Local

La reestructuración de Alestis se basa en menos plantas y personal

Dos Hermanas se cerraría, se salvarían San Pablo y Aerópolis y el ajuste más duro, en Puerto Real.

el 10 may 2012 / 21:11 h.

TAGS:

El auxilio económico que Airbus dispensará a Alestis tendrá como condición sine qua non cerrar las factorías desfasadas y emprender un ajuste de plantilla que afectará a las cuatro factorías ubicadas en Andalucía –tres radican en Sevilla, donde también está la sede y un centro de ingeniería–, en especial en la de Puerto Real, construida expresamente para acoger los contratos vinculados al avión A350 y que absorbió una parte de los exempleados gaditanos de la antigua Delphi.

La empresa sevillana, forzada a presentar el concurso de acreedores –antigua figura jurídica de la suspensión de pagos– semanas después de haberlo hecho con el preconcurso –protección del juez contra embargos– tras amenazar los proveedores con cesar los suministros, sopesa echar el cerrojo en la planta de Dos Hermanas, antes Intesa, con medio centenar de trabajadores y que lleva años con la amenaza de la picota. Pero fuentes sindicales dijeron que, de forma oficiosa, Airbus –accionista minoritario pero quien maneja el cotarro en Alestis– les había descartado el cese de actividad de las plantas de Aerópolis (procede de SK3000) y San Pablo (ex Sacesa), y que superan conjuntamente el medio millar de personas en plantilla. En Cartuja, por su parte, radica un centro de ingeniería, además del domicilio social del que es el primer grupo aeronáutico de Andalucía.A favor de las factorías de Aerópolis y San Pablo juega el tener diversificada la cartera de trabajo (aviones civiles y militares), de programas distintos al A350 y de clientes (no sólo Airbus, sino también Boeing y Embraer). “Somos conscientes de que se acometerá una reestructuración tras la mala gestión del exconsejero delegado, Gaizka Grajales, pero a nosotros nos transmiten tranquilidad”, señalan diversas fuentes sindicales consultadas.

Cosa distinta será lo que ocurra con el centro gaditano de producción, al revelar dos problemas principales. Por un lado está el excedente de personal, heredado de la asunción de 348 empleados de Delphi, en su día impuesta por la Administración autonómica en su condición de accionista y socio de referencia. De éstos, 195 están actualmente sometidos a un ERE de carácter temporal y que, según los planes previstos, pasaría a ser extintivo –es decir, despedidos con las causas económicas como justificación–. Y por el otro, esta factoría fue concebida para absorber la porción mayoritaria de los contratos del A350, un programa retrasado en plazos.

No en vano, Alestis afrontó inversiones para abordar este programa por un importe de 200 millones de euros. Su demora evita la entrada regular de ingresos, de ahí que necesite en torno a 43 millones para seguir trabajando. El grifo del crédito está cerrado –ello a pesar de que hay varias cajas en su accionariado– y el grito de socorro se ha elevado hacia Airbus para que ponga dinero –el diario El Economista cifraba ayer esa inyección en 100 millones– para así obtener liquidez hasta que la producción entre en serie (esto es, en producción continua) el próximo año. No hay retraso de nóminas.

La compañía andaluza asume en el A350, su programa estrella, la panza del avión o belly fairing y el cono de cola, contratos valorados en 1.700 millones de euros que Alestis –proveedor de primer nivel o Tier 1– asume a riesgo, con lo que tiene que hacer fuertes desembolsos para el diseño e inicio de la producción sin que mientras tanto le reporten ingresos. Fuentes sindicales y cercanas a la empresa quisieron dejar claro “que es una empresa con futuro”.

Todos estos planes dependen, asimismo, de los administradores concursales. Pero, hoy por hoy, el que Alestis siga adelante depende de Airbus. El dinero que se inyecte figuraría como anticipos reducido de la facturación final.

  • 1