miércoles, 20 marzo 2019
12:50
, última actualización
Economía

«La reforma ha dado respuesta al actual reto del envejecimiento»

El catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Sevilla asevera que las reformas laborales «ni crean ni destruyen empleo» y que su papel es facilitar contratación y flexibilidad.

el 06 feb 2011 / 21:17 h.

Jesús Cruz Villalón, catedrático de Derecho del Trabajo de la Universidad de Sevilla, en la nueva Facultad de Derecho.

-Enhorabuena por su nombramiento en el Consejo Económico y Social. Con tantos frentes abiertos, ¿qué primera reflexión pondría en la mesa?

-La situación económica y las medidas adoptadas son de enorme trascendencia porque van a tener bastante repercusión en el medio y largo plazo. Hay muchos frentes abiertos aunque se están despejando incógnitas al haber abordado ya reformas en el sistema financiero, mercado de trabajo y pensiones. Queda pendiente la política energética, encauzar la estructura productiva hacia un modelo que refuerce la productividad e innovación, la mejora del sistema educativo y la negociación colectiva.

-¿Qué impresión le ha causado la reforma de pensiones?

-El margen de maniobra era muy reducido, pero creo que el contenido ha dado respuesta a retos como el impacto del envejecimiento de la población y la necesidad de que fuera un sistema equitativo sin perjuicio en la población con una situación más débil en el mercado laboral.

-De un lado, expertos insisten en que la hucha de la Seguridad Social no corre peligro; de otro, que urgía acometer reformas. ¿Era el momento, en plena crisis, de dar este paso? ¿Por qué tanta prisa?

-La reforma estaba anunciada desde hace tiempo porque había un compromiso de revisión en el Pacto de Toledo. La comisión comenzó a trabajar a principios de 2010, el Gobierno va a presentar el proyecto de ley y todavía queda recorrido en la tramitación parlamentaria. No creo que se pueda decir que las cosas se hayan hecho con prisas. La Seguridad Social requiere reformas con aplicación progresiva, pero la palabra urgencia no es aplicable a la Seguridad Social, lo que no significa que se pudiera postergar porque, de lo contrario, las personas no pueden programar sus carreras.

-¿Considera que esta reforma aportará tranquilidad a los mercados?

-En cierto modo debería producirla porque la reforma en materia de pensiones afecta a una parte muy importante del volumen total de ingresos y gastos de la Administraciones Públicas y la reforma contempla los parámetros bastante previsibles de cuál va a ser esta evolución.

-¿Cómo solventar la elevada tasa de paro juvenil, que retrasa su acceso al mercado?

-La prolongación de la fase formativa hace razonable que la incorporación al mercado de trabajo no sea como el pasado, a los 16 o 18 años, y eso es bueno. No debemos preocuparnos por personas que están en fase formativa, de 16 a 22 años, pero sí tenemos un problema agudo de desempleo juvenil. Hay que propiciar una estructura de evolución de nuestra economía que elimine esta lacra. En esa dirección van las medidas en políticas activas de empleo. Pero no nos engañemos, son medidas de choque, coyunturales, que no dan respuesta al problema de fondo. Hoy tenemos una incorporación precaria al trabajo de los jóvenes, en la que se abusa mucho del sistema de becas, con lo que no cotizan a la Seguridad Social.

-¿Qué diferencias hay para que España tenga el doble de paro que la Eurozona?

-Las comparaciones son siempre complicadas, pero es cierto que tenemos una economía que provoca una enorme volatilidad en el empleo. Cuando crecemos económicamente, lo hacemos a un ritmo mucho más fuerte que el resto de Europa, y a la inversa, también lo destruimos más rápidamente porque son más inestables, no cualificados, y también por el problema de sobredimensionamiento de la construcción.

-¿Le convenció la reforma laboral?

-Fue la posible más que la ideal. Está todavía sin desarrollar y sin aplicar muchos contenidos.

-Viendo los datos del paro no surte mucho efecto en la contratación indefinida...

-Las reformas laborales ni crean ni destruyen empleo. La creación y destrucción de empleo depende de factores de evolución de la actividad económica ajena al propio sistema legal laboral. Éste puede acompañar, facilitar o bien obstaculizar, pero en ningún caso es responsable. Por lo tanto, es absurdo preguntarse si la reforma laboral está teniendo resultados positivos porque se esté creando o destruyendo empleo. No está en su mano crear empleo.

-¿Cuál es su papel entonces?

-Sí puede facilitar una gestión más razonable de la contratación, propiciar que se cree empleo de mayor estabilidad y, sobre todo, puede favorecer que las necesidades de flexibilidad que tienen las empresas se repartan equitativamente entre los distintos grupos de trabajadores, no que haya unos que soporten todas esas necesidades y otros estén en una posición de excesiva rigidez.

«Habrá más cambios si no aciertan los cálculos»

-¿Veremos más reformas de pensiones antes de 2027, horizonte para implantar la actual?

-La reforma tiene una programación según los cálculos de cómo está ahora la población, la economía y el mercado de trabajo y cómo se piensa que van a evolucionar. Si se ha acertado en la previsión, no será necesario hacer cambios. Sí puede haberlos si incrementa la tasa de natalidad, la inmigración... Son factores imponderables. El acuerdo habla de una revisión cada cinco años.

-La reforma ha llegado en el seno de un pacto social más amplio. ¿Cree que llega tarde?

-Todo el mundo se ha sentido sorprendido por haber alcanzado un acuerdo con posiciones muy distantes. No es fácil forzarlo si las cosas no están suficientemente maduras y si los protagonistas no interiorizan la gravedad del momento que vivimos.

-¿Ha perdido su esencia el Pacto de Toledo? El Gobierno dejó claro que actuaría sí o sí...

-Ha sido un proceso muy complicado pero la esencia del Pacto de Toledo subsiste porque se garantiza un sistema sólido de pensiones basado en el modelo de reparto, que atiende de manera universal a toda la población, y va a ser aprobada por los grandes grupos parlamentarios.

-¿Defensor o detractor de los planes privados?

-Es una decisión personal. Creo que el grueso de la población desde hace tiempo, a través de mecanismos diversos, intenta gestionar su economía destinando parte de sus ingresos a ahorro para la jubilación y procura que la pensión no sea el único medio de subsistencia.

-¿Cree que la reforma puede propiciar su auge?

-La reforma laboral contempla un instrumento poco conocido pero que va a tener una importancia decisiva. Es el fondo de capitalización, un sistema a través del cual trabajadores y empresarios van haciendo una aportación a un fondo que el trabajador rescata en situación de desempleo, jubilación o inactividad por formación.

  • 1