Local

La reforma administrativa «no tiene fecha»

Griñán quería materializar la reforma de la administración en la segunda mitad del año, pero aún se desconoce si quiera si los expertos ya se han puesto a ello.

el 16 feb 2010 / 19:52 h.

TAGS:

La reforma comprometida por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en su investidura para adelgazar la administración "no tiene fecha". El consejero de la Presidencia, Antonio Ávila, eludió ayer poner plazos a una de las propuestas más ambiciosas del presidente, que tiene la intención, tal como adelantó El Correo, de reducir a la mitad la delegaciones provinciales.

Esta reestructuración persigue un triple objetivo: reducir y reformar la administración central y periférica de la Junta, cambiar los procedimientos administrativos para hacerlos más transparentes y modificar el estatuto de la función pública para hacer a los funcionarios "más profesionales". El calendario fijado por el Ejecutivo andaluz contemplaba que en primavera el grupo de trabajo de expertos creado para abordar la reforma tendría ya listas sus conclusiones. Griñán quería materializar la reforma de la administración en la segunda mitad del año, pero aún se desconoce si quiera si los expertos ya se han puesto a ello. Ávila aseguró que la Junta "está dando pasos" y que los compromisos que Griñán hizo en su investidura se desarrollarán "durante la legislatura".

Al hablar de estos "avances", el consejero recordó que a principios de marzo el Parlamento acogerá el debate a la totalidad de las leyes locales, dos normas que son un "ejemplo de descentralización". Preguntado por si el Gobierno no abordará la reforma administrativa hasta que se aprueben estas dos normas, previsto para junio, dijo que "no necesariamente tienen que ser procesos secuenciales". Ávila garantizó que la Junta trabajará "en la línea de la máxima eficacia y utilidad para los ciudadanos", y opinó que un departamento público que trabaja las 24 horas del día no puede tener el mismo número de funcionarios que otro que trabaja ocho horas.

Sobre este asunto, el presidente del PP-A, Javier Arenas, advirtió ayer a Griñán de que los funcionarios "sí caben" en la administración, mientras que lo que "sobran" son altos cargos, personal de confianza, contratados por decisión política y un sector público empresarial "que nos cuesta 5.000 millones".

  • 1