La provincia de Sevilla se inundó de público para recibir a sus altezas

La jornada de ayer fue mágica. A Sus Majestades les esperaba más gente que en años anteriores ansiosa de vivir unos momentos de ilusión. En la Puebla de Cazalla fueron más madrugadores y llegaron al mediodía.

el 05 ene 2014 / 23:30 h.

El rey Baltasar, en Alcalá de Guadaíra, fue el que creó más expectación entre los niños. El rey Baltasar, en Alcalá de Guadaíra, fue el que creó más expectación entre los niños.   Con información de Toñi Vargas, Salvador Criado, Manuel Rodríguez, Álvaro Romero, María Montiel y Auxi Contreras   FOTOGALERÍA. La Cabalgata de los Reyes Magos en la Provincia     Las caras de ilusión en niños y mayores era común ayer en todas y cada una de las esquinas de los pueblos de la provincia de Sevilla por donde pasaba una Cabalgata de Reyes Magos. Ayer a los mayores se les olvidaban todos los dolores de espalda y no dejaban de agacharse para coger caramelos y en el mejor de los casos algún que otro muñequito de goma o de peluche. Alcalá de Guadaíra: Homenaje a la Banda de Música Local El cortejo formado por 17 carrozas, cinco bandas de música y cien beduinos dejó paso a la ilusión, a la magia y a una lluvia de caramelos. Con puntualidad británica se abrieron las puertas que celosamente guardaban los tronos de los Reyes Magos, y otras 14 carrozas que forman el cortejo Real. Durante la espera, que para los niños se hizo interminable, los mayores contaron cómo Sus Majestades dejan regalos a quienes se hayan portado bien. “Recuerda, abuela que hay que dejarles tres plátanos”, dijo uno de los pequeños, provocando la risa del resto. Los beduinos junto a las bandas de música fueron creando la emoción. “Qué nerviosa estoy. Mira, papá ya sale”. Avanzó la Estrella, encargada de guiar a Sus Majestades por las calles de Alcalá. Hasta 750 personas integraron el desfile, 300 de ellos niños. También participaron cinco bandas de músicas y un centenar de beduinos y al igual que en la edición anterior se repartieron 20.000 kilos de golosinas, “sólo se reparten caramelos masticables con el logotipo de la asociación, ya que, por seguridad, no permitimos otros tipos de obsequios”, explicó el tesorero de la Asociación Amigos de los Reyes Magos, Guillermo García. 20 minutos más tarde se dejó ver Baltasar. Fue uno de los más aclamados, aunque también se aplaudieron otras carrozas como la de los Delfines y los clásicos como la del Soldadito de Plomo, la Bella Durmiente, la de La Vuelta al Mundo o la del Palacio Real con todas las princesas. La de Los Ratones y el Gato, integrada por los niños de entre tres y cuatro años, protagonizó las escenas más simpáticas. El responsable del diseño, Isidoro Villalba, explicó cómo los cuentos clásicos tienen un papel muy importante a la hora de recrear el mundo infantil. “Aunque también realizamos otros. Este año hemos incluido la carroza de las Aventuras de Peppa Pig casi a petición popular”. Además, se han hecho dos guiños emotivos a los ciudadanos de Alcalá, ya que se ha homenajeado a la Banda de Música local en el 150 aniversario de su constitución, y se ha dedicado la carroza del Nacimiento al centenario de los Salesianos.     La carroza de Buda fue la más esperada en Morón de la Frontera por ser novedad. La carroza de Buda fue la más esperada en Morón de la Frontera por ser novedad. Morón de la Frontera: La carroza de Buda deslumbró a todos Un año más la majestuosidad y elegancia han sido las protagonistas en la Cabalgata de Morón de la Frontera. Aunque sólo se ha estrenado la carroza de Buda, el ambiente a la espera de la salida era de nerviosismo para ver, una vez más, las impresionantes cabalgatas que recorren las calles de este municipio de la Sierra Sur. La música y la iluminación visual envolvieron a los vecinos en el ambiente de cada una de las carrozas en todo su recorrido. La tematización de cada una de ellas hizo que se quedaran impresionados ante la magnitud de King Kong y la semejanza de las figuras de Astèrix y Obélix o la Bella y la Bestia. Los Budas asombraron a pequeños y mayores en un cortejo real que no dejó indiferente a nadie. Pero aunque fueron todas las carrozas especiales, Baltasar recibió especial atención. Al grito “¡Que bote Baltasar!” era vitoreado por todos los rincones Alberto Ulecia, profesor desde hace más de 30 años del colegio Salesiano, muy querido entre sus alumnos, quien este año encarnó a este rey. Pero no sólo los moronenses disfrutaron ayer del desfile, sino que la localidad acogió a cientos de visitantes que se desplazaron para ver la cabalgata. Los Palacios y Villafranca: Los reyes llegaron más lejos que nunca Tras las barbas y en su trono, todos los Reyes Magos son igual de magos, pero en Los Palacios y Villafranca, donde Melchor y Gaspar fueron encarnados por Inmaculada Belver y Ana María Sánchez, respectivamente, se hacía ayer, además de magia, historia al darle mayoría a la participación femenina en un cortejo que, desde el principio –a las 17.30 horas–, y con Baltasar encarnado por Enrique Maestre, hizo las delicias de todo un pueblo que se volvió niño ante las 14 carrozas de fantasía que diseñara el pintor local Eduardo Ponce y que, como cada año, ocupaban 250 chiquillos de los distintos colegios y otros tantos adultos. La Estrella de la Ilusión, por su parte, era este año María del Rocío Gómez, del colegio Andrés Bernáldez. Igualmente histórico fue el hecho de que el cortejo volviera a cambiar su recorrido y llegara a barrios por los que nunca pasaron los Magos de Oriente. Esta vez, nada más salir de los aparcamientos de los supermercados Dia y avanzar por la Avenida de Cádiz, los Reyes giraron inmediatamente hacia calles por las que nunca habían transitado, como El Cid, Mariano Benlliure o Santa Isabel, antes de desembocar en la calle Bética y cruzar la Avenida de Utrera hacia calles como Pío XII o Doctor Arruga, que también se incorporaban al itinerario. Por todas ellas, miles de vecinos se afanaban en gritarles a sus Majestades que tiraran, sobre todo, y más allá de caramelos, balones de colores y juguetes. El público aumentó, ya caída la noche, por calles igualmente novedosas para el itinerario de la víspera de la Epifanía como Donoso Cortés o Dos de Mayo, cuyos vecinos agradecían el gesto del alcalde, Juan Manuel Valle (IP-IU) de “democratizar la Cabalgata”. “Es una ilusión muy bonita que mi nieta pueda ver los Reyes en su calle. Esa sorpresa se la perdieron mis hijos, que ya son grandes”, decía Aurori sin dejar agacharse, levantarse y sonreír, cogiendo caramelos al paso de las primeras carrozas y al son de los músicos de charanga vestidos de beduinos. Sus Majestades continúan hoy, como tienen costumbre, por las pedanías de Maribáñez, El Trobal y Chapatales.     Las calles de Tomares se llenaron de público para disfrutar de su Cabalgata. Las calles de Tomares se llenaron de público para disfrutar de su Cabalgata. Tomares: Un dragón formó parte del cortejo La Cabalgata de Reyes Magos lleno ayer de ilusión y magia las calles de Tomares, repartiendo miles de caramelos y juguetes a los niños de la localidad. Un cortejo real espectacular y más multitudinario que nunca, formado por más de 800 personas entre 250 pajes de las carrozas, más de 300 beduinos, 100 personas del dispositivo de seguridad y padres voluntarios y cinco charangas. Un desfile que llegó a Tomares cargado de novedades, con diez nuevas carrozas de fantasía, zancudos y lanzafuegos y un dragón medieval con luces, humo y sonido, que hicieron vivir una tarde mágica a los miles de vecinos. Una gran fiesta de luz y color que partió a las 16.30 horas de la calle de la Fuente, junto al Ayuntamiento, al ritmo de la Banda de Cornetas y Tambores San Sebastián de Tomares, seguida de la Estrella de la Ilusión, representada este año por la vecina Paloma García Manzano, que guió al cortejo desde una deslumbrante carroza iluminada con luces led. Tras la Estrella de la Ilusión, los personajes infantiles de moda del año protagonizaron unas carrozas muy llamativas y animadas, con hilo musical incorporado: Mini en el país de las Maravillas, la Abeja Maya, Mario Bros, Batman, los Pitufos y Gru Mi Villano Favorito. El momento más esperado de la tarde fue cuando los Reyes Magos hicieron su aparición estelar entre las carrozas infantiles para repartir miles de caramelos, juguetes y mucha ilusión a los niños de Tomares. Unos Reyes encarnados este año por los vecinos Damián Contreras, Rey Melchor, el artista Paco Lola, Rey Gaspar, y el empresario Fernando Fúster, Rey Baltasar.     La Puebla de Cazalla: Al mediodía se entregaron los regalos La Puebla de Cazalla es la primera parada de los Reyes Magos. Concretamente, la tradición fija las doce de la mañana como hora señalada para la entrega de juguetes en las casas. Y un año más la tradición se consolidó dándose cita miles de niños en la Plaza de Andalucía y el Cabildo. Allí disfrutaron de una mañana de juegos cantando “Diego toca las campanas que son las doce de la mañana”, mientras esperaban que los Reyes hiciesen su entrega de juguetes. Al repicar de la primera campanada comenzaron las carreras para ir a por los regalos.     El Rey Gaspar de Écija lanzó muchísimos caramelos. El Rey Gaspar de Écija lanzó muchísimos caramelos. Écija: Un trenecito sustituyó a una carroza estropeada A grandes males, grandes remedios. Eso debieron pensar los responsables municipales de Fiestas Mayores cuando una de las 23 carrozas del desfile de los Reyes Magos se estropeó antes de incorporarse al resto en el polígono El Limero. Ante el llanto inconsolable de los niños, el concejal de Festejos, Antonio Cruz (PA), decidió reclutar para la Cabalgata a un tren turístico comercial para no retrasar la salida del desfile. “Tenía a 40 o 50 niños llorando porque no llegaban a la Cabalgata”, calculó el concejal, “así que ¿qué podía hacer yo?”. Solución: los niños cambiaron la carroza navideña estropeada en mitad de la ronda de circunvalación camino de El Limero por el tren comercial; y, por primera vez en la historia de las cabalgatas de Reyes Magos de Écija –al menos, que se sepa– se arrojaron caramelos y regalos desde un tren, que se incorporó sobre la marcha al desfile. Tampoco se limitaron las dádivas nada más que a caramelos, confeti y regalos. Una de las carrozas, con sus ocupantes ataviados como los payasos del célebre Circo de la tele, repartió galletas, salchichas y hasta fuet. Muchos de estos artículos, en la misma Avenida del Valle, durante uno de los parones que ya son habituales en la Cabalgata de Reyes y que aprovechó Tientapanza, el ya también habitual emisario de Sus Majestades en Écija (ocho años lleva saliendo en la Cabalgata) para hacer fotos con su teléfono móvil.     Utrera: Caramelos, chorizos y hasta ropa interior El trabajo voluntario de las personas que integran la asociación cultural Maestro Milla se ve recompensado cada 5 de enero. Utreranos y visitantes volvieron ayer a abarrotar las calles de una ciudad que tiene en la Cabalgata de los Reyes Magos uno de los evento más destacados de su calendario. Desde primera hora de la tarde, muchas fueron las personas que esperaban la salida del cortejo. Era el caso de María, una pequeña de seis años que aguardaba, nerviosa, la llegada de Sus Majestades de Oriente. Su madre, María, daba buena cuenta de ello, al comentar que la niña llevaba despierta desde bien temprano. “Y si estaba así para ver la Cabalgata, verás lo pronto que amanece en mi casa el día 6, para abrir los regalos”, decía entre risas. Algo parecido le ocurría a Rubén, de tres años, que, de la mano de su hermano mayor –de cinco años–, casi no era capaz de reproducir la lista de regalos que había pedido a los Reyes Magos, mientras estaba en el suelo recogiendo caramelos. Y es que fueron muchos los kilos de estos dulces que se lanzaron desde las 15 carrozas. A ellos, como es habitual, se unieron numerosos regalos que, grandes y pequeños, se afanaron en recoger. Peluches, conjuntos de sujetadores y bragas, balones, lámparas, chorizos y salchichones, juegos, estuches... todo lo imaginable reparte cada año la Cabalgata en Utrera. Hasta sobres de café se vieron en la carroza de Baltasar, algo muy ligado al negocio del utrerano que dio vida a este destacado personaje. Las carrozas infantiles han estado este año dedicadas al mundo de los juguetes y a homenajear a los propios Reyes Magos. Junto a ellas estuvieron las ocho con los personajes tradicionales de la cabalgata, entre las que se encuentra la de la Ninfa, con la impronta del Maestro de la Milla, uno de los máximos impulsores de fiesta en su origen, y cuya creación se conserva a modo de homenaje. Y, como no hay fiesta sin música, cinco bandas animaron alegremente el caminar del cortejo por las calles de Utrera, haciendo que el público bailara al ritmo de villancicos y canciones populares. La pirotécnica valenciana Ricasa puso el broche a una jornada que comenzaba en el Ayuntamiento, donde el alcalde hizo entrega previamente de la llave de la ciudad a Sus Majestades.     Gines: Los Reyes visitan los conventos y geriátricos La Cabalgata de los Reyes Magos de Gines volvió a dejar ayer su estela de alegría e ilusión en la localidad, que desde hace más de tres décadas no ha faltado ni un año. Cumpliendo con la tradición, desde las 17.00 horas un total de 10 espectaculares carrozas totalmente artesanas tomaron las calles del municipio. Llenándolas de vida iban la Estrella de la Ilusión (Mercedes López), encargada de abrir el cortejo real y guiar a sus majestades Melchor (José Antonio Esquinas), Gaspar (Isidoro Camino) y Baltasar (José Olivares), y más de un centenar y medio de niños que contagiaron a los presentes de su alegría en este día mágico. No faltaron más de medio centenar de beduinos dando colorido y animando el desfile. Durante el trayecto fueron miles las personas de todas las edades que quisieron acompañar a la comitiva y recoger parte de los 8.000 kilos de caramelos, 25.000 juguetes y 4.000 balones repartidos desde las carrozas.     Niños de la carroza de La Selva en Villaverde del Río. Niños de la carroza de La Selva en Villaverde del Río. Villaverde del Río: La Estrella de la Ilusión brilló con luz propia La reina de las cabalgatas de la comarca de la Vega volvió a ser la de Villaverde del Río. Una espectacular Estrella de la Ilusión convertida en joya abría a una altura no apta para personas con vértigo un cortejo compuesto por 11 carrozas y dos bandas de música. Alrededor de los sones que marcaba la banda Rosario y Victoria, del vecino municipio de Brenes, se iban congregando las miles de personas que acuden cada año hasta esta localidad. No es para menos que se hayan llegado a contar hasta 20.000 visitantes ya que lleva saliendo ininterrumpidamente “desde hace casi 70 años”, como señaló el presidente de la asociación. En la avenida principal es donde mayor número de público se congregó. Sobre todo los foráneos, como los pequeños Rodrigo, Francisco José y Antonio Manuel, que acuden todos los años desde Brenes con sus madres y titas. Para Rodrigo fue su primera Cabalgata, pero para Francisco José, de tres años, “es muy bonita pero la de Brenes también lo es”. Claro, a cada uno le tira los suyo pero Villaverde le tira a todo el mundo. Ya en las inmediaciones de la Iglesia se pudieron ver las carrozas desde más cerca, se pudieron hasta tocar, y se pudieron también saborear los momentos más emocionantes del cortejo. Las personas en los balcones vitorearon a la Estrella, encarnada por la joven Inmaculada Magro, y los Reyes hicieron de las suyas lanzando los mayores puñados de caramelos y demás artilugios. Hasta mantas iba tirando el rey Gaspar que, en esta localidad, va el primero de los tres. “El primer año se equivocaron”, relató la vecina Maribel Cobos, “y ya siempre salen así”. Antonio Chaparro encarnó a su majestad y llegó a bajarse de la carroza para saludar a “unos enfermos que no pueden asomarse a la puerta a verlos”, apuntó Maribel, para quien esta celebración “es la mejor que tiene el pueblo”.     Guillena: El desfile volvió a cautivar por su belleza La Cabalgata de Reyes Magos, la única viviente de la provincia de Sevilla, volvió a causar sensación. Este año el cortejo estuvo compuesto por 17 carrozas: 11 pasajes bíblicos, los tres Magos de Oriente, la Estrella de la Ilusión, dos Estrellas infantiles (con carrozas de Pepa Pig y Violetta), la Banda Municipal de Guillena y un séquito de pajes a caballo. En total son más de 300 personas. Las calles de esta localidad, muy próxima a Sevilla, se volvieron a llenar de público que no quiso perderse los pasajes interpretados por los propios vecinos de la localidad. Cada carroza es diseñada, organizada y confeccionada por los mismos que se suben en ellas para protagonizar los pasajes. En esta Cabalgata no faltaron tampoco sus Majestades de Oriente que este año fueron Ana Rosa Valero que representó a Melchor; Miguel Gómez Serrano que fue Gaspar; y Aitor Medina Juan como Baltasar. Por cierto, sus carrozas también son diseñadas con esmero. Como cada año fue impresionante la cantidad de caramelos (3.000 kilos) y regalos (4.000 balones) que tiraron Melchor, Gaspar y Baltasar. Una cantidad que se incrementó con otros regalos que aportó cada majestad a su carroza.     Carmona: Sorpresa en los centros benéficos Renovando un año más esta costumbre, los monarcas visitaron ayer las residencias de mayores San Pedro, La Alameda y El Recreo, el colegio de las Hermanas de la Cruz, el Hogar de menores San Juan de Ávila y los conventos de Santa Clara y las Descalzas. Asimismo, sus Majestades entregaron a las Cáritas Parroquiales regalos para 25 niños de la localidad. Tras las visitas, se celebró una de las cabalgatas con mayor tradición y más bellas de Andalucía que recorre las calles de Carmona desde el año 1956 y que cita cada año a un mayor número de visitantes. El cortejo estuvo formado por 15 carrozas, más de dos mil personas y cinco agrupaciones musicales. A su paso, la Cabalgata repartió más de 270.000 unidades de gominolas, frutos secos, chocalatinas, peluches, balones y juguetes.     La Rinconada: Los balones del Betis fueron muy codiciados              La Cabalgata de los Reyes Magos de La Rinconada volvió a congregar, un año más, a miles de personas por las calles de la localidad. En esta ocasión los reyes estuvieron encarnados por Raúl Amián, gerente de El Correo de Andalucía, que hizo de Melchor; Gaspar fue Luis Limones, que representa a un grupo de amigos de San José de La Rinconada; y Baltasar fue Rafael Bohórquez, director de la sucursal de Fremap de La Rinconada. Como es habitual en este cortejo de ilusión y magia se lanzaron miles de caramelos y de muñecos de todo tipo y clase, pero, sin duda, uno de los regalos más codiciados por la afición verde y blanca fueron los balones del Betis que lanzó desde su carroza el rey Melchor.  

  • 1