Local

¿La rebelión de las fieles?

El teólogo Juan José Tamayo afirmó ayer en La Cartuja que las religiones "se llevan muy mal" con las mujeres. Sin embargo, apuntó que se da una contradicción ya que éstas son "un público fiel, transmisor de la fe y las mejores valedoras de las creencias religiosas", dijo el experto.

el 15 sep 2009 / 11:40 h.

TAGS:

El teólogo Juan José Tamayo afirmó ayer en La Cartuja que las religiones "se llevan muy mal" con las mujeres. Sin embargo, apuntó que se da una contradicción ya que éstas son "un público fiel, transmisor de la fe y las mejores valedoras de las creencias religiosas", dijo el experto.

El experto, que participó en la evaluación sobre el curso Religión, género y violencia señaló que tanto las religiones monoteístas como las politeístas "tienen una relación enormemente conflictiva con la mujer por su estructura y organización patriarcal", aunque matizó que en las creencias politeístas, esto se da en menor medida.

De esta forma, Tamayo apuntó que la doctrina, la organización y la experiencia son los tres planos principales en los que las religiones excluyen a la mujer.

Con respecto a la doctrina religiosa, el experto en teología aseguró que los textos sagrados "están elaborados en un lenguaje patriarcal, siendo el cristianismo la religión patriarcal por excelencia al tener a una trinidad masculina".

Según el experto, la organización es otro factor que también excluye a la mujer" porque hay una "total ausencia" de ésta en puestos de responsabilidad dentro de las jerarquías religiosas.

Otra parte de la religión donde se hace patente la exclusión de la mujer es aquella que sólo contempla como experiencia canónica y ejemplar la del hombre, relegando al papel de fanática a la mujer que tiene una vivencia sobrenatural, comentó el experto.

"Las mujeres místicas siempre se han llevado la peor parte en la historia del cristianismo, los castigos eran más duros para ellas y los casos de mujeres castigadas eran mucho más numerosos que los de hombres", apuntó.

Sobre estos aspectos, Tamayo calificó de "contradicción" la discriminación de la mujer en los sistemas religiosos cuando "son las encargadas de inculcar en la familia los valores religiosos".

El teólogo vaticinó que si la Iglesia Católica en el XXI sigue por el mismo camino "las mujeres abandonarán la religión por propia decisión al entender que su papel y su presencia no tienen que estar supeditados al protagonismo del hombre".

"Ellas están rebelándose dentro de la religiones porque se han dado cuenta de que su papel en el proceso de transmisión de la fe no está reconocido", sentenció.

  • 1