Local

La propuesta municipal de reforma de la Carrera Oficial sacrifica 7.000 sillas

el 16 sep 2009 / 07:19 h.

TAGS:

La primera propuesta técnica del Ayuntamiento es como para echarse a temblar. Adaptar a rajatabla la Carrera Oficial a los criterios de seguridad que exige la normativa vigente provocará la pérdida de 7.000 sillas, o lo que es lo mismo, casi un 25% del aforo actual. En el Consejo de Cofradías se han encendido las luces de alarma.

Las primeras cifras que se han puesto encima de la mesa de negociación asustan. El tijeretazo al aforo de la Carrera Oficial para adaptarla a los requisitos legales, técnicos y de seguridad que rigen para la celebración de espectáculos públicos supone, de partida, la pérdida de 7.000 sillas, según los cálculos realizados por el Consejo de Cofradías.

Esta semana los técnicos de la Delegación de Fiestas Mayores remitirán a la institución cofradiera un informe con la primera propuesta de trabajo municipal para la reforma de la Carrera Oficial.

La intención inicial del Ayuntamiento es aplicar sin más miramientos a este espacio los requisitos recogidos en la Ley de Espectáculos Públicos y en el Real Decreto sobre Autoprotección del año 2007 que obligan, entre otras circunstancias, a establecer pasillos de seguridad de 1,20 metros entre las distintas parcelas de sillas, a respetar una separación de 0,85 metros entre respaldos y a utilizar asientos de 0,50 centímetros de anchura.

Si todas estas condiciones técnicas se aplican a rajatabla, el Consejo de Cofradías estima que serán alrededor de 7.000 asientos los que se perderán en el recorrido de la Carrera Oficial (casi un 25% del aforo), en el que se instalan más de 30.000 sillas.

Frente a esta propuesta municipal, el Consejo de Cofradías está elaborando otro estudio técnico sobre la Carrera Oficial empleando sillas de 41 o 42 centímetros de anchura como máximo, lo que disminuiría de manera considerable la sangría de sillas en este espacio. El Consejo no parece dispuesto a asumir el sacrificio de casi un 25% del aforo actual de la Carrera Oficial, y no ya por meros intereses económicos, advierten, sino por los daños que se ocasionarían a miles de abonados a este espacio.

Desde el Consejo de Cofradías se cuestiona el grado de aplicabilidad de muchos de los preceptos recogidos en la normativa vigente. Se arguye, por contra, que muchos de los aspectos recogidos en estas normas son de difícil, por no imposible, cumplimiento en un entorno como el de la Carrera Oficial, caso de la obligación de que las sillas deban estar grapadas entre sí para no desplazarse, algo que impediría al Consejo desmontar diariamente las parcelas de asientos.

El Consejo de Cofradías apremia además a la consecución de un "acuerdo lógico" a la mayor brevedad, ya que el proceso de negociación se antoja intenso y duradero y en el próximo mes de diciembre ya se deben estar remitiendo las primeras cartas de pago a las personas que deseen renovar su título de abonado de la Carrera Oficial para la Semana Santa de 2010.

En la actualidad, el Consejo de Cofradías abona un canon de 48.000 euros al Consistorio por ocupación de las sillas en la vía pública, recaudando a cambio una cantidad cercana a los tres millones de euros, dinero que se reparte entre las cofradías en función de su número de pasos.

En una reciente entrevista con El Correo, la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, insistía en la idea de que la pérdida de sillas a que obligaba la adaptación de la Carrera Oficial llevaría al Consejo de Cofradías a solicitar la ampliación de la Carrera, vieja aspiración municipal.

  • 1