Local

La realidad del A400M

El Consorcio aeronáutico europeo EADS, uno de los gigantes mundiales de la aviación, realizó ayer en Sevilla la presentación internacional de la primera unidad ensamblada del A400M, el mayor avión de transporte militar de la industria, bautizado ya como la aeronave militar del siglo XXI.

el 15 sep 2009 / 07:00 h.

El Consorcio aeronáutico europeo EADS, uno de los gigantes mundiales de la aviación, realizó ayer en Sevilla la presentación internacional de la primera unidad ensamblada del A400M, el mayor avión de transporte militar de la industria, bautizado ya como la aeronave militar del siglo XXI.

El avión, ensamblado en la capital hispalense, convertirá a Sevilla en el tercer gran polo aeronáutico del Sur de Europa junto a Toulouse y Hamburgo. El Rey Don Juan Carlos, ante 2.000 invitados del mundo de la política, la sociedad civil y la industria aeronáutica, ejerció de maestro de ceremonias al presidir la presentación del primero de los 192 aviones que ya han contratado los países integrantes del consorcio militar.

Se trata, sin lugar a dudas, de la mayor apuesta aeronáutica que se hace en Sevilla, vinculada a la aviación militar, algo histórico en la provincia, que se suma al ensamblaje final de otros modelos como el C295.

Y es que Sevilla no sólo será el centro de ensamblaje de los aviones, también servirá de centro de formación de pilotos y, por tanto, de entrega final de las unidades, lo que supondrá un espaldarazo para sectores como el turismo a través de ocio y hoteles con unos ingresos previstos de unos 30 millones de euros anuales al margen del montaje del avión para el que trabajan mil personas y que ya ha generado la aparición de Aerópolis, un parque tecnológico con 35 empresas especializadas y una ampliación en ciernes.

Un programa tan importante genera retrasos y contingencias que deben ser subsanadas con el menor impacto posible. La clave, sin embargo, está en que Andalucía sea capaz de aprovechar al máximo la histórica oportunidad que se le presenta en forma de carga de trabajo para las próximas décadas. Articular un tejido industrial auxiliar se antoja fundamental para que podamos superar con nota este examen en el que Andalucía se juega su futuro.

  • 1