Local

La protesta no paraliza el país

La industria cierra, el transporte funciona con servicios mínimos y el comercio resiste.

el 29 sep 2010 / 20:33 h.

TAGS:

Un piquete delante de una de las tiendas abiertas en la céntrica calle Sierpes de Sevilla.

La huelga general consiguió ayer parar gran parte del sector industrial, sobre todo el de la automoción, pero no logró frenar la actividad del país, como pretendían los sindicatos UGT y CCOO, convocantes de la protesta. El seguimiento fue tan "dispar" que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, eludió dar cifra total de la participación.

No obstante, el transporte también resultó afectado a primeras horas de la mañana debido a la presencia de piquetes que impidieron el paso de autobuses hacia sus rutas habituales, por lo que fue necesaria la intervención de las Fuerzas de Seguridad.La séptima huelga general de la democracia tuvo un seguimiento del 70%, según los sindicatos; mientras que el Gobierno, que no quiso entrar en una guerra de cifras, sólo dijo que en la Administración del Estado paró el 7,52% del personal. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, eludió anoche dar una cifra global sobre la huelga por su "seguimiento desigual" según sectores y territorios y optó por ofrecer sólo "datos contrastados". Consideró que la huelga ha tenido un "efecto moderado", sin incidentes destacables, al tiempo que valoró la responsabilidad de los sindicatos al garantizar el cumplimiento de los servicios mínimos en el 98,7% de los casos.

Lejos de la habitual guerra de números, los parámetros objetivos del consumo. La demanda de gas de ayer fue un 10% inferior a la media registrada un miércoles cualquiera; mientras que la de electricidad era a las 19.00 horas un 14,6% menor a la prevista inicialmente para esa hora en caso de no haberse producido la huelga general.En cualquier caso, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, calificaron este día de "éxito" de participación y de "democracia", "un clamor de víctimas" -subrayó Méndez-, y reiteraron que el Gobierno debe rectificar y "volver a la senda de la razón". El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, les tendió la mano e insistió en que confía encontrar "cauces de diálogo" tras la huelga.

Los incidentes. Según los sindicatos, el paro se desarrolló con menos incidentes que en otras movilizaciones, pese a que más de cien personas fueron detenidas en España por participar en altercados y actos vandálicos, principalmente en Barcelona y Getafe. En Madrid hubo 38 detenciones y la Policía disparó al aire en el exterior de la factoría EADS-CASA de Getafe. Allí nueve personas resultaron heridas y otras 1.500 fueron identificadas por la Policía para determinar si había acciones contra ellas.

En Barcelona, los antisistemas aprovecharon la jornada de huelga general para convertir el centro en un campo de batalla contra las Fuerzas de Seguridad, con saqueos y daños a comercios y la quema de contenedores que utilizaron como barricadas. Estos sucesos se han saldado con al menos 43 detenidos.La jornada culminó con manifestaciones en todas las capitales de provincia y una gran movilización en Madrid donde participaron los máximos dirigentes de CCOO y de UGT. En conjunto, más de un millón y medio de personas intervinieron en estas concentraciones para expresar su rechazo a la reforma laboral, según datos de CCOO y UGT. Las manifestaciones más numerosas por participación fueron las de Madrid, con 500.000 personas, y Barcelona, con 400.000.

La patronal. En una huelga general que, según los cálculos del PP, costará a los españoles 2.000 millones de euros, también quiso hacerse oír la patronal. Además de sus cifras, los empresarios criticaron los piquetes "coactivos" que obligaron a cerrar comercios.

El sector industrial fue el más afectado por el paro general. Corbacho admitió que en sectores como el del automóvil la huelga se secundó casi al 100%, mientras que en la hostelería el seguimiento fue del 3% y en los comercios, una media del 10%.En el caso del transporte, la proporción de trabajadores que hicieron huelga fue del 21%. Fuentes del sector de la automoción cifraron en 17 las plantas de fabricación que no abrieron ayer, pertenecientes a once grupos automovilísticos, a excepción de la fábrica de Mercedes en Vitoria.Los aeropuertos operaron el 40% de los vuelos. Según AENA, los servicios mínimos pactados con el Ministerio de Fomento para doce aeropuertos se cumplieron con normalidad, al igual que en el transporte por carretera y los puertos. Sí se registraron incidencias en los ferrocarriles de vía estrecha (FEVE) en el Norte.

Los mayores problemas se registraron en el transporte urbano, en especial en los lugares, como Madrid, en los que no se habían pactado los servicios mínimos y a primera hora de la mañana, los piquetes informativos bloquearon las cocheras en varias ciudades, salvo para el Metro. Los mercados centrales, como Mercamadrid o Mercabarna, fueron otro de los objetivos de los piquetes durante la noche, aunque la situación se resolvió temprano. Si bien, tanto fuentes sindicales como policiales aseguran que la actividad se redujo entre un 80 y un 100% en las primeras horas.

Por el contrario, el seguimiento de la huelga en el comercio fue reducido. El secretario general de la CEOE, José María Lacasa, apuntó que el 95% de los comercios abrieron por la mañana sus puertas, mientras que el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, señaló que la huelga sólo tuvo éxito donde actuaron "piquetes coactivos".

 


  • 1