miércoles, 24 abril 2019
22:26
, última actualización
Economía

La reforma fiscal desata la primera bronca del curso entre PSOE y PP

El curso político arrancó ayer para el PP mostrando sus bazas de oposición y, de nuevo, la economía se coloca en cabeza de la confrontación. Mariano Rajoy advirtió de que se opondrá a la primera medida anunciada por Zapatero, la subida de impuestos, al considerar que acarreará "más paro y recesión". El PSOE no tardó en tacharle de "insolidario".

el 16 sep 2009 / 07:52 h.

El curso político arrancó ayer para el PP mostrando sus bazas de oposición y, de nuevo, la economía se coloca en cabeza de la confrontación. Mariano Rajoy advirtió de que se opondrá a la primera medida anunciada por Zapatero, la subida de impuestos, al considerar que acarreará "más paro y recesión". El PSOE no tardó en tacharle de "insolidario".

Primera comparecencia de Zapatero el pasado viernes y primer anuncio: toca subir impuestos para aliviar las arcas públicas, muy mermadas por la crisis. Y sólo un día después, en la escenificación del arranque del curso político para el PP, su presidente, Mariano Rajoy, dejó claro que su partido se opondrá a cualquier aumento de la presión fiscal porque, a su juicio, sólo se traducirá en "más paro y más recesión".

Rajoy se pronunció así en un acto en el castillo de Soutomaior (Pontevedra), donde el líder de la oposición afirmó que subir los impuestos sería darle "una vuelta de tuerca más a las maltrechas economías de las familias".

No tardó en responderle el portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso, quien acusó a Rajoy de ser "profundamente insolidario" al oponerse a la reforma fiscal que prevé el Gobierno para garantizar los servicios y ayudas públicas. Con ello, ahondó, demuestra "que no le importan los ingresos del Estado ni el interés de los ciudadanos". Y añadió que el no de los populares pone de manifiesto la "demagogia" con la que, en su opinión, el líder del PP utiliza la política fiscal.

Bajo su punto de vista, Rajoy "ha hecho una faena de aliño" al decir que se opondrá a una medida de la que no sabe nada porque el Gobierno aún no la ha concretado. Según Alonso, España tiene "margen suficiente" para revisar su política fiscal si se la compara con la media de los países de la UE o con la de los anteriores gobiernos del PP, y garantizó que la subida impositiva se destinará a mantener la calidad de la sanidad, la educación, la atención a la dependencia o las ayudas a los desfavorecidos, además de mejorar las infraestructuras.

Por eso, agregó, cuando se calcule la nueva presión fiscal y se haga el cómputo de los beneficios que reportarán los nuevos recursos, "el saldo neto va a ser claramente beneficioso para el conjunto de los ciudadanos", especialmente para las clases bajas y medias.

Visión radicalmente contraria la mantenida por el presidente del PP, para quien, si se suben los tributos, los españoles "van a tener que pagar los errores y las gracietas" de Zapatero.

En un discurso marcadamente económico, insistió en que los dos problemas que más preocupan a los ciudadanos son el paro y la "total y absoluta incapacidad del Gobierno de Zapatero para afrontar la crisis". Como prueba de ello, citó algunos datos económicos recientes, como la caída del PIB en un 4,2%, que contrasta con el crecimiento del PIB en Francia, Alemania, Grecia y Portugal.

"España se aleja de Europa y Europa de España. El tren de la recuperación económica ya circula por muchos países de la UE, pero no se ha detenido en ninguna estación de la geografía española", apostilló.

El líder del PP hizo un recorrido por las medidas económicas que ha adoptado el Gobierno en los últimos meses y atribuyó al Ejecutivo el "fracaso" del diálogo social, así como el haber "impuesto" un modelo de financiación autonómica y no un acuerdo.

También criticó la rectificación del Gobierno en la ayuda de 420 euros a los parados que hayan agotado la prestación. "Ayer (Zapatero) nos dice que rectificará una norma que aprobaron hace una hora. Así se gobierna en España, con improvisaciones y chapuzas", aseveró. Lo único seguro con Zapatero es que "va a haber más paro y más recesión", afirmó Rajoy, quien agregó que con "improvisaciones, amenazas a empresarios" y endeudamiento no se puede salir de la crisis.

El líder de la oposición auguró un curso político "difícil", sobre todo en materia económica, porque no tiene "confianza" en las políticas de Zapatero.

  • 1