martes, 20 noviembre 2018
04:26
, última actualización
Cofradías

La provincia reta a la lluvia

Muchas de las procesiones tuvieron que acortar su recorrido por el mal tiempo.

el 03 abr 2012 / 20:58 h.

Las hermandades de la provincia de Sevilla corrieron mejor suerte que las de la capital hispalense, aunque hubo retrasos en algunas salidas y algunas tuvieron que acortar su recorrido por la lluvia, sí pudieron poner su cruz de guía en la calle y realizar su estación de penitencia.

Alcalá de Guadaíra
Durante todo el día de ayer, la hermandad del Perdón manejó distintos partes meteorológicos que incluso se contradecían entre sí. Un hecho que dificultaba cualquier toma de decisión. Los partes anunciaban que a partir de las 17.00 horas se esperaban varias tormentas, pero finalmente, a las 18.30 se tomó la decisión de realizar la estación de penitencia.

Minutos antes, las puertas de La Inmaculada daban paso a los nazarenos del Cristo que abrían una puerta a la esperanza de este Martes Santo. El Perdón fue la primera que retó a los nubarrones, después de un Domingo de Ramos frustrado, aunque finalmente tuvo que regresar a su templo al sorprenderle un fuerte aguacero.

Utrera
Tardó en llegar, pero finalmente Utrera pudo inaugurar ayer su Semana Santa. Aunque en Martes Santo, la carrera oficial contempló por primera vez el discurrir de una hermandad. Fue la de los Estudiantes, que puso sus dos pasos en la calle y llenó de ilusión a los cofrades utreranos, que al ver salir la cruz de guía rompieron en aplausos. Tras el cabildo extraordinario de la junta de gobierno, los antifaces de color rojo inundaron las calles. La cofradía salesiana, después de que el pasado año tuviera que quedarse en la basílica de María Auxiliadora debido a la lluvia, logró abrir estos importantes días, ya que las cuatro corporaciones anteriores -La Borriquita, La Oración en el Huerto, la Quinta Angustia y los Muchachos de Consolación- tuvieron que desistir en los días previos, por las inclemencias meteorológicas. El final de la procesión de Los Estudiantes se truncó también por la fuerte lluvia y tuvo que acortar su recorrido.

Los Palacios
La hermandad de la Vera Cruz, que ayer sacó al Cautivo, el paso más grande de la Semana Santa palaciega, finalmente pudo hacer su estación de penitencia aunque con una hora de retraso para evitar la lluvia que caía hasta las siete de la tarde, su hora prevista de ponerse en la calle. En su recorrido estuvo acompañada por la banda de cornetas y tambores de la Vera Cruz y de multitud de fieles que le acompañaron en todo su recorrido. Es tal la devoción por esta hermandad que en los últimos años se ha incrementado considerablemente la nómina de nazarenos. Por primera vez este año, las cruces de las penitentas iban delante del paso y no detrás como ha sido hasta ahora la tradición en esta cofradía del Martes Santo.

Morón de la frontera
Con los últimos rayos de sol de la tarde, la hermandad de la Buena Muerte, desafió ayer las inclemencias del tiempo, atravesando el dintel de la puerta de la iglesia María Auxiliadora. Procesionando en posición vertical, el Cristo de la Buena Muerte aún sorprende a los moronenses que no terminan de guardar en la retina la imagen del popularmente conocido como tumbaíto. Bajo un silencio sepulcral, el Cristo de la Buena Muerte se paseó por Morón con cuatro hachones que pertenecieron al paso del Cristo de Pasión y Muerte de Sevilla, cedidos por el imaginero local Manuel Martín Nieto. Tras la música de capilla y los nazarenos, fue la Virgen de la Amargura la que cerró el cortejo.

Écija
Como ya hiciera la hermandad de la Yedra la tarde del Lunes Santo, la cofradía de Santiago adaptó su estación de penitencia a la amenaza de lluvia. Ayer llovió por la mañana y, aunque mejoró el tiempo, las probabilidades de lluvia oscilaban entre el 60 y el 80% a la hora prevista de la salida de la conocida como hermandad de los Estudiantes. Para esquivar esos augurios, el Cristo de la Expiración, la Virgen de los Dolores y el Nazareno de las Misericordias salieron media hora más tarde (a las 20.00 horas), llegaron hasta la tribuna oficial en el Salón y volvieron a su iglesia de Santiago.

  • 1