domingo, 20 enero 2019
14:59
, última actualización
Local

La red de Cercanías resucita al ganar un millón de viajeros en 2011

La mitad de los nuevos pasajeros se subieron en la nueva línea del Aljarafe (C-5), que se estrenó a finales del pasado marzo.

el 20 ene 2012 / 20:32 h.

TAGS:

La línea C-1, que sigue siendo la más usada de la red, a su llegada a la estación de Santa Justa.

La red de Cercanías resucita al ganar más de un millón de nuevos viajeros en 2011, la mitad de ellos gracias a la puesta en servicio de la nueva línea de tren que conecta a los pueblos del Aljarafe Norte con la capital (C-5) y que sólo en nueve meses ya ha captado a 545.300 usuarios. Con ello, sumado al reverdecer de la línea C-1 (Lora del Río-Sevilla-Utrera), la red de Cercanías ha alcanzado una nueva marca rozando la cota de los ocho millones de viajeros, en concreto 7.983.600 personas.

El estreno del Cercanías del Aljarafe, que destaca Renfe en el balance ofrecido ayer, ha sido clave en este proceso de recuperación de los servicios de corta distancia para conectar los pueblos con la capital. No en vano, la red de Cercanías había fijado su techo en 2008, con 7,3 millones de viajeros. A partir de ahí, en medio de la crisis, el servicio sufrió un duro varapalo en 2009, con medio millón de pasajeros menos, que no remontó el vuelo un año después, en 2010, cuando sólo recuperó a 50.000 usuarios. La recuperación definitiva ha llegado en 2011, pero además con un incremento de viajeros del 16%, es decir, 1.105.000 más que en 2010.

Aunque cambia la tendencia, no varía el hecho de que la línea C-1 sea la que más usuarios capte. Ya experimentó cierto auge en el año 2010, cuando incorporó en su trayecto las estaciones de Lebrija y Las Cabezas de San Juan. Eso, y el éxito histórico de este tren, ha permitido que cerrara el pasado ejercicio con 6.457.000 usuarios, 506.700 más que hace sólo un año. De hecho, se aproxima a las cifras de pasajeros obtenidos en 2008, sin duda su mejor año. Además, la C-1 se consolida como la línea más usada: acapara cuatro de cada cinco viajes que se realizan en la red de Cercanías.

El peso del crecimiento lo soportan, por tanto, el Cercanías del Aljarafe y la C-1, pero el aumento de viajeros ha sido una tónica que se ha detectado en todas las líneas de la red. En ese sentido, la línea circular C-4 se consolida como la segunda en uso por los sevillanos y se recupera del desplome que sufrió hace un año, cuando perdió a 38.000 usuarios. Esta línea, cuyo descenso en viajeros se podía atribuir en su día a la obra de ampliación de Fibes, que ocupa una explanada que se utilizaba antaño como improvisado aparcamiento disuasorio, recuperó en 2011 la mitad de los viajeros, con lo que transportó a un total de 831.600 personas.

En los datos ofrecidos ayer por Renfe sale bien parada hasta la línea de tren que conecta la capital con los municipios de la Sierra Norte. La C-3 (Sevilla-Cazalla de la Sierra-Constantina) registró 149.000 usuarios al año, es decir, un 33% más que en 2010, lo que frena el declive de una línea que en los últimos años había sufrido una sangría de pasajeros.

Renfe recordó en un comunicado que amplió el año pasado el núcleo de Cercanías de Sevilla con la puesta en servicio de la nueva Línea C-5 entre Sevilla y el Aljarafe Norte. Los nuevos trenes comenzaron a circular el pasado 28 de marzo de 2011, enlazando a diario Sevilla con las poblaciones de Camas, Valencina, Santiponce, Salteras, Villanueva del Ariscal, Olivares, Sanlúcar la Mayor y Benacazón. La incorporación de esta nueva línea amplió a 31 el número de estaciones del Núcleo de Sevilla y a 166 las frecuencias diarias de Cercanías en la provincia. Éstas se verán ampliadas cuando se ponga en funcionamiento el Cercanías de la Cartuja (C-2), que se activó de forma provisional durante la celebración, en diciembre, de la final de la Copa Davis en el estadio de la Cartuja, pero que sigue sin ser inaugurado porque, según la versión oficial, aún están haciendo pruebas.

Con el inminente estreno de la C-2 se completaría la hoja de ruta marcada por Renfe, que ya mostró en 2007 su propósito de ampliar la red de Cercanías en dos rutas -la de la Cartuja y la del Aljarafe- y ampliar en 43 kilómetros la red, que pasaría de 193 a 236 kilómetros de ferrocarril. El plan inicial de Renfe pasaba por edificar 17 estaciones, ocho de ellas sobre la red ya existente.

Además de completar esta red, los Cercanías han contado con la colaboración de las administraciones públicas para potenciar la utilización del transporte ferroviario frente al uso del coche privado. Al menos eso ocurre en el Cercanías del Aljarafe, donde algunos alcaldes, como los de Salteras y Villanueva del Ariscal, han solicitado una ampliación de los aparcamientos de las estaciones porque están desde la primera semana al 100% de ocupación. A eso se suma la iniciativa planteada por estos mismos alcaldes con los de Valencina de la Concepción, Olivares y Santiponce, para que se construya una red de carriles bici que conecte los cascos urbanos de los pueblos con las estaciones y fomentar así la llegada de nuevos viajeros.

  • 1