Economía

La quiniela de Caja Madrid

Mariano Rajoy insiste en que el nuevo presidente de Caja Madrid sea Rodrigo Rato tras la propuesta de Aguirre de que el relevo lo haga su número dos, Ignacio González

el 25 oct 2009 / 20:28 h.

Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, junto a Rajoy y Aguirre, en una imagen de archivo.

La designación del nuevo presidente de Caja Madrid ha entrado en su "fase final", en la que el líder del PP, Mariano Rajoy, apuesta por colocar a Rodrigo Rato por su "reputación y prestigio dentro y fuera" del panorama nacional. Pero no está todo decidido.

El líder de los populares y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se reunieron el pasado jueves en la sede de Génova -confirmaron a Efe fuentes del partido- para intentar resolver el dilema que se cierne sobre la cuarta entidad financiera española: Ignacio González, número dos de Aguirre en el Gobierno madrileño, o Rato.

Mientras el PP aplaca sus dudas, el Gobierno y el PSOE asisten a esta "fase final" de la designación del sucesor de Miguel Blesa sin candidato oficial, pero con algunas nociones inequívocas sobre el currículum del elegido: un profesional con experiencia en el sector financiero, tal y como afirmó la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

Los argumentos que manejan el Gobierno y Mariano Rajoy son prácticamente los mismos: quien presida Caja Madrid ha de ser una personalidad financiera de prestigio y reputación nacional e internacional, fiable, con contactos de envergadura en el sector, más técnico que político.

González no encajaría en ese perfil, pero Rato sí cuadraría, y eso Rajoy lo tiene muy claro desde hace tiempo. Incluso el presidente del PP habló a mediados del mes pasado con el que fuera su compañero en los Gobiernos de José María Aznar -y gran rival en la sucesión del ex presidente- para concretarle la oferta. Rato le comunicó que estaba dispuesto a aceptarla.

Rajoy entonces se lo transmitió a Aguirre en el viaje a Copenhague para defender a Madrid como sede olímpica y parece ser, por lo que apuntan las fuentes, que la presidenta no se mostró muy renuente. De hecho, Aguirre, con quien Rato tiene buena sintonía, y viceversa, habló elogiosamente del ex ministro hace dos meses.

Pero la semana pasada se desviaron los acontecimientos previstos: primero sonó el nombre del ex secretario de Estado de Economía Luis De Guindos y al final, avalado además por el Gobierno madrileño y supuestamente por PSM e IU, el de Ignacio González.

El presidente del PP, ante la propuesta aparentemente firme de Aguirre, guardó silencio, ya que tuvo que hacer frente al debate presupuestario, pero luego la llamó a su despacho para dejarle claro que Rato habría de ser el presidente de Caja Madrid.

  • 1