la vía penal" contra la propiedad.

Por el momento, la totalidad de la plantilla de Kelia -unos 60 trabajadores con una media de entre 14 y 25 años en la empresa- podrán dejar de ir cada día a cumplir su horario de trabajo, aunque sin nada que hacer, a la fábrica de Marchena, y sin el temor de que si no van les acusen de abandonar su puesto de trabajo. "Una vez que se certifique el cierre, los trabajadores quedarán en situación de desempleo y podrán pedir ayudas", señala el sindicalista.

Y el futuro. Aunque ahora puede que no sea el momento y los trabajadores necesitan un tiempo "podría estudiarse a medio plazo que ellos se hagan con la actividad de la empresa", destaca Mesa, que añade que "es algo que se está planteando y la Administración está dispuesta a apoyar". Sería una buena solución para una plantilla formada por gente joven, en su mayoría, con cargas familiares y a los que la crisis les ha venido por partida doble.

  • 1