Economía

La reforma laboral encalla de nuevo pese a la urgencia

Patronal y sindicatos no logran ningún avance en la negociación

el 29 may 2010 / 16:53 h.

Los esfuerzos del Ejecutivo por llegar a un acuerdo en materia de reforma laboral, aunque sea a marchas forzadas este fin de semana, no dieron ayer ningún fruto. La reunión que mantuvo el Gobierno con los agentes sociales para desbloquear esta negociación terminó sin avances y con el propósito de seguir conversando hoy para buscar un acuerdo y evitar así el conflicto social.

Fuentes sindicales señalaron a Europa Press que el encuentro no sirvió para acercar posturas debido, sobre todo, a las posiciones máximas que sigue manteniendo la CEOE. Aún así, los sindicatos siguen dispuestos a la negociación y mantienen la voluntad de llegar a un acuerdo, aunque las dudas sobre la posibilidad de consenso aumentan ante la falta de cambios en las posiciones de los empresarios.

Fuentes gubernamentales explicaron que el Gobierno se unió a la reunión para facilitar las negociaciones tras los desencuentros de esta semana y la falta de tiempo para consensuar la reforma antes de que expire el plazo marcado por el Ejecutivo (que finaliza mañana, 31 de mayo).

Sin embargo, afirmaron que no se esperaba nada concreto de la reunión, ya que el objetivo era conocer las posturas, ver lo que falta para conseguir un acuerdo y conocer los ánimos de las diferentes partes de la negociación para determinar si es necesario o no alargar los plazos.

Según las mismas fuentes, los contactos seguirán hoy, ya sean telefónicos o con nuevas reuniones, y servirán al Gobierno para analizar si sindicatos y empresarios van a ser capaces de entenderse o si, por el contrario, la reforma laboral tendrá que hacerse por decreto. En el encuentro participaron el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

Mañana termina oficialmente el plazo dado por el Gobierno a los agentes sociales para que alcancen un acuerdo sobre la reforma laboral. Sindicatos y empresarios han pisado el acelerador esta semana para tratar de despejar el camino hacia el acuerdo.

Los líderes de CCOO, UGT y CEOE, Ignacio Fernández Toxo, Cándido Méndez y Gerardo Díaz Ferrán, respectivamente, intermediaron el pasado miércoles en un encuentro entre sus negociadores, pero sin éxito. Salieron sin acuerdo, aunque con intención de seguir negociando.

Si tras las intensas negociaciones de los últimos días se adivina un final feliz para la reforma laboral, el Gobierno no tendría inconveniente en alargar unos días más las conversaciones, pero tampoco quiere que el diálogo se eternice y se extienda hasta bien entrado junio.

Por su parte, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, comprometió ayer "todos los esfuerzos" del Gobierno, que "va a sudar la camiseta" con el objetivo de "convencer" a empresarios y sindicatos y lograr una reforma laboral "acordada", que calificó de "necesaria e imprescindible".

"Si tras el esfuerzo y el diálogo, que vamos a intensificar en las próximas horas, no somos capaces de alcanzar un acuerdo, no abdicaremos de nuestra responsabilidad y presentaremos una propuesta", aseveró Blanco.

  • 1