Local

La reapertura del pabellón de la Navegación se pospone a 2010

Para poder ver el campo o laberinto de leds (diodos emisores de luz) más grande de Europa habrá que esperar hasta principios de 2010, la nueva fecha prevista para la inauguración del Museo de la Navegación.

el 15 sep 2009 / 06:21 h.

TAGS:

Para poder ver el campo o laberinto de leds (diodos emisores de luz) más grande de Europa habrá que esperar hasta principios de 2010, la nueva fecha prevista para la inauguración del Museo de la Navegación. La reforma del pabellón de la Expo 92 se retrasará para no abrir con la obra del rascacielos de Cajasol en la puerta.

La reforma del pabellón diseñado para la Exposición Universal de Sevilla por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra se retrasará por dos motivos: por un lado, la necesidad de acompasar la obra a la construcción del rascacielos de Cajasol en Puerto Triana y, por otro, la resolución de los trámites pendientes.

En septiembre de 2007, el diseñador de los contenidos del pabellón, el arquitecto Boris Micka, director artístico de GPD, y la presidenta de Agesa (la sociedad estatal heredera de los activos de la Expo), Carmen Martínez Ares, anunciaron que el pabellón de la Navegación reabriría como museo en octubre de 2009 con una sala de 1.200 metros cuadrados con 8.500 diodos emisores de luz, la zona estrella del proyecto. Alrededor de 75.000 personas podrían pasar por allí al año. La reforma empezaría en marzo de 2008.

Sin embargo, los trabajos no empezarán hasta noviembre de este año. La construcción de la torre de 178 metros de altura del arquitecto César Pelli al lado del pabellón de la Navegación ha hecho que los responsables del proyecto se replanteen los plazos. Evidentemente no quieren abrir el museo con una obra prácticamente en la puerta. "El museo no podrá ponerse en marcha hasta que no acabe la obra sucia de la torre", apuntaron fuentes de Agesa. Esto es, que hasta que no se vaya la maquinaria pesada del solar de Cajasol no abrirán sus puertas.

Y según el calendario del rascacielos, la estructura de la torre no empezará a verse hasta 2009. Antes sólo habrá obras de cimentación, el trabajo que requiere un mayor tránsito de camiones y maquinaria. En el primer trimestre de 2011 el rascacielos tendría que estar listo. Si finalmente el Museo de la Navegación abre a principios de 2010, la obra de la torre estará centrada en la estructura, lo que no afectará tanto al pabellón.

No obstante, para que la Gerencia de Urbanismo le conceda a Agesa la licencia de obra para la reforma del pabellón, antes tiene que registrarse el edificio como Bien de Interés Cultural (BIC), el último trámite de la nueva catalogación. Fuentes de Agesa, además, precisaron que después del registro, la Comisión Provincial de Patrimonio tendrá que dar su visto bueno al proyecto de reforma del pabellón. Entonces podrán comenzar las obras.

Sólo los contenidos del museo costarán 4,2 millones de euros, mientras que la reforma del inmueble tendrá un presupuesto de 4,8 millones. Esta tarea correrá a cargo de Vázquez Consuegra.

contenidos. El proyecto de Agesa prevé dividir el museo en cuatro zonas. En la planta alta estará la más espectacular: 8.500 leds formarán una gran ola entre la que andará el visitante. Las paredes y el techo serán la pantalla de diversas proyecciones. Los puntos de luz, al tiempo, acercarán a historias y sensaciones relacionadas con la navegación (el embarque, el naufragio, los miedos o la soledad). El objetivo es que éste no sea un museo típico.

En la planta baja se reservará el espacio para congresos y exposiciones temporales, mientras que arriba también se abrirá una mediateca-biblioteca y un mirador. En la entreplanta se situará la tienda del museo y la cafetería, que abrirá por la noche con vistas al río. Además, el proyecto prevé recuperar la torre Schindler para mostrar la evolución de las orillas.

  • 1