viernes, 14 diciembre 2018
21:08
, última actualización

La provincia camina hacia la aldea

Ayer fue el turno de Tocina y Morón de la Frontera, mientras que hoy salen otras diez hermandades

el 03 jun 2014 / 00:20 h.

María Montiel / Salvador Criado / Alba Poveda Romeros y la carreta del simpecado. Foto: María Montiel Romeros y la carreta del simpecado. Foto: María Montiel Entre cohetes y salves salía camino a la aldea almonteña la Hermandad del Rocío de Morón. La hermandad filial número 106 de la Matriz de Almonte era acompañada por cientos de moronenses que se echaron a la calle dispuestos a despedir a sus peregrinos tras iniciar la salida después de la misa de Romeros en la Catedral de la Sierra Sur. Mientras el simpecado era montado en la carreta los primeros caballistas empezaron a asomar por la Plaza del Ayuntamiento donde los romeros eran esperados por numerosos niños y niñas de los diferentes centros escolares, quienes ataviados con sus típicos trajes de flamencos miraban embelesados las dimensiones de los bueyes que tiraban de la Carreta. Después de la visita en el consistorio pasaron a saludar a las Hermanas de La Cruz, dejando Morón tras visitar el templo Salesiano, donde fueron recibidos por bailes de los alumnos del centro quienes entre sevillanas deseaban un buen camino a la Virgen y su Pastorcillo Divino. Una mañana cargada de emociones en la cual su hermano mayor, Manuel Solano, gritaba los vivas con una mayor ilusión que en años anteriores «ya que cada vez somos despedidos por el cariño de más moronenses». Bajo el sonido del tamboril y de la flauta iniciaban la peregrinación las 16 carriolas que partían ya por la tarde hacia su primera parada en el camino. El simpecado, que este año estrena los ramos de la Virgen imitando las flores de talco antiguas, precedía los más de ciento cincuenta romeros que «irán aumentando conforme nos acerquemos a la aldea del Rocío». Y aunque muchos vecinos no pueden realizar el camino, durante la noche han acompañado al simpecado en la Hacienda Morillo para rezar y cantar al fuego de las primeras candelas. Especialmente emotivo será el paso de la Hermandad por el Guadalquivir donde comenzarán el camino totalmente a pie entre pinares y eucaliptos. El jueves pasarán el Vado del Quema, esperando con ilusión la entrada en el Ajolí el viernes por la tarde. Cinco días de camino desde la ciudad del gallo y hasta la aldea del Rocío durante los cuales sobresalen las voces al grito de «¡Viva Morón y viva la Madre de Dios!». ANIVERSARIO. Tras la salida de las hermandades de Morón y Tocina, hoy es el turno de una decena de filiales de la provincia sevillana. Un inicio del camino que será especial para dos de ellas, la de Santiponce y la de Mairena del Alcor, ya que ambas celebran su 25 aniversario como filiales de la matriz. Un peregrinaje algo diferente para la Hermandad del Rocío de Santiponce, que este año realizará su misa de romeros el martes, una eucaristía que oficiará el obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra. Aunque normalmente su salida la realiza el miércoles previo a Pentecostés, este año el simpecado saldrá a las 19.30 horas de su sede canónica hacia el recinto ferial donde realizarán una pará «para que todo el puebla conozca de primera mano lo que es una convivencia rociera a la luz de la candela», explica el hermano mayor, Andrés Silva. Un total de 32 carriolas y la carreta del simpecado irán acompañadas de más de 450 peregrinos. Este año el simpecado de la hermandad luce como nuevo gracias a la restauración de José Antonio Grande de León. Además, este año se le concedió la Medalla de Oro de la localidad, junto a la de Valencina de la Concepción –ahijada de Santiponce–. La filial número 81, la de Mairena del Alcor, también está de aniversario. Un año en el que además de los más de 200 peregrinos irán acompañados del recuerdo de todos los romeros que fallecieron y que este año harán el camino en la nueva carreta, gracias al empeño de la comisión del aniversario y el grupo joven de esta hermandad. Pero para el hermano mayor de esta hermandad, Manuel García, el momento más emotivo será la entrada a la aldea, «momento por el que llevamos rezando todo el año», sostiene. UTRERA. El Año Jubilar que está viviéndose en Utrera con motivo del cincuentenario de la coronación canónica de su patrona, va a dejar hoy una estampa inédita. En este 2014, el camino de la hermandad del Rocío se iniciará precisamente en el santuario de la Virgen de Consolación. Allí amanecerá hoy el simpecado, para presidir la misa de romeros, que adelanta su comienzo habitual hasta las 8 horas. Este acto marca el inicio oficial a la peregrinación de los utreranos. Aunque tradicionalmente se desarrolla en su sede canónica, la parroquia de San José, pero tendrá lugar este año ante ‘la del barquito en la mano’, a modo de homenaje por la efeméride que está celebrándose en el citado templo. Al término de la eucaristía, el cortejo emprenderá el recorrido por las calles de Utrera, antes de adentrarse por los caminos. Será entonces cuando puedan verse otros estrenos en la carreta del simpecado, como los cuatro nuevos candelabros, el plateado de las ánforas y la instalación de luces eléctricas que funcionarán mediante una batería ALJARAFE. Gran parte del Aljarafe traslada desde hoy su vida a los caminos sevillanos por donde peregrinarán hacia la aldea del Rocío. Una de las primeras en partir será la filial de Camas. A las 8 horas, la misa de romeros dará paso a l camino de los 350 peregrinos, que saldrán una hora después de la Parroquia Santa María de Gracia. Un año en el que la situación económica, pese a que lleva arrastrando varios años, pesa más que nunca, sostiene el hermano mayor, Romualdo Martín. También es el turno de Albaida del Aljarafe, que este año se estrena como filial con el número 113. A las 17 horas, los romeros acudirán a su misa, tras la que darán un paseo por el pueblo con la intención de dirigirse a las localidades vecinas de Olivares y Villanueva del Ariscal, con la que hace unos años realizaron el camino. Mañana volverán a acudir a la misa de romeros, esta vez con su madrina, la filial de Espartinas, con la que realizarán el camino hasta el Ajolí, desde donde por primera vez caminarán como filial a la matriz. Un año en el que «todos los momentos serán emotivos», apunta su hermano mayor, Francisco García. Isla Mayor también sale hoy acompañada de una treintena de carriolas. Pero con poca novedad ya que como dice su hermano mayor, Pascual Ribera, en estos tiempo «toca atender más a la labor social». Además, hoy también sale la filial de Coria del Río. Aunque no sea aljarafeño, Las Cabezas de San Juan inicia hoy su peregrinaje. Un año en el que retoman la tradición de acarrear el simpecado con cuatro mulos, y no con bueyes. Esta filial tiene la singularidad de realizar «todo el camino a tiro de bestias», explica su hermano mayor, Pedro Antonio de Miguel.

  • 1