miércoles, 24 abril 2019
23:31
, última actualización
Local

La provincia aún crece en población pese al saldo migratorio negativo

Frente al descenso generalizado en España, Sevilla registró un incremento demográfico de 1.797 habitantes. El aumento obedece al crecimiento vegetativo ya que hubo más salidas a otras provincias o países que llegadas

el 26 jun 2013 / 00:18 h.

TAGS:

33 Frente a los 6.544 inmigrantes llegados del extranjero, 5.884 retornaron y 1.329 españoles emigraron. 33 Frente a los 6.544 inmigrantes llegados del extranjero, 5.884 retornaron y 1.329 españoles emigraron. España perdió población el año pasado por primera vez desde que se recogen datos demográficos anuales (1971) pero ni Andalucía ni Sevilla siguieron esta tendencia. La comunidad fue, junto a Baleares y Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, uno de los pocos territorios que creció en habitantes, un 0,2%. Cinco fueron las provincias andaluzas que empujaron la población al alza y Sevilla fue una de ellas, la única no costera. De hecho, de las 13 provincias españolas donde aumentó la población Sevilla fue la única de interior junto con Badajoz, aunque ésta apenas ganó 97 habitantes. El saldo demográfico fue así positivo y a 1 de enero de 2013 la provincia contaba con 1.936.218 habitantes, 1.797 más que en julio 2012. El aumento es atribuible a que el crecimiento vegetativo sigue siendo positivo ya que en lo que respecto al flujo migratorio fue, como en el resto del país, negativo. Si la provincia recibió 6.544 inmigrantes procedentes del extranjero, 7.213 se marcharon. Tampoco las migraciones interprovinciales aportaron población porque mientras 15.499 sevillanos se marcharon a otras provincias españolas, desde otros territorios del país llegaron a Sevilla 13.843 personas. Curiosamente, en lo que respecto a los flujos migratorios nacionales, las provincias receptoras de sevillanos son las mismas que aquellas desde las que llegaron personas que se afincaron en Sevilla. Se trata, por este orden, de Madrid, Málaga, Huelva, Cádiz y Barcelona, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Respecto al flujo migratorio al extranjero, de las 7.213 personas que salieron de Sevilla al exterior solo 1.329 eran españolas, por lo que los 5.884 restantes se pueden considerar retornos de extranjeros a su país de origen o a otros territorios donde probar suerte. De los que 6.544 que llegaron procedentes del extranjero, 600 eran españoles (por tanto también un retorno o nacidos en el extranjero pero de padres españoles que tienen así la nacionalidad) y 5.944 eran de origen foráneo. Los datos provinciales publicados no concretan los países de origen de los inmigrantes o los retornados. Perfil // Con todo, el porcentaje de población extranjera sobre el total en la provincia de Sevilla se mantiene en el 3,9%. De los 1.936.218 habitantes, 76.504 son de otro país. La población extranjera bajó en conjunto en 148 personas mientras que la nacional subió en 1.945, por lo que el saldo final arroja un crecimiento demográfico de 1.797 personas, un 0,09% de incremento respecto a 2012 frente al 0,2% del conjunto de Andalucía. A nivel nacional, la población bajó un 0,2%. ¿Y qué perfil tiene esas 1.936.218 personas que actualmente, o al menos a fecha 1 de enero, residen en Sevilla? Pues sigue habiendo más mujeres que hombres (50,9% frente a 49,1% respectivamente) y los grupos de edad más numerosos se sitúan entre los 35 y los 49 años. Eso sí, los sevillanos centenarios también aumentan y ya son 376 los que pueden decir orgullosos que han soplado las cien velas. El incremento de población en Sevilla es el segundo mayor de Andalucía pero a mucha distancia de Málaga, que aumentó su vecindario en 8.443 y de hecho fue la provincia española con mayor crecimiento demográfico. Tras Sevilla, Cádiz engrosó su población en 1.744 personas, Almería en 1.562 y Huelva en 864. Granada, Jaén y Córdoba perdieron habitantes. A nivel nacional, tras Málaga se situaron Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Baleares, Alicante, Sevilla, Cádiz, Almería, Melilla, Huelva, Guipúzcoa, Ceuta y Badajoz. El dominio de las provincias costeras es claro, destino preferido de ciudadanos europeos para su retiro. Y es que los inmigrantes llegados a España en el último año procedieron principalmente de Rumanía, Marruecos y Gran Bretaña pero mientras len el caso de los rumanos se frenó su llegada y además aumentaron los retornos de los que ya estaban en el país, la llegada de británicos creció un 2,4%. El incremento demográfico registrado en el último año frente a la tendencia generalizada no altera la posición de Sevilla como la cuarta provincia más poblada por detrás de Madrid, Barcelona y Valencia, ya que aunque éstas tres pierden población, la diferencia existente es muy amplia. Tampoco corre el riesgo de perder esa cuarta plaza pese a que la quinta y la sexta, Alicante y Málaga respectivamente, también crecen y en números absolutos más que Sevilla, ya que igualmente también existe una amplia distancia. Los datos publicados ayer por el INE no están desagregados por municipios. En el caso de la capital, cualquier variación demográfica resulta relevante por la competencia con Zaragoza por el puesto de quinta ciudad española.

  • 1