domingo, 09 diciembre 2018
12:41
, última actualización
Local

La provincia marcará la diferencia

Están en juego doce diputados, de los que ocho estaban en manos socialistas y cuatro en el PP

el 19 nov 2011 / 19:03 h.

TAGS:

Operarios municipales preparan las urnas y papeletas en el almacén municipal de Marqués de Contadero.

"Para ver dónde vamos el 20-N hay que mirar de dónde venimos". Esta reflexión de uno de los dirigentes responsables de la campaña electoral sirve como punto de partida para analizar la relevancia del resultado que salga hoy de las urnas de la provincia de Sevilla. El PSOE viene de alcanzar hace sólo cuatro años un resultado aplastante, con 626.558 votos, un 58% del total, que le dio acceso a ocho diputados y tres plazas de senadores. Le siguió, muy de lejos, el PP. 27 puntos por debajo, casi la mitad de los votos y exactamente la mitad de los diputados, cuatro y un solo puesto de senador. El coste de cada acta del Congreso dejó a los 58.091 votos de IU sin representación alguna por segunda legislatura consecutiva. Ninguna de las 16 formaciones más que concurrían a los comicios logró ni siquiera acercarse al 5% que da acceso a un acta. El resultado en Sevilla fue el espejo de la mayoría socialista, de la derrota de los populares y de la falta de peso político en el Congreso de terceras formaciones como IU.


Pero desde entonces hasta hoy muchas cosas han cambiado. Y el gran termómetro fueron las últimas elecciones municipales. Con una participación mucho más baja y con un debate en el que entran claves muy distintas a las de unos comicios locales, el PSOE y el PP prácticamente empataron en el número de votos. La diferencia se redujo a unos 20.000 y aunque los socialistas se mantuvieron como la fuerza con más concejales en las corporaciones vieron cómo las principales capitales pasaban a manos del PP. Como Sevilla, Écija o Mairena. El número de sufragios del resto de formaciones, situaron a IU sobrada en su primer diputado y al PA prácticamente rozándolo por número de sufragios. Si estos resultados se extrapolaran a las urnas hoy, aún con más participación, el resultado nos llevaría al inicio de esta campaña electoral. A la encuesta del CIS, seis PSOE, cinco PP y 1 IU.


Pero de nuevo las circunstancias han cambiado. La marea azul avanzó casi de forma imparable en las elecciones autonómicas y municipales; el país sigue sin salir de la incertidumbre financiera y los últimos datos del paro han dejado las cifras en torno a los cinco millones de desempleados. Y en este escenario, la provincia no sólo es clave, marca la diferencia.


Los 12 diputados en juego en la provincia son fundamentales para las grandes formaciones. Y de ahí que se hayan centrado buena parte de sus esfuerzos en Sevilla. Para PSOE y PP será determinante a nivel nacional para el resultado final de los comicios: una mayoría absoluta, una simple o una sorpresa en las urnas respecto a lo que han marcado los sondeos. Para IU puede marcar la diferencia entre tener o no un grupo parlamentario y para las minoritarias es uno de sus enclaves señalados en el mapa nacional para conseguir entrar en el Congreso de los Diputados.

 

En juego en la provincia hay 1.505.967 votos, 36.891 más que hace cuatro años. En la capital se concentran una tercera parte de ellos, 545.464, 5.000 menos que en 2008. Y de ahí que este sea uno de los puntos clave de este domingo. En las últimas elecciones generales, con un 73% de participación, el PSOE se quedó con la mitad de los votos emitidos, 209.515, mientras que el PP obtuvo 153.839. La tercera fuerza política, IU, se quedó a larga distancia con 16.542 sufragios. Y dentro de la capital dos distritos mantienen su especial protagonismo. En Este, están en juego 72.955 sufragios y en Cerro-Amate 68.687. La evolución de los últimos dos comicios es paradigmática: en 2008 el PSOE se impuso en ambos con más de 30.000 sufragios, el doble que el PP, pero en 2011, perdió casi 15.000 en ambos e incluso, en el caso de Este-Alcosa-Torreblanca, llegó a ser rebasado por los populares de Juan Ignacio Zoido.


Fuera de la capital el siguiente escenario determinante es Dos Hermanas con más de 90.000 votos en juego. Hace cuatro años, el PSOE logró imponerse con 39.196 sufragios y dejó al PP con 18.187. IU, en un tercer lugar, se quedó con 3.355. Pero en las últimas elecciones municipales, la tendencia cambió. Los socialistas de Francisco Toscano vieron cómo sus apoyos se reducían en 15.000 votos (eso sí, con una participación más baja) mientras que IU duplicaba sus apoyos hasta rebasar los 6.000. El PP se mantuvo en 15.704.


En los otros grandes municipios de la provincia el PP ya logró su vuelco en las municipales. En Écija pasó de una diferencia en su contra de 4.000 votos en las generales a ser la fuerza más votada en las municipales, mientras que el PSOE vio cómo sus apoyos se reducían y otras formaciones como el PA se aprovechaban de la caída. La tendencia fue similar en Mairena del Aljarafe, donde el PSOE perdió 6.000 votos en las municipales con respecto a las últimas generales y en Alcalá de Guadaíra, donde pese a que Antonio Gutiérrez Limones mantuvo la Alcaldía perdió su holgada mayoría absoluta.


De lo que digan las urnas hoy en estos municipios y en el resto de la provincia dependerá cuál es el reparto de 12 diputados, cuatro senadores y, sobre todo, cómo contribuirá una provincia clave al resultado general de las elecciones, un anticipo de la siguiente y definitiva fase para la provincia: las autonómicas de marzo de 2012.

  • 1