Local

La querella de las cuatro horas

El PP denunció el lunes ante el Supremo a Manuel Chaves y a su hija por el caso Matsa. La noticia saltó ayer y pareció coger por sorpresa al PP andaluz, que en un primer momento lo desmintió. Una hora más tarde lo confirmó y habló de descordinación entre los abogados de Madrid y Sevilla. Al final la dirección nacional retiró la querella.

el 16 sep 2009 / 04:49 h.

TAGS:

M.Ureta / I.Morillo

El PP denunció el lunes ante el Supremo a Manuel Chaves y a su hija por el caso Matsa. La noticia saltó ayer y pareció coger por sorpresa al PP andaluz, que en un primer momento lo desmintió. Una hora más tarde lo confirmó y habló de descordinación entre los abogados de Madrid y Sevilla. Al final la dirección nacional retiró la querella.

Fue desconcertante. La denuncia vía penal que el PP anunció hace casi un mes contra el ex presidente de la Junta por la ayuda de 10 millones que su Gobierno dio a Minas de Aguas Teñidas (Matsa) -empresa donde trabaja su hija, Paula Chaves- se materializó el lunes. Ese día se interpuso la querella por prevaricación, tráfico de influencias y malversación ante el Tribunal Supremo -por la condición de aforado de Manuel Chaves-, en nombre del PP andaluz, según informaron las agencias. La noticia vio la luz ayer sobre las 15 horas. La dieron los telediarios. En ese momento se celebraba el último pleno del Parlamento en el que, precisamente, se debatía una comisión de investigación sobre el caso Matsa que fue rechazada.

Desde entonces, entre los populares reinó un enorme nerviosismo. Aseguraron desconocer que ya se hubiera presentado la denuncia y el propio secretario general, Antonio Sanz, lo desmintió. Por la mañana, el líder del partido, Javier Arenas, explicó a un reducido grupo de periodistas que sus abogados estaban aún estudiando la querella y que, si no tenía posibilidades de prosperar, no la interpondría. Pero la demanda llevaba cuatro días registrada en el Supremo. Otra cosa, dijo Arenas, es la denuncia vía contencioso-administrativo que el PP prepara contra Chaves por incumplir la ley de incompatibilidades, donde el líder popular se mostró convencido de que tienen posibilidades de ganar.

Sobre las cinco y media, justo antes de que la cúpula del PP-A se reuniera para averiguar qué había pasado, Arenas confirmó a la prensa que efectivamente se había puesto la denuncia y achacó lo ocurrido a una descoordinación entre los equipos de abogados de Sevilla y Madrid encargados del asunto. Entonces reconoció que su intención era ir al Supremo después del pleno y dijo que si la querella no incluía todos las últimas informaciones que habían recopilado, la ampliarían o presentarían una nueva. Sólo les quedará la última opción porque, sobre las 20 horas, la sede nacional de Génova emitió un comunicado anunciando que retiraba la denuncia contra Chaves. Lo justificó porque el PP tiene desde hace dos días el expediente y nuevos datos.

El PP ha actuado después de que la Fiscalía del TSJA enviara al Supremo la denuncia del sindicato Manos Limpias contra Chaves por tráfico de influencias. De momento, el PP-A sólo ha acudido a la vía administrativa. Presentó una denuncia ante la Junta para sancionar a Chaves por "violar" la ley de incompatibilidades.

Los socialistas tumbaron ayer la solicitud de una comisión de investigación en el Parlamento, que pidió el PP y apoyó IU. Aseguraron que todo era "un montaje infame" para tapar el caso Gürtel. El diputado Mario Jiménez atacó duramente a Arenas. "Artero, obsesinado, perdedor compulsivo, peligroso", fueron sus adjetivos. "El sindicato ese tan solvente que denuncia a Chaves", en alusión a Manos Limpias, "es el que acusó a Los Lunnis por fomentar la homosexualidad, a ver si Arenas quiere gobernar en el planeta luna, lunera", ironizó.

  • 1